Exsecretario de Salud derrochó más de $340,000 en vuelos privados, dice informe interno

La auditoría reveló que Price tomó costosos vuelos privados sin justificación, cuando había vuelos comerciales disponibles
Exsecretario de Salud derrochó más de $340,000 en vuelos privados, dice informe interno
El exsecretario de Salud Tom Price junto al Fiscal General Sessions. (Jim Lo Scalzo/ EFE)

WASHINGTON—El exsecretario de Salud, Tom Price,  “derrochó” al menos $341,000 del dinero de los contribuyentes para pagar vuelos privados cuando había vuelos comerciales disponibles, violando las reglas de la agencia, según reveló este viernes un documento interno.

El esperado informe de la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS) ha servido de abono para los detractores de la Administración Trump,, por el uso indebido de fondos públicos y las deficiencias de la agencia.

“En general, hemos determinado que el uso de vuelos fletados y asuntos de incumplimiento (de las reglas internas) produjeron un derroche de fondos federales que totalizaron al menos $341,000”, dijo el análisis.

La auditoría, que abarcó los viajes de Price durante su breve paso por HHS entre febrero y septiembre de 2017, fue divulgada casi 10 meses después de que Price tuvo que presentar su renuncia en medio de la tormenta política que desataron sus vuelos privados.

Los excesos de Price fueron, según indicaron los demócratas en su momento, otra prueba de que la Administración Trump, en vez de “vaciar el pantano” y combatir la corrupción, la estaba alentando y apañando.

En ese sentido, el senador demócrata por Oregon, Ron Wyden, el demócrata de mayor rango en el Comité de Finanzas del Senado, dijo hoy que Price es la estampa “del rampante derroche de dinero de los contribuyentes que ha ocurrido” bajo la Administración Trump, mientras HHS persigue políticas que debilitan la cobertura médica de los estadounidenses.

“Esta saga indecorosa es un recordatorio de por qué los funcionarios públicos necesitan un cuidado escrutinio antes de que el Senado los coloque en puestos de enorme responsabilidad: los republicanos empujaron la nominación de Price pese a numerosos informes de mala conducta ética, y el país salió pagando”, señaló Wyden.

Según la OIG, la oficina de Price no cumplió con los reglamentos internos del HHS en 20 de los 21 viajes analizados, especialmente cuando había vuelos comerciales disponibles para ahorrar gastos.

Por ejemplo, entre el 24 y 26 de junio de 2017, Price tomó vuelos privados a San Diego (California), Aspen (Colorado), y Salt Lake City (Utah), a un costo de $50,420, aunque bien podía haber usado vuelos comerciales a un costo promedio de $6,904. Price reembolsó $7,203,  pero terminó derrochando $36,313.

Según un desglosado incluido en el informe,  Price tomó 12 vuelos fletados, por un valor de $481,765; 3 vuelos militares, a un costo de $700,850; cuatro vuelos comerciales, por $2,430, y dos en el avión presidencial, que corrieron por cuenta de la Casa Blanca.

Pero la cifra podría ser mayor porque, ante la ausencia de expedientes, se desconoce el costo estimado para otros empleados que acompañaban a Price en los vuelos comerciales.

El documento recomendó una revisión de las violaciones a las reglas internas y medidas correctivas para recuperar buena parte de los fondos, incluyendo $333,014 relacionados con el uso de vuelos fletados, $4,926 en vuelos fuera de Washington, y $2,960 en otros gastos excesivos.

El informe también emitió recomendaciones para mejorar los procesos y controles internos sobre el uso de vuelos fletados para evitar más derroche de fondos del erario público.

HHS dijo en un comunicado que ha tomado medidas para mejorar el proceso de arreglos de viajes, incluyendo talleres de capacitación y nuevas guías para los empleados que no son  políticos de carrera.

La agencia puso como ejemplo que el sucesor de Price, Alex Azar, ha tomado vuelos comerciales para sus tareas y ha pagado de su bolsillo para vuelos a su estado natal de Indiana.