California reduce drásticamente las emisiones y alcanza su objetivo ambiental antes de tiempo

Las energías renovables han sido clave del triunfo, iniciado por Schwarzenegger y proseguido por Brown
California reduce drásticamente las emisiones y alcanza su objetivo ambiental antes de tiempo
Molinos de viento en el área de Mojave.
Foto: Archivo

California parece haber alcanzado su primer objetivo para la reducción de gases de efecto invernadero antes de lo esperado, lo que supone una victoria del Estado Dorado contra el calentamiento global.

Así, los datos publicados el miércoles por la Junta de Recursos del Aire de California muestran que las emisiones de gases de efecto invernadero del estado cayeron un 2,7 % en 2016 (el último año disponible), hasta 429,4 millones de toneladas métricas, lo que es ligeramente por debajo de los 431 millones de toneladas métricas el estado producido en 1990. Y la ley de California requiere que las emisiones del estado, que alcanzó su punto máximo en 2004, vuelvan a los niveles de 1990 para 2020.

Desde el pico, las emisiones han caído un 13 %. Sin duda, la crisis financiera de 2008 ha ayudado, reduciendo la cantidad de carga que se mueve a través de puertos, ferrocarriles y carreteras del estado. Pero las emisiones han seguido cayendo en los últimos años, incluso cuando la economía del estado se ha expandido.

“California estableció los objetivos más estrictos de emisiones en la nación, rastreó el progreso y entregó resultados”, tuiteó el gobernador Jerry Brown.

Por su parte, el exgobernador Arnold Schwarzenegger en 2006 firmó la ley que comprometió a California a reducir las emisiones y establecer el objetivo para 2020. Él también aplaudió los resultados: “Superar nuestro objetivo de emisiones 2020 antes de lo previsto mientras nuestra economía crece en un 4,9 % y nuestra tasa de desempleo en un mínimo histórico debería enviar un mensaje a los políticos de todo el país: no tiene que reinventar la rueda, simplemente cópienos”.

La reducción de las emisiones refleja en gran parte el rápido aumento del uso de la energía renovable en California. La generación de energía solar creció un 33 % en 2016, según el consejo de aviación. Las importaciones de energía hidroeléctrica subieron un 39 % debido a que las lluvias regresaron al oeste tras años de sequía. El uso de gas natural para generar electricidad, mientras tanto, cayó un 15 %.

De todos modos, la ley estatal también exige que las emisiones bajen otro 40 % para 2030. Si bien los analistas confiaban en que el estado alcanzaría su objetivo para 2020, tienen menos certeza sobre el 2030. “Hay una buena posibilidad de que tengamos que tomar medidas mucho más agresivas para cumplir esos objetivos”, dijo el economista de energía de UC Berkeley Severin Borenstein. Y es que las emisiones disminuyeron en 12 millones de toneladas métricas entre 2015 y 2016 y para alcanzar el objetivo de 2030, deben caer aproximadamente en la misma cantidad, al menos 12,3 millones de toneladas métricas, cada año.

Una orden ejecutiva de Brown estipula que las emisiones deben descender aún más para 2050, a 80 % por debajo de los niveles de 1990. Para ello, Borenstein señaló que el transporte, la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero en el estado, es un gran desafío. Las emisiones del transporte crecieron en 2016, ya que la gasolina relativamente barata y el fortalecimiento de la economía generaron mayores ventas de combustible.