Para unas vacaciones sin visitas al hospital

Medidas de seguridad que los padres deben tener en cuenta para evitar accidentes y lesiones infantiles
Para unas vacaciones sin visitas al hospital
En esta temporada, más que nunca, los padres deben estar al pendiente de todas las medidas de seguridad que previenen los accidentes y las fatalidades involucradas con el agua de piscinas, tinas, playa, ríos y lagos..
Foto: Shutterstock

El verano es una de las temporadas del año cuando los niños sufren más lesiones por accidentes que son prevenibles.

“Vemos un aumento en los casos de  intoxicaciones accidentales, ahogamientos, deshidratación, quemaduras y otras enfermedades causadas por el calor. También vemos un aumento de fracturas, golpes, cortadas y otras lesiones provocadas por caídas”, dice el Dr. Carlos Rodríguez, médico Internista vinculado a Kaiser Permanente en el Condado de Kern, California.

Lo lamentable, es que muchos de estos incidentes ocurren en el hogar. Datos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) muestran que es en casa donde los menores de 5 años sufren el 60% de los accidentes de mayor incidencia.

El agua, uno de los grandes desafíos 

Para Jeannette Kaplun, experta en los temas de familia y vocera de la campaña de seguridad “Mantenlos arriba, mantenlos cerrados, mantenlos seguros”, que Tide emprende al inicio de cada verano, estas cifras no son de extrañar.

“Como padres siempre tenemos que estar bien vigilantes en el tema de la seguridad de los más chicos cuando pasan todo el día en el hogar, pero durante el verano debemos de estar mucho más pendientes que estén protegidos contra los rayos del sol e hidratados y, sobre todo, nunca dejarlos desatendidos cuando están cerca del agua de una piscina, playa, río o lago. E incluso, de la tina con agua o el inodoro de la casa”, enfatiza Kaplun.

Hay que estar también conscientes que los accidentes y las fatalidades pueden ocurrir en milésimas de segundos a cualquier instante y que cuando los hijos están cerca del agua, para prevenir los casos de ahogamiento, no hay que quitarles los ojos de encima y estar seguros de que están usando sus flotadores en el caso de no saber nadar. Y al estar dándoles el acostumbrado baño de tina, no hay que desatenderlos ni un segundo.

“El teléfono puede esperar, al igual que los mensajes de texto y los “likes” del Instagram o el Facebook”, resalta la fundadora del sitio Hispana Global, desde donde comparte consejos en los temas relacionados con la familia. “Cuando estamos en casa con nuestros hijos, nuestra atención debe estar centrada 100% en ellos”.

Otras medidas de prevención

Fuera de estar al pendiente de las acciones preventivas que evitan los accidentes relacionados con el agua, las vacaciones de verano también se prestan para revisar “desde la altura visual del niño”, todo objeto que se tiene en casa para determinar “si puede ser un posible riesgo” y, de serlo, hay que asegurarlo o guardarlo para que no quede a su alcance.

“La tarea es reevaluar todo lo que tenemos en cada área de la casa, y darles una solución rápida a lo que puede ser un riesgo”, dice Kaplun.

Y es que cuando se trata de la seguridad de los hijos no existe postergación ni espera. Así que para prevenir las lesiones y las fatalidades, Kaplun señala que hay que revisar detalladamente los siguientes lugares donde, por lo regular, se presentan situaciones de riesgos:

1. Cocina

Cerciorarse de que los cuchillos, detergentes y otros líquidos de aseo de la cocina estén ubicados en un gabinete lejos del alcance de los niños y que sus puertas tengan las cerraduras de seguridad indicadas.

“Otra medida de seguridad básica es la de asegurarse de poner los mangos de los sartenes que se están usando para cocinar siempre mirando hacia adentro del mesón de la cocina. Esto previene que, por su curiosidad natural, los menores lleguen a alcanzarlos y los alimentos calientes caigan sobre ellos quemando su cabeza, cara o manos”, especifica la entrevistada.

También hay que tratar de cocinar los alimentos —de preferencia— en las hornillas traseras de la estufa para así evitar que accidentalmente ellos apoyen sus manos en las barras calientes de las hornillas frontales y estar al pendiente de los niños mientras se cocina.

Hay que enseñarles y estarles recordando [a los menores] que en el área de la cocina no se juega, menos cuando se están sirviendo los alimentos calientes”, apunta Kaplun.

Los mangos de sartenes y ollas deben quedar siempre hacia adentro para evitar que los menores los alcancen, ante su curiosidad. /Shutterstock

2. Cuarto de lavado de ropa

Asegurarse que el jabón para lavar la ropa se encuentre en su empaque original, particularmente si es del que viene en cápsulas que podrían ser llamativas para los menores al creer que se tratan de dulces.

“Es importante cerciorarse no solo que el producto esté en su empaque original sino que el embace esté bien cerrado”, detalla la experta.

3. Baño

Cerciorarse que los medicamentos estén bien guardados en un botiquín montado a una altura que los menores no alcancen.

Al igual que en la cocina, los cajones donde se guarda la crema dental, el champú, los maquillajes, el cortaúñas y otros artículos de belleza deben estar asegurados con los candados de seguridad para niños.

Al igual que en la cocina, los cajones del baño donde se guardan los artículos de aseo personal y belleza deben tener el candado de seguridad de niños./Shutterstock

4. Habitaciones

Asegurar a la pared toda cómoda, librero u otro mueble que tenga cajones que ellos puedan usar como escalera para alcanzar algo que está en lo alto y les llama la atención.

También hay que estar seguros que los televisores que se han colocado sobre un mueble de baja altura estén asegurados y, de no poder hacerlo, montarlos  directamente en la pared.

Al aire libre

1. Siempre al lado de papá y mamá

Debido que durante las vacaciones son casi obligatorias las salidas al parque, la playa u otra áreas al aire libre de distracción familiar, Kaplun recuerda que es necesario estarles recordado a los niños el mantenerse siempre al lado de papá y mamá cuando están en las áreas públicas, no hablar con personas que no conocen, no recibir nada de ellas ni menos irse conextraños, porque pueden hacerles daños o secuestrarlos.

Estas normas de seguridad, al igual que la de no tener ningún secreto con personas de la familia o amigos, se les debe enseñar a los menores desde muy temprana edad.

Desde muy niños a los menores hay que enseñarles que mientras se divierten en cualquier área pública tienen que estar al lado de papá o mamá. /Shutterstock

2. Vestir el equipo de seguridad

De montar en bicicleta, patineta o triciclo, la experta dice que aunque los menores no se sientan cómodos hay que acostumbrarlos a siempre usar el casco, las rodilleras y coderas que los protegen de lesiones graves en estas zonas del cuerpo al tener caídas.

Aunque no les guste, hay que habituar a los menores a usar siempre el casco y las rodilleras cuando montan biclicleta, triciclo, patineta o patines. /Shutterstock