El mundo necesita más “cowboys”

¿Quién se ve representado en la palabra “cowboys” aparte de John Wayne?
El mundo necesita más “cowboys”
¿Quién se ve representado en la palabra “cowboys” aparte de John Wayne?

El hispano debe defender su memoria. No se puede falsear la historia. Con la consigna del título la Universidad de Wyoming quiere atraer nuevos estudiantes. Se han alzado de inmediato protestas de grupos feministas y afroamericanos que se sienten excluidos. Aparte de sexista y racista, lo ven contraproducente para la finalidad que pretende. Pregunta importante: ¿quién se ve representado en la palabra “cowboys” aparte de John Wayne?

La universidad ha pagado a una compañía de Boulder 500,000 dólares por la idea de la campaña. De acuerdo con el director de comunicaciones de la universidad uno de los objetivos es pasar sus estereotípicos valores a profesores, estudiantes, administrativos y a todo asociado umbilicalmente con la universidad.

La campaña debería sacar a un primer plano que el relato de las películas de vaqueros de Hollywood nace y se entrelaza con el suroeste hispano. Denunciamos, porque es de justicia, el intento secular de ocultar a la pantalla de la Historia esta relación cooperativa entre hispanos y anglosajones. Se llega incluso al colmo de revolver inmigrantes con hechos de hace centurias.

La llegada de los españoles trajo los caballos a escena. Los indígenas se referían a ellos como ‘ciervos sin cornamenta’. Las primeras obras pictóricas anglosajonas dibujan a los nativos a caballo; las de los españoles, a pie.

El lema del título será siempre problemático porque convierte a la mujer y a las minorías en actores de reparto. Soslayando el fondo, que necesita otro espacio, lo que pretendemos en buena fe es destacar que los hispanos de Estados Unidos no eran precisamente “el amigo del bueno”, sino los que capacitaron al anglosajón en la tecnología ganadera. Recuérdese que en las Islas Británicas el ganado se llevaba a pie y no había trashumancia, que en inglés se traduce por ‘migration’, curiosamente.

Un pequeño homenaje al vocabulario de la ganadería tal como lo adopta el inglés prueba lo dicho. La palabra “cowboy” se inventó alrededor de 1880 en lo que hoy es Estados Unidos. La palabra es un calco a partir de la palabra española “vaquero”. Escrito de oído era “buckaroo”. La siguiente lista sirve para refrescar la memoria del incrédulo: “bronco”, “chaparral”, “cimarrón”, “corral”, “lazo”, “látigo” ‘larigo’, “el llano”, “estampida”, “brea”, “lobo”, “bonanza”, “canyon” ‘cañón’, “cincha”, “colorado”, “coyote”, “loco”, “mecate”, en inglés ‘macardy’, “mechero”, “maguey”, “mayordomo”, “mangana”, “manso”, “manta”, “mezquite”, “matanza”, “mesa”, “mesilla”, “mescal”, “mosteño” ‘mustang’, “mortero”, “mozo”, “mula”, “mulero”, “muy hombre” ‘brave’, “naja”, “navajo”, “nevada”, “ojo caliente” ‘hot springs’, “palo alto”, “palo verde”, “palomino”, “palomilla”, “parada”, “pinto”, “piñón”, “pita”, “poncho”, “potro”, “potrero”, “pozo”, “presidente”, “pronto”, “pueblo”, “puya”, “rancho”, “ramada”, de ‘enramada’, “reata”, “rodeo”; y expresiones como “dead man don´t talk” ‘los muertos no hablan’, “mano a mano”, o “mosey” ‘vamos’…

 

Luis Silva-Villar, profesor de Lengua y Lingüística

lenguaporoficio@gmail.com