Cómo cuidar 4 distintas zonas de la piel

Foto: Shutterstock

La piel es el órgano más grande del cuerpo y también el gran escudo que sufre a diario la exposición al medio ambiente y a los cambios climatológicos. Aunque la limpieza es el primer paso para que luzcas una piel bella, su cuidado es mucho más complejo y requiere que le brindes a cada zona la atención necesaria.

Una buena alimentación, el consumo adecuado de agua y el ejercicio, son claves para mantener una piel y un organismo sano.

Cutis

Es el área que posiblemente recibe más atención y también se afecta al estar más expuesta al sol, la contaminación y el maquillaje.

Sigue una rutina diaria que incluya limpieza en la mañana para eliminar la grasa que puede producirse durante la noche y limpia los poros para que reciban la humectación y luego el maquillaje. Este paso debe repetirse en la noche luego de desmaquillar el rostro, recomienda la esteticista Katy González.

Después, usa el tónico, cuyo propósito es devolverle el pH a la piel luego de la limpieza no importa el tipo de cutis. Le sigue el humectante, para aportar nutrientes. Ortiz Espinosa señala que esta fórmula debe tener vitaminas A, C y E así como aceites derivados de la naturaleza como el de coco y el de aguacate.

No olvides cuidar el contorno de los ojos, la piel más sensible de todo el cuerpo. Aplica la crema utilizando el dedo anular y dando toques suaves en el área sin llegar al lagrimal porque podría crear irritación.

El último paso de la mañana debe ser un filtro solar y en la noche un suero nutritivo.

Cuello y escote

Una de las áreas más olvidadas, aunque su mantenimiento puede ser tan fácil como llevar la misma crema que aplicas en el rostro hasta el cuello y el escote, tanto en la mañana como en la noche.

Para evitar que esta área luzca más envejecida que el rostro, la experta recomienda comenzar a cuidarla desde temprana edad. Uno de los ingredientes que ayuda mucho es la vitamina E, que suaviza la piel. También hay otros que aportan firmeza, según Astrid Feliciano, esteticista de Sisley.

La manera adecuada de aplicar la crema de cuello y escote es en movimientos ascendentes y una vez llegues a la papada, deslizas la mano hacia el lado contrario. También puedes detenerte en el área de la papada y dar un masaje con toques firmes. Feliciano recomienda llevar esa misma crema al área de los hombros y a la parte de atrás del cuello.

Busto

Con el cuidado correcto, puedes mantener un busto hermoso por muchos años sin tener que pisar el quirófano. El busto está compuesto de grasa y al no tener músculo que lo sostenga, se cae. Por eso, su cuidado debe comenzar desde la adolescencia y cuando la mujer llega a los 25 años, momento en que la piel comienza a perder colágeno, el impacto no será tan evidente.

Feliciano destaca que esta área necesita cremas para mantenerse firme, pero la forma de aplicarlas es clave. “Se aplica con un suave masaje hacia arriba para cuidar ese músculo tensor. Si trabajamos hacia abajo, propiciamos caída. Se trabaja hacia arriba sin tocar la areola”, explica la esteticista.