Activistas y estudiantes exigen freno a fondos para separación de familias

El Congreso tiene hasta finales de septiembre próximo para financiar las operaciones del gobierno federal y evitar su tercer cierre parcial este año

WASHINGTON— Bajo una incesante lluvia, centenares de activistas y estudiantes de secundaria de todo el país y de Puerto Rico protestaron este martes frente al Capitolio para exigir que el Congreso frene los millonarios fondos para la separación de familias y medidas policiales que, aseguraron, perjudican a la comunidad inmigrante.

Con zapatos embarrados de lodo, y tratando de escudarse de la lluvia con paraguas y ponchos, los estudiantes de los 50 estados del país instaron al Senado a que, durante su votación de mañana, no apruebe fondos para las medidas que han redoblado los agentes de Inmigración desde el año pasado.

“Venimos al Capitolio con un mensaje muy sencillo: no queremos que el dinero de los contribuyentes se utilice para separar a familias, y creo que el Congreso no debe ignorar a estos jóvenes, porque muchos ya están en edad de votar, o lo estarán en noviembre, y harán una diferencia”, dijo Irán Campaña, organizadora de la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU).

Loading the player...

“Este es un mensaje que los legisladores tienen que escuchar, porque si no este año, para el 2020, estos jóvenes los sacarán del Congreso a través de las urnas”, agregó.

Los estudiantes realizaron más de 80 visitas a oficinas del Congreso para pedir a sus representantes que pongan freno a la política de “tolerancia cero” en la frontera, que generó una crisis humanitaria con la detención y deportación incluso de personas que habían presentado casos de asilo legítimos.

“Estoy aquí para defender mis derechos. Nadie merece ser separado de su familia, no podemos dejar de luchar. Queremos que le digan al Congreso que no suelte dinero para separar a las familias “, dijo Cristal García, una estudiante de Hampton  (Iowa).

El Congreso tiene hasta finales de septiembre próximo para financiar las operaciones del gobierno federal y evitar su tercer cierre parcial este año. El pasado 25 de junio, el Senado aprobó por mayoría una de 12 legislaciones presupuestarias para el año fiscal 2019.

Pero el voto de mañana es clave porque la medida presupuestaria del Congreso incluirá $5,000 millones para el prometido muro fronterizo del presidente Donald Trump, la contratación de unos 400 agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), y fondos para ampliar los centros de detención en todo el país, adonde van a parar a diario hasta 44,000 inmigrantes indocumentados.

La protesta, realizada en el marco de un programa estudiantil de verano de la ACLU, se produjo además a dos días de que se cumpla el plazo para que la Administración Trump complete la reunificación de más de 2,500 niños bajo custodia federal que fijó el juez Dana Sabraw en San Diego (California).

Según documentos presentados ante el tribunal la noche del lunes, la Administración Trump ya deportó a 463 padres sin sus hijos, quienes permanecen en albergues del gobierno federal,  y ha reunificado a 879 padres con sus hijos.

Además,  las autoridades indicaron que unos 917 padres indocumentados no reúnen los requisitos para ser reunificados con sus hijos, ya sea porque tienen condenas criminales u otros problemas,  o están por determinar su situación.

Ante el escrutinio y condena internacional, Trump firmó en junio una orden ejecutiva para frenar la separación de familias, al tiempo que también pidió flexibilidad para la detención indefinida de las familias, aunque ahora permanezcan juntas en los centros de detención.

Esfuerzos para la reunificación de familias

En paralelo a las protestas callejeras, tres grupos cívicos pro-inmigrantes anunciaron hoy un esfuerzo multimillonario, con un aporte inicial de $3 millones, para pagar los costos de vuelos comerciales para la reunificación de familias.

El proyecto “Vuelos para las Familias” es fruto de una coalición de “ RAICES”, FWD.us” y “Families Belong Together”, que se trazó el objetivo de ayudar a financiar los vuelos y demás arreglos de logística para la reunificación de padres que fueron separados de sus hijos en la frontera desde abril pasado.

“Raíces”, considerado la organización de servicios legales sin fines de lucro más grande de Texas, anunció un aporte inicial de donaciones por $3 millones, que se usarán en parte a vivienda temporal para los inmigrantes puestos en libertad y para su vuelo a su destino final en Estados Unidos.

La coalición ha puesto en marcha una página web para las familias que necesiten ayude para la reunificación con sus hijos.

“Este esfuerzo es apenas el comienzo; sabemos que queda mucho por hacer… exigimos que todo niño sea reunificado con sus padres y no descansaremos hasta que así suceda”, dijo en una llamada telefónica Alida García, directora de coaliciones y política de “FWD.us”.