Trump provoca ola de protestas contra negocios en Los Ángeles

En Boyle Heights y Atwater hubo protestas y riñas relacionadas con el presidente de EE UU
Trump provoca ola de protestas contra negocios en Los Ángeles
Imagen tomada de un video de la protesta contra Asher Caffe en Boyle Heights. (Defend Boyle Heights)

Eric Huerta, quien creció y vive en Boyle Heights, dice que no le agrada gastar su dinero en negocios cuyos propietarios no son de la comunidad, y menos en aquellos que apoyan al presidente Donald Trump.

“Yo tengo 32 años. Trabajo para una organización comunitaria frente a una computadora, y me gusta ir a los cafés. Pero nunca iría a un café cuyo dueño está con Trump”, dice Huerta.

En la última semana, en diferentes puntos de la ciudad de Los Ángeles se registraron protestas contra negocios en los que la figura de Trump fue un factor determinante.

El jueves pasado, el grupo Defend Boyle Heights llevó a cabo una protesta frente al nuevo establecimiento Asher Caffe & Lounge, especializado en comida Kosher, que se rige bajo las leyes judías.

Los manifestantes llamaron a un boicot porque aseguran que el propietario, Asher Shalom, es un partidario de Trump con puntos de vista antiinmigrantes.

Defend Boyle Heights es un grupo que está en contra de la gentifricación de este barrio, un fenómeno que se da al establecerse cafeterías y otros lugares de comida caros en sectores populares. Estos nuevos negocios atraen a los vecindarios a gente con mayores ingresos, lo que provoca que las rentas y los precios de las propiedades se incrementen, y los vecinos de escasos recursos se vean obligados a dejar sus viviendas porque ya no pueden pagar los altos precios del alquiler.

Huerta sostiene que ya se puede ver a jóvenes anglosajones corriendo en sus parques y paseando a sus perros. “El barrio está cambiando. Se siente raro ver a esta gente blanca que viene de otras ciudades, estados y hasta otros países a vivir aquí”, comenta.

El 12 de julio, el grupo Defend Boyle Heights llamó a una protesta de emergencia contra Asher Caffee, y mostraron una fotografía de Shalom con publicaciones antiinmigrantes en Facebook.

Las acusaciones se basa en comentarios del presidente y otros grupos antiinmigrantes que el dueño del lugar a compartido en sus redes sociales.

El 15 de julio, la Cámara de Comercio de Boyle Heights canceló la membresía del propietario de Asher Caffe y le regresó los pagos hechos.

Jennifer Lahoda, presidenta de la Cámara de Comercio de Boyle Heights, dijo que le suspendieron la membresía no por apoyar a Trump sino a causa de sus declaraciones públicas en relación a los inmigrantes, las cuales no van con los valores y objetivos de la organización.

El propietario de Asher Caffe dijo en un comunicado que emigró hace 30 años a Estados Unidos y se siente muy agradecido y bendecido de ser parte de Boyle Heights y el centro de Los Ángeles.

 

Manifestante frente a Asher Caffe en Boyle Heights. (Defend Boyle Heights)

“Boyle Heights es mi segundo hogar y donde he comenzado dos negocios, incluyendo Asher Caffe & Lounge. A través de mis negocios, orgullosamente creamos cientos de empleos para la comunidad. Mi personal y miembros de mi equipo vienen de diferentes orígenes y algunos de ellos son inmigrantes. Considero a muchos de ellos mis amigos y familia, y me siento honrado de trabajar junto a personal diverso y talentoso. Estoy orgulloso de ser inmigrante y de todo corazón apoyo contratar compañeros inmigrantes”, expuso.

Shalom es dueño también de Asher Fabric Concepts, un distribuidor de telas que se encuentra al cruzar la calle de su café.

Añadió que cree que toda la gente debe ser tratada con humildad, dignidad y respeto. “No se tolera el odio en Asher Caffe & Lounge. Siempre ha sido mi visión crear un espacio comunal en Boyle Heights donde las familias, amigos y colegas se reúnan alrededor de una buena comida para celebrar lo que ha hecho grande”, expuso.

