Jaime López, un rockero no tan conocido pero muy venerado

El veterano cantautor mexicano se presentará por primera vez en Los Angeles
Jaime López, un rockero no tan conocido pero muy venerado
Jaime López es solista por accidente, porque nunca pudo consolidar una banda. Foto: Héctor Barreto

Para muchos seguidores de Jaime López, que este cantautor nacido en Matamoros, México, pero “chilango” por adopción, haya hecho tratos con la industria discográfica en los años ochenta fue imperdonable.

Lo criticaron porque no les gustó que un rockero considerado tan rebelde e independiente hubiera firmado un contrato con una empresa establecida, y a ojos de muchos, en favor de la música más comercial y consumible del mercado, todo lo contrario a lo que López hacía.

En ese entonces, el cantante viajó a Nueva York para grabar el material, que se tituló “Jaime López” y que la crítica ha calificado como uno de sus mejores álbumes. No obstante, López nunca ha dejado de ser un intérprete underground, a pesar de que es algo que ni él mismo buscó desde que comenzó a dedicarse, por accidente, a la composición musical.

En una charla telefónica reciente, López contó que su intención al llegar a Ciudad de México, cuando tenía 16 años, fue hacer teatro. Ahí aprendió las “leyes de resistencia”, como él mismo llama al esfuerzo constante de los artistas de continuar haciendo lo que aman.

“El teatro te enseña que estar en vivo es lo mejor”, dijo. “Yo escribiendo canciones me siento como un dramaturgo, interpretándolas me siento como un actor, y dándoles forma me siento como un director”.

López, a sus 64 años y con una trayectoria que abarca ya muchas décadas, viene a Los Ángeles por primera vez para presentarse el viernes en el Center for the Arts de Eagle Rock. Eso a pesar de que una de las bandas consentidas de esta ciudad, Café Tacuba, es intérprete de una de las piezas más conocidas de este compositor, “Chilanga banda”.

Y no, no se debe a un sentimiento de aversión contra este país o contra esta ciudad por parte del artista, quien por el contrario, y debido a que vivió sus primeros años en una ciudad fronteriza, prefiere ver la línea entre dos países como un punto de confluencia de culturas, en lugar de una línea divisoria.

“Nada en contra”, dijo. “Solo que he pasado a vuelo de pájaro hace unos añitos. California se me ha dado bien; de hecho, la segunda gran ciudad de conocí [después de Matamoros] fue San Francisco, cuando estaba muy ‘huerco'”.

Antes, allá por los setentas, estuvo recorriendo varias urbes del país cuando fue vocalista suplente de una banda que tocaba música folclórica en peñas y en locales alternativos pequeños.

A pesar de eso, y de que nunca ha dejado de componer y de tocar en vivo en cuanto lugar ha podido, la popularidad de López se ha mantenido en un perfil más bien bajo fuera de la escena rockera mexicana, algo que no le molesta en absoluto.

“Con o sin reconocimiento yo amo lo que hago”, dijo. “Creo que mis canciones han viajado más que yo en todos los sentidos […] Al final de cuentas es mi trabajo [y] yo prefiero más el culto al trabajo que el culto a la personalidad”.

López viene solo con su guitarra y su armónica, la manera como ha tocado siempre, y no porque quiera, sino porque dice que siempre trató de formar grupos pero que nunca pudo solidificar uno. Fue así como también se convirtió en un solista “involuntario”.

Actualmente está trabajando en nuevos temas con Alonso Arriola, ex bajista de La Barranca, con quien tiene planes de presentarse una vez que armen un repertorio. No descarta la posibilidad de hacer un disco, aunque reconoce que para un artista ya no es posible vivir de grabar ese tipo de materiales, “aunque ya mejor ni digo porque luego por hocicón surge uno y no les doy la espalda”.

Tampoco le dice que no a otro tipo de incursiones, como por ejemplo, a doblar voces para el cine, como lo hizo recientemente en la cinta “Coco”, donde hizo la voz del mariachi de la plaza.

“Todo esto lo hago no por un interés superfluo”, dijo el rockero. “No lo hago porque tenga que dedicarme a otras cosas para hacer lo que hago; mi tarea principal me ha llevado a hacer teatro, literatura, cine, pero todo eso me retacha [devuelve] a mi tarea principal, que es hacer canciones”.

En detalle:

Qué: Jaime López

Cuándo: viernes, 9 pm

Dónde: Center for the Arts, 2225 E. Colorado Blvd., Eagle Rock

Cómo: boletos $30; informes (323) 997-5825 y tenoch.org

El cantante es autor de la canción ‘Chilanga banda’, que popularizó Café Tacuba. Foto: Héctor Barreto