Museo de Bomberos abre sus puertas en Bellflower

El lugar exhibe camiones antiguos, fotografías y narra la historia de los apagafuegos
Museo de Bomberos abre sus puertas en Bellflower
El museo exhibió los primeros camiones de bomberos de los años 1850. (Jacqueline García)

Sin importar el clima que ya sobrepasaba los 80 grados Fahrenheit, cientos de personas se dieron cita este sábado para la inauguración del Museo de Bomberos del condado de Los Ángeles en Bellflower.

Entre la multitud destacaba Jason Arias, de 8 años de edad, quien llevaba consigo un álbum con fotos de los apagafuegos que consiguió en un evento al que asistió hace poco en Arizona.

“Yo quiero ser bombero porque me gusta ayudar a la gente y quiero seguir sus pasos”, dijo el niño mostrando las imágenes sobre un homenaje a bomberos forestales que perecieron en Arizona. Jason fue uno de los afortunados en cargar la bandera para honrar a uno de ellos.

El pequeño escuchaba con atención al presidente del museo, Paul Schneider, quien explicaba que para ser bombero es importante saber materias básicas como matemáticas para calcular la cantidad exacta de agua que debe salir de la manguera.

“Yo soy bueno en las matemáticas”, dijo Jason mientras veía asombrado a los
apagafuegos.

Su madre, Dana Arias, señaló que su hijo siente gran pasión por el Departamento de Bomberos desde que él tenía unos 4 años. “Alguien nos dijo de este museo y nos vinimos desde Norwalk para verlo”, contó la mamá.

Jason Arias mostró su album de fotos de una visita reciente que hizo al memorial de los bomberos Hotshots perecidos en Arizona. (Jacqueline García)

A pocos pies de distancia Rachel Nava dijo que como residente de Bellflower sintió que era importante enseñarles a sus hijos algo tan importante como el trabajo de los bomberos.

“Es muy bueno para que los niños aprendan un poco acerca de la historia del museo y de la ciudad”, dijo Nava.

“Yo se que en emergencia se marca el 911”, dijo su hijo mayor Tony Nava de 6 años.

“Llegan los bomberos”, añadió su hermanito Adam Nava de 5 años.

Tras años de planeación por fin la Asociación del Museo de Bomberos del Condado de Los Ángeles (LACOFM) logró conseguir un lugar permanente en la ciudad de Bellflower.

Rachel Nava junto a sus hijos Tony, 6, Adam 5 y Joshua, 3. (Jacqueline García)

“Fue la ciudad más cooperativa en ayudarnos a crear el museo que es completamente nuevo”, dijo el capitán de bomberos retirado e historiador del museo Dave Boucher.

El museo también cuenta con una segunda planta donde esta localizado el Centro de Eventos Mayne que estará dispuesto para ser rentado para eventos.

Impresionantemente fue el mismo cuerpo de bomberos del condado de Los Ángeles quienes financiaron el museo donando una porción de sus cheques, señaló Boucher.

“Nuestra meta es contar la historia del Servicio Americano de Bomberos en términos generales, al tiempo que enfatizamos las contribuciones del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles a esa historia”, explica la página de la asociación.

“Somos una organización con 3.000 miembros que pagan cuotas dedicadas a la creación de una nueva y emocionante instalación para mostrar nuestra colección a la vez que brindamos entretenimiento y educación a nuestros visitantes”.

Un viaje a la historia

Schneider dijo que cuentan con camiones de bomberos tan antiguos que datan desde 1853, el cual era empujado por los bomberos para llegar a su destino.

“Cada camión de bomberos tiene su propia historia a la cual se pueden adentrar los visitantes”, dijo Schneider.

Los visitantes también pueden ver docenas de piezas importantes, algunas compradas y otras donadas.

“Tenemos cascos antiguos, fotos que datan desde 1924, herramientas y artículos desde los años 20s y 30s”, dijo Boucher.

Matthew Dean, 4, con su uniforme de bomberos en un camión miniatura de bomberos. (Jacqueline García)

Entre las piezas más recientes se encuentra el camión que llevó al grupo elite de 20 bomberos forestales Granite Mountain Hotshots para combatir el incendio forestal Yarnell Hill en Arizona en el 2013. Del total solamente uno sobrevivió y en el museo se encuentra el uniforme de uno de ellos.

Dentro del museo se exhibieron alrededor de 10 camiones pero en total hay unos 60 vehículos así como documentos, artículos y miles de fotografías que se han ido recolectando desde la creación de la asociación en 1923.

El camión que llevó por última vez a los 19 bomberos que perecieron en Arizona en el 2013. A su lado uno de los uniformes que utilizaron. (Jacqueline García)

El museo rotará sus exhibiciones con el tiempo, dijo Schneider.

El evento contó con un festival que cerró dos cuadras sobre la avenida Bellflower para que los asistentes presenciaran desde una simulación de cómo los bomberos realizan extracciones y cortan piezas de un vehículo hasta ver de cerca vehículos de paramédicos y de salvavidas. Los más valientes experimentaron un terremoto en el Shakey Quakey y los más pequeños pudieron subirse a camiones de bomberos de tamaño real y miniaturas.

El museo estará abierto de miércoles a sábado y los horarios están en planeación, dijo Boucher.

Para más información visite: http://www.lacofm.org