Completó diciendo que apoya la estación de policía comunitaria de Hollenbeck y al Departamento de Bomberos de Los Ángeles en todo lo que puede. “Asher Caffe & Lounge siempre se ha sentido orgulloso de dar 40% de descuento a los policías, bomberos, agentes de la Patrulla de Caminos y fuerzas armadas. “Las puertas de Asher Caffe & Lounge están abiertas para todos, todos serán bienvenidos”, remarcó.

El bar The Griffith fue escenario de una riña al parecer provocada por un grupo de odio. (Araceli Martínez/La Opinión).
El bar The Griffin fue escenario de una riña al parecer provocada por un grupo de odio. (Araceli Martínez/La Opinión).

Nacionalistas provocan riña 

El fin de semana, miembros de Proud Boys, un grupo de hombres nacionalistas de extrema derecha hicieron acto de presencia en el bar The Griffin, localizado en el Bulevar Los Feliz de Atwater Village.

Según testigos, iban vestidos con su uniforme oficial del grupo y llevaban gorras proTrump.

El Southern Poverty Law Center incluyó a este grupo en su lista de grupos de odio. Los Proud Boys abiertamente han amenazado con atacar a sus oponentes y ha celebrado los encuentros violentos con grupos como la Antifa.

Cuando se corrió la voz sobre su presencia en el bar The Griffin, activistas de grupos como Socialistas Demócratas de América y Defend North East Los Angeles llegaron al bar y alertaron a la gerencia sobre los antecedentes de los Proud Boys.

Según la publicación LAist, Josh Androsky de los Socialistas Demócratas de América le dijo a la gerencia que algo iba a pasar si no hacían su trabajo y echaban del bar a los Proud Boys.

Enseguida se suscitó una riña entre estos grupos. Según Androsky, el encontronazo se dio porque los del grupo de odio comenzaron a molestar a otros clientes del bar.

 

Imagen de los Proud Boys en la riña suscitada en el bar The Griffin. (Tomada de video)

Cuando de las palabras pasaron a los golpes, los elementos de seguridad del bar separaron a los grupos y desalojaron el lugar.

Pero algunos vídeos lograron ser tomados de las discusiones y puestos en Twitter. Elementos del Departamento de la Policía de Los Ángeles (LAPD) llegaron, pero no arrestaron a nadie porque los rijosos ya se habían dispersado.

En las redes sociales hubo un llamado a boicotear el bar por aceptar a gente de un grupo de odio.

En una declaración publicada en Facebook, uno de los propietarios del bar The Griffin que no se identificó, se disculpó sobre la manera cómo la gerencia manejó la situación y aclaró que no apoyan ni justifican al grupo.

“No estuve ahí anoche, pero fui informado que habían Proud Boys en el bar. Idealmente debieron haber sido detenidos en la entrada, pero como ya estaban adentro, aconsejé que usaran una táctica que he empleado en el pasado con pandilleros u otra gente que obviamente está ahí para causar problemas, matarlos con amabilidad y normalmente se aburren y se van”, dijo.

“Generalmente somos un bar pacífico y suave sin una verdadera seguridad y tontamente pensé que eso sería la mejor manera de asegurar que ellos se irían sin poner al personal en riesgo”, admitió.

Según dio a conocer el LAist, no es la primera vez que  los Proud Boys se presentan en un bar y crean problemas. En junio fueron a Highland Park Brewery en Chinatown. Ahí hicieron que algunos clientes se fueran, lo que provocó críticas contra la administración por permitirles el acceso.

El bar The Griffin no ha vuelto a abrir y anunciaron en Facebook que colocarían carteles a la entrada del negocio con el mensaje de No Tolerancia. La Opinión visitó el lugar, pero no había letreros.  Hicieron público además que el personal va a revisar a los clientes en la puerta, y no se permitirá el acceso a las instalaciones a ninguna persona con afiliación a algún grupo de odio.