“No había un ojo seco” en la delegación de ocho congresistas que visitó familias en la frontera

Los legisladores reportaron sobre sus conversaciones con familias migrantes este viernes y afirmaron que continúan las separaciones familiares.

Ocho Congresistas demócratas visitaron este viernes el centro de la Patrulla Fronteriza en Brownsville, Texas y afirmaron que, contrario a lo manifestado por el gobierno de Trump, las separaciones familiares siguen, en particular de niños que vienen con abuelos, tíos, hermanos y otros familiares.

“Hay familias que están siendo separadas en este momento”, dijo la congresista Jan Schakowsky de Illinois, parte de la delegación. “Si usted es un abuelo, tio, hermano, no lo consideran familia y lo separan de los niños y los niños pasan a ser niños no acompañados”.

El grupo también presenció una audiencia masiva de acusación penal contra docenas de adultos que cruzaron la frontera y son acusados de un delito, un proceso que la congresista Sheila Jackson Lee dijo que “nadie en Estados Unidos se puede imaginar que existe”.

La representante de Washington Pramila Jayapal dijo que el grupo pudo hablar con una abuela que crió a una nieta desde que esta era muy pequeña y ambas fueron separadas al presentarse en la frontera.

Otra congresista, Karen Bass, de Los Angeles, dijo que “no es cierto que haya suspendido la separación familiar, lo único que han hecho es cambiar el proceso y ahora están usando otras excusas para separar a las familias”.

Bass agregó que conocieron a varias mujeres embarazadas que se encuentran detenidas, inclusive una mujer con “ocho meses y medio de embarazo”.

“Necesitamos que haya una protesta masiva contra lo que está pasando para que el gobierno cambie esta política”, dijo Bass.

Los congresistas también se reunieron con familias que pasaron uno o dos meses separadas y que, por órdenes judiciales, han sido reunidas por el gobierno.

“Fue devastador porque nos contaron que tanto las madres como los hijos recibieron información equivocada del gobierno”, dijo Jayapal. “Algunos niños lloraban, recordando que les dijeron que sus madres los habían abandonado y por eso se los llevaban”.

La congresista Jackson Lee dijo que “no había un ojo seco” en la delegación cuando salieron de ese lugar. “Debemos emprender una investigación a fondo de todo esto”.