Cher y la inmadurez a sus 72 años

Con la edad no necesariamente llega la madurez, y la cantante prefiere tener siempre "el corazón de una niña pequeña"
Cher y la inmadurez a sus 72 años
Cher.
Foto: Getty Images

Puede que la actriz, cantante e icono de la cultura popular Cher (72) tenga los suficientes años y experiencia a sus espaldas para afrontar cualquier reto que le pueda plantear la vida -especialmente ese mundo del espectáculo que la tiene entre sus grandes figuras- desde la seguridad y la determinación que le confieren su condición de mujer hecha a sí misma.

Sin embargo, como ha confesado la propia artista, la idea de interpretar a la madre del personaje de Meryl Streep (69) en la nueva cinta ‘Mamma Mia! Una y otra vez’ le resultó algo extraña en un principio debido a ese supuesto carácter “inmaduro” que se atribuye a sí misma, y no tanto al hecho de que entre ellas solo exista una diferencia de tres años.

“Meryl puede comportarse como una chiquilla a veces, pero por lo general es una mujer bastante responsable. La verdad es que es mucho más madura que yo. Yo soy de naturaleza inmadura, siempre tendré el corazón de una niña pequeña. Pero me viene de familia, mi madre es muy inmadura y tiene 92 años, y mi abuela venía conmigo al gimnasio cuando tenía 85“, ha revelado a su paso por el programa de la televisión británica ‘Lorraine’.

Esa actitud jovial y desenfadada contribuyó sin duda a que el rodaje de la exitosa secuela de la cinta de 2008 fuera, en palabras de Cher, una “fiesta continua” en la que tanto ella como sus compañeros de reparto pudieron mostrarse más espontáneos y naturales que nunca.

“Llegué, lo hice lo mejor que pude y, de paso, me lo pasé en grande. Fue como una fiesta continua en la que casi no teníamos que actuar, ya que todos llegamos con ganas de hacer el tonto y divertirnos. Al principio estaba un poco asustada porque me tenía que integrar en un grupo de gente que ya se conocía de la primera película“, ha añadido en la misma conversación para, a continuación, recordar que los nervios no suelen prolongarse demasiado en una artista de su categoría.

“Sé que he nacido para hacer esto, pero estaba algo nerviosa porque diría que soy bastante tímida -quizá no tímida, pero algo reservada- de primeras. Pero lo cierto es que todos congeniamos a la perfección”, ha apostillado.