Cómo prevenir el bajón académico durante las vacaciones de verano

Expertas ofrecen ideas para conservar los conceptos aprendidos al mismo tiempo que los menores se divierten
Cómo prevenir el bajón académico durante las vacaciones de verano
Shutterstock
Foto: Shutterstock

Mientras que para los niños las vacaciones de verano son para la diversión y el sentirse libres de las obligaciones escolares,  para los padres también deberían ser días para planificarles actividades que estén orientadas a evitar que pierdan los conceptos académicos que aprendieron en el año escolar, y evitar así concluido  que sean víctimas del llamado  “summer slide”o el “bajón de verano”.

Ya que de acuerdo con un estudio efectuado por la Universidad John Hopkins, los niños pierden anualmente 2.6 meses de aprendizaje durante las vacaciones veraniegas, particularmente, cuando sus padres carecen de recursos económicos para matricularlos en los programas o campamentos de verano.

Es así que, para prevenir y minimizar este prejudicial efecto durante las vacaciones, la instructora Sofía Bernal —profesora de kindergarten en la South Ranchito Dual Language Academy (en Pico Rivera, California)—  y María Álvarez —vinculada a la organización no lucrativa Common Sense Media (CSM)— recomiendan mantenerlos ocupados en actividades divertidas que mezclen el descanso con la práctica de los conceptos académicos básicos que han aprendido de acuerdo con su edad.

La profesora Bernal dice que una de esas actividades es “visitar las bibliotecas públicas de las comunidades para que los niños saquen los libros que les llaman la atención e inscribirlos en los programas de lectura que éstas ofrecen”. Igualmente, se debe de estar pendiente de los eventos especiales que durante esta temporada tienen de narraciones de cuentos con invitados especiales”.

Visitar las bibliotecas públicas para que los menores saquen los libros que desean leer e inscribirlos en los programas de lectura de verano, son otras de las actividades que los ayudan a no sufrir el ‘Summer Slide’./Shutterstock

Otra actividad (que debe adaptarse religiosamente hasta que los menores desarrollen la actividad de la lectura) es la de leerles todas las noches un cuento de su preferencia antes de ir a la cama y hacerles preguntas sobre lo leído, motivándolos a contestar con oraciones completas y hasta llegar a cambiar con el final de la historia con su imaginación y creatividad.

Álvarez está más que de acuerdo con estas dos estrategias: “A los menores hay que mantenerlos enfocados en la lectura durante las vacaciones. A ellos les encantan los comics y las novelas de misterio y fantasía. Así que una buena manera para ayudarlos a conservar y mejorar sus niveles en la habilidad de la lectura es visitar las bibliotecas locales para que saquen cada semana los libros que desean leer”.

Comprar libros infantiles a bajo precio en las “ventas de garaje”, que pululan durante el verano, es otra manera de crearles a los menores una buena biblioteca de cuentos e historietas en casa. Y con ésta, la idea es habituarlos a que lean diariamente entre 15 a 25 minutos (o el tiempo que les corresponde de acuerdo con su edad) para que no refuercen y mejoren sus habilidades al leer, a la vez que hcen suyo el hábito de la lectura.

Otras actividades que ayudan

Álvarez enumera a continuación otras actividades que les ayudan a estar repasando con constancia los conceptos académicos durante el tiempo de ocio:

Documentar las memorias.- El motivarlos a llevar un diario sobre sus días de verano les permite conservar los conceptos de la narrativa y buena escritura. Y para que ilustren sus memorias, vale la pena facilitarles una cámara fotográfica o un teléfono celular básico para que tomen sus propias fotos y videos.

Motivarlos a llevar un diario sobre sus días veraniegos les ayuda a fortalecer sus habilidades de la escritura y narrativa./Shutterstock

Salidas educativas.- Estas salidas o paseos pueden ser para visitar un museo de ciencias naturales, un lugar histórico, un zoológico, un parque nacional, la playa, etc. La idea con estos paseos es exponerlos a lugares donde pueden explorar, reforzar sus conceptos y hasta aprender cosas nuevas.

La idea con estos paseos educativos es “pedirle al hijo que escriba un párrafo describiendo la actividad que acaban de realizar” y si todavía no sabe escribir, tan solo pedirle que explique con sus palabras lo que hicieron.

Aplicar los conceptos aprendidos en las cosas que se ven.- Otro ejercicio bueno para realizar mientras se está en la calle es buscar toda oportunidad que permita que el menor aplique lo que aprendió durante el año lectivo, como por ejemplo: hacer que cuente los escalones de la escalera que están subiendo o bajando; que lea los letreros; que diga el nombre de los colores que observa o que haga el sonido de los animales que ven o que sume, reste o multiplique los números de las placas de los autos.

Usar las aplicaciones disponibles para el aprendizaje.- En esta era digital los menores pasan  horas  del día usando las pantallas de computadora, teléfono celular o iPad. Así que para que ese tiempo sea lo más beneficioso para su intelecto, CSM recomienda tenerles una buena selección de aplicaciones (apps), juegos y sitios web que los ayudan a practicar lo que han aprendido. Algunos de ellos son gratis.

Y para ofrecerle a los padres una guía de estos apps, CSM se dio a la tarea el mes pasado de  identificar cinco de ellos, con los que los menores que cursan los grados de kínder y primaria pueden practicar las matemáticas durante el verano:

1. Dragonbox Big Numbers. Para los niños de 6 años en adelante. Precio: $7.99. Disponible para Android, iPhone, iPad. Idiomas: español e inglés. Habilidades que practican: suma y resta.

2. Marble Math. Para menores de 9 años en adelante. Precio: $2.99. Disponible para Android, iPhone, iPad, Kindle Fire y Fire Phone. Idioma: inglés. Habilidades que practican: suma, resta, multiplicación, división, fracciones, números romanos, decimales, números negativos y más.

3. Motion Math Cupcake. Para los de 8 años en adelante. Precio: $4.99. Disponible para iPhone, iPad. Idiomas: español e inglés. Habilidades que practican: suma, resta, multiplicación, conteo, fracciones y representaciones gráficas.

4.Prodigy Math Game. Para los menores de 6 años en adelante. Precio: gratis. Disponible para iPhone, iPad. Idioma: inglés. Habilidades que practican: suma, resta, multiplicación, división, recuento, ecuaciones, fracciones, funciones, geometría, números, probabilidad, proporciones y estadísticas.

5. Sushi Monster. Ideal para los menores de 7 años en adelante. Precio: gratis. Disponible para iPhone, iPad. Idiomas: español e inglés. Habilidades que practican: suma y multiplicación.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos