Abuela condenada por la muerte de su nieto, obtiene libertad tras probar su inocencia

Pasó 11 años en prisión por un crimen que no cometió, al salir libre pudo reunirse con su familia en México
Abuela condenada por la muerte de su nieto, obtiene libertad tras probar su inocencia
María Mendez (centro) fue liberada después que una investigación reveló su inocencia. (@Loyolalawschool)

María Méndez, una abuela condenada por la muerte de su nieto, obtuvo su libertad, luego de que se presentaron nuevas evidencias que probaban su inocencia. Tras su liberación pudo reunirse con su familia en México.

Salió libre después de pasar en prisión 11 de los 25 años a vida a los que se le había condenado.

La Escuela de Derecho Loyola, el Proyecto para los Inocentes de Los Ángeles (LPI) y Hueston Hennigan LLP secure, lograron la liberación de Méndez, después de tres años de investigación.

En 2016, el Proyecto para los Inocentes de Los Ángeles presentó una petición Habeas Corpus (protección de derecho constitucional), la cual es usada para presentar a un prisionero ante la corte y determinar si su detención es legal.

Los abogados del Proyecto para los Inocentes de Los Ángeles y Hueston Henning argumentaron en una audiencia sobre evidencias que Méndez no recibió un juicio justo.

Después de la audiencia de testimonios con expertos médicos el 27 de junio de 2018, la corte ordenó que Méndez fuera liberada inmediatamente, con base en un acuerdo alcanzado con los fiscales.

La investigación del Proyecto para los Inocentes descubrió evidencias críticas, incluyendo tomografías computarizadas y fotos de la autopsia del cerebro del niños, las cuales nunca fueron entregadas al abogado defensor al momento del juicio.

Este nuevo material mostró que la fiscalía presentó evidencias falsas del doctor Carol Berkowitz quien dijo a la policía, al médico forense y al jurado que el nieto de Méndez sufrió traumatismo craneoencefálico por maltrato, antes conocido como el síndrome del bebé golpeado mientras estaba bajo el cuidado de su abuela.

Inocente

Las nuevas evidencias mostraron que médico forense, Yulai Wang testificó falsamente en el juicio al decir que durante la autopsia no se tomaron fotos de las heridas internas.

Los abogados del  Proyecto para los Inocentes y Hueston Hennigan indicaron que las evidencias ocultadas quitan autoridad a la condena porque muestran que las lesiones al niño fueron consistentes con una caída accidental.

Méndez, una madre de 10 hijos categóricamente siempre negó cualquier responsabilidad en las lesiones que llevaron a la muerte de su nieto Emmanuel. Siempre proclamó su inocencia y aceptó un acuerdo para evitar pasar más tiempo en prisión.

“No había evidencias médicas confiables que apoyaran la determinación del médico forense de que fue un homicidio. Ningún crimen se cometió aquí”, dijo Paula Mitchell, directora legal del Proyecto para los Inocentes de Los Ángeles.

“La señora Méndez nunca debió haber sido condenada por un crimen. Ella no pudo defenderse a sí misma durante el juicio porque el médico forense ocultó la evidencia más importante en el caso, las fotos de la autopsia que mostraban que las lesiones del niño eran consistentes con una caída accidental que pasó dos días antes. Las evidencias presentadas contra la señora Méndez en el juicio no fueron más que trucos”, agregó.

La petición de Méndez fue apoyada por expertos reconocidos de todo el país que ofrecieron su asistencia gratuitamente y todos estuvieron de acuerdo en que las evidencias médicas presentadas mostraban que la muerte del niño fue accidental, no infligida.

“Estamos felices de que María haya dejado la prisión como una mujer libre y capaz de ver una vez más lo más importante en su vida, su familia. Solo nos hubiera gustado que pudiera ser en diferentes circunstancias”, dijo la fundadora del Proyecto para los Inocentes de Los Ángeles, Laurie Levenson.

Brian Hennigan, socio de Hueston Hennigan, recalcó que se sienten orgullosos de haberse unido al proyecto para los inocentes de Loyola en la pelea por María.

Adam Grant, director del programa, comentó que la familia de la mujer ha experimentado tragedia tras tragedia, primero por la muerte accidental de su nieto Emmanuel y después por una condena equivocada de su querida madre y abuela, María. Tal vez ahora la familia Méndez puede comenzar a reconstruir sus vidas, expresó.

Desde 2011, el Proyecto para los Inocentes de Loyola ha logrado la libertad de seis personas que buscaban justicia por sus condenas injustas.

Jaime Ponce fue liberado en 2017 tras 19 años en prisión; Marco Contreras salió libre también el año pasado tras 20 años tras las rejas.

Andrew Leander Wilson dejó la prisión en 2017 luego de 32 años bajo detención. Kash Delano Register fue liberado en 2013 después de 34 años encarcelado, y Obie Anthony obtuvo su libertad en 2011. Había pasado 17 años tras las rejas.