4 delitos que te pueden hacer perder la “Green Card”

Cometer un crimen de "bajeza moral" en un plazo de 5 a 10 años lo despoja de su "Green Card"
4 delitos que te pueden hacer perder la “Green Card”
Las leyes migratorias de EEUU son rígidas en este sentido
Foto: Archivo

Para que los inmigrantes que tienen su residencia legal o “Green Card” pierdan su estatus y beneficio migratorio tienen que cometer delitos graves entre los que la ley federal enumera más de una docena, incluidos crímenes graves como espionaje, abuso infantil, genocidio, tortura y trata de personas.

Sin embargo estos crímenes varían de estado a estado y si son delitos de deportación a menudo son interpretados por un juez.

Existen otra clase de crímenes menos graves para los ciudadanos estadounidenses, pero que aún así podrían llevar a la deportación a inmigrantes con “Green Card”. Estos incluyen no registrarse como delincuente sexual o violar las leyes de armas.

Los tribunales de inmigración consideran los cargos por drogas mucho más duros que otros tribunales. Los inmigrantes con “Green Card” pueden ser deportados si han sido condenados por una violación que involucra una sustancia controlada.

Además, los residentes legales pueden llegar a ser deportados si son adictos a drogas, o si alguna vez han abusado de drogas después de venir a los Estados Unidos.

La ley federal tambíen establece que los inmigrantes con “Green Card” deben seguir la constitución local, estatal y federal. Infringir alguna disposición constitucional, estatuto, ordenanza o regulación puede ante los ojos de un juez de inmigración convertirse en una ofensa deportable.

Sin embago la sección más confusa de los delitos de deportación son los conocidos como de “bajeza moral“.

La ley establece que los residente permanentes legales pueden ser deportados si cometen un crimen que involucre bajeza moral en un plazo de cinco a diez años luego de obtener su Green Card o si cometen delitos múltiples que involucran bajeza moral en cualquier momento.

El problema es que la definición de bajeza moral varía de estado a estado y de juez a juez.