Para un hogar a prueba de niños

Te recordamos algunas de las recomendaciones de la guía de seguridad que protegen a los menores en la casa
Para un hogar a prueba de niños
Las manillas de las estufas deben asegurarse con los seguros a pruebas de niños para evitar que ellos las prendan o dejen el gas abierto.
Foto: Shutterstock

De acuerdo con las estadísticas, cada año, más de 3.4 millones de niños experimentan una lesión no intencional en su casa y 2,300 en edades menores a los 15 años mueren a causa de éstas.

El ahogamiento es la principal causa de las lesiones y muertes no intencionales en los menores de 1 a 4 años,  ya que los menores pueden ahogarse en apenas 2 pulgadas de ésta.

La asfixia, las caídas, el envenenamiento o intoxicaciones, los incidentes con armas de fuego y las quemaduras están también en la lista de las principales causas de los accidentes en el hogar. En el rubro de las quemaduras cabe destacar que es más probable que los más pequeños las sufran con líquidos calientes o vapor, mientras que los más grandes al entrar en contacto directo con el fuego.

Prevención, Prevención, Prevención

Ante tales cifras —que son más que prevenibles—, la organización SafeHome recuerda durante esta temporada vacacional (cuando los niños pasan más tiempo en la casa), algunas medidas  de seguridad que con constancia deben seguirse para tener un hogar a prueba de niños las 24 horas del día:

Cocina

Lo mejor es mantener a los menores fuera de la cocina cuando la estufa o el horno está encendido, pero como esto a veces es imposible, entonces se deben tomar estas medidas de seguridad:

  • Enseñarles que no deben acercarse a estos electrodomésticos cuando están encendidos y no deben correr alrededor de papá o mamá cuando están sirviendo los alimentos calientes.
  • Ponerle a todas las perillas de la estufa de gas o eléctrica los seguros correspondientes.
  • Asegurar los cajones donde se guardan los artículos que resultan peligrosos, como lo son las tijeras, cuchillos, pinchos y otros utensilios afilados, así como los productos de limpieza.
  • Mantener el orificio del triturador de alimentos con la tapa de protección para prevenir que los más chicos introduzcan en ella sus manos.
Los cuchillos y otros utensilios contrapuntantes deben guardarse después de su uso. /Shutterstock

Comedor

Aunque esta área parezca inofensiva para los menores, en ella se pueden tener artículos ubicados de tal manera que pueden causar lesiones. Por eso, este lugar hay que:

  • No tener vestida la mesa del comedor con manteles o caminos de mesa si es que no se está comiendo, debido a que los menores les encanta tirarlas y cualquier adorno colocado sobre ellos puede caer en su cabeza o cara.
  • Guardar bajo llave los utensilios filosos, como los tenedores y cuchillos, cuando no estén en uso.

Sala de estar

Con la nueva tendencia de los espacios abiertos, las salas de estar tienen áreas comunes muy amplias. Por lo tanto hay que poner atención a las ventanas, puertas, escaleras, muebles y artículos que puedan exponer al menor a cualquier peligro. Básicamente, en esta área se debe:

  • Colocar en los dos extremos de las escaleras (de tenerlas) las puertas de seguridad diseñadas para éstas.
  • Cerciorarse que todos los cordones de persianas y cortinas queden fuera del alcance de los niños y que sean del estilo separado. Este tipo de cordón previenen los incidentes de asfixia o estrangulación accidental.
  • Colocar en todas las puntas de las mesas los topes de seguridad que amortiguan y evitan que los menores sufran heridas al caer o chocar contra los bordes puntiagudos o duros.
  • Instalar en la puerta principal y en las que dan acceso al patio o el jardín la cadena o la chapa de seguridad, a una altura que el menor no la alcance, para evitar que abra la puerta.
  • Colocar las cubiertas de seguridad en todos los toma corrientes.
  • Ubicar los sillones y sofás retirados de las ventanas. Así se previene que los niños lleguen a caer al vacío desde una ventana abierta.
  • Colocar los topes que bloquean el cierre total de las puertas para evitar que los dedos de los menores queden atrapados o aplastados al cerrarse estas por completo.
Instalar verjas de seguridad en ambas puntas de la escalera. /Shutterstock

Baños

En todos los baños de la casa, incluyendo el auxiliar o social, se deben implementar todas estas medidas de seguridad:

  • Instalar las cerraduras y los topes de seguridad en las puertas y, especialmente, en las tapas de los inodoros para prevenir que los menores las abran, metan la cabeza y pueda asfixiarse o ahogarse al quedar atrapados en las tazas.
  • Colocar los seguros que evitan abrir los cajones del mesón del lavamanos y mantener todos los medicamentos bien guardados en un botiquín ubicado a una altura que ellos no alcancen.
  • Mantener los secadores y tenazas para el cabello desconectados y guardados en sus cajones correspondientes cuando no se están usando.
  • Si el menor es demasiado curioso o inquieto y mueve las manillas de graduación del agua cuando se le está bañando, conviene instalar en los grifos del agua el dispositivo de prevención de quemaduras. De esta manera la temperatura del agua siempre estará controlada.
Los medicamentos nunca deben dejarse al alcance de los niños. /Shutterstock

Patio y balcones

Por lo regular, las familias se preocupan de asegurar lo más posible el interior de la casa y olvidan tomar las siguientes medidas de seguridad para estos dos espacios:

  • Instalar las alarmas de seguridad en las puertas que dan acceso al patio o balcones. De esta manera se tendrá un llamado de alerta cuando los menores las abren sin que los adultos se den cuenta.
  • De tener piscina o jacuzzi, mandar a colocar la reja de seguridad reglamentaria y estar al pendiente que su puerta quede bien cerrada.
  • Cerciorarse de no plantar en el patio plantas que no son amigables al tacto o a la ingestión.

Estudio u oficina

Hoy día muchos padres trabajan desde el hogar y esto les exige disponer de una oficina  ya sea en cuarto o esquina de la casa. Si este es el caso, hay que tomar las siguientes medidas de seguridad:

  • Ocultar todos los cables de impresoras, computadoras, lámparas y televisores, así como de las extensiones de conexión eléctrica.
  •  Asegurar los libreros a la pared y colocar los libros más pesados en los estantes bajos para prevenir que se les caigan encima a los menores que tratar de alcanzarlos por curiosidad.
  • Mantener todos los artículos de oficina (grapadora, tijeras, bolígrafos, tijeras, etc.) guardados en un cajón del escritorio que tenga un seguro para niños.