Tripulación de la aerolínea Delta deja ir a presunto violador dejando a la víctima desprotegida

La aerolínea le dio un vale de $200 a la víctima como presunto intento de reparación de daños

Una mujer de California afirma que la tripulación de la aerolínea Delta dejó al hombre que la abuso sexualmente bajar del avión sin ser detenido, a pesar de que ella denunció la agresión.

De acuerdo con Delany Luh (23), ella venía de regreso a Los Ángeles después de visitar a un amigo en Chicago el 16 de junio cuando se quedó dormida en la aeronave. Poco después, la residente de Castaic se despertó repentinamente al sentir la mano de un hombre en su pantalón.

La joven diseñadora gritó para que el agresor la dejara de tocar. Ella entonces quiso huir, pero él se rehusó a hacerse a un lado, por lo cual ella tuvo que pasar por encima de él para alejarse. Luh entonces corrió hasta encontrar a una sobrecargo y le dijo, “Por favor ayudeme”.

La tripulación, informó la presunta víctima por medio de Twitter, le proporcionó otro asiento. Sin embargo, al aterrizar, el agresor desembarcó sin incidente alguno, mientras que un representante de la aerolínea la encamino al reclamo de equipaje. La aerolínea luego le entregó un vale de $200 como presunto intento de reparación de daños.

El vale que Luh recibió después de la agresión. (Foto: Captura de Twitter)

Luh entonces decidió denunciar la agresión a la policía y se realizó un examen forense. También intentó contactar a la aerolínea varias veces, pero no obtvuo respuesta hasta que divulgó los detalles de su experiencia por medio Twitter el pasado viernes.

Delta, informó la cadena KTLA5, ahora investiga los hechos. El portavoz de la empresa, Trebor Banstetter, califico de “inaceptable” el comporamiento del agresor.

“El incidente fue denunciado a la policía local y federal poco después de que aterrizara el avión”, agregó Banstetter. “Nos hemos comunicado con la Srta. Luh para obtener más información sobre este incidente”.

En un tuit, Luh le dijo a la aerolínea que se contactara con su abogado.

La joven de 23 años dijo que decidió hablar sobre la experiencia con la esperanza de que la aerolínea revise su política y, de esa forma, se logre prevenir otra agresión.