Fiesta de princesas en L.A.

Diez jóvenes latinas en hogares de crianza cumplen el sueño de tener una Quinceañera
Fiesta de princesas en L.A.
Diez jovencitas del sistema de crianza tuvieron la oportunidad de celebrar sus 15 años en una fiesta muy original. (Suministrada)

Sandra Rodríguez recuerda que desde su niñez, la precaria situación de sus padres en México, los obligó a emigrar a Estados Unidos cuando ella tenía apenas 2 años de edad.

Al paso del tiempo, la familia de cinco fue desalojada del hogar y su única opción fue ir a vivir a un refugio en North Hollywood. No obstante, en 2014 perdieron todo a causa de un incendio.

Al llegar a otro albergue, cuenta, unos familiares los contactaron y les ofrecieron un techo dónde vivir. Con ello, pensaron que esa ayuda sería su liberación pero fue todo lo contrario.

“Vivimos con [mis tíos] por dos años pero mi tío abusaba de mí y de mis dos hermanas”, señaló la joven hoy de 16 años. “Le contamos a unas amigas, [ellas] llamaron al Departamento de Niños y nos sacaron de ahí. Luego nos levaron a hogares de crianza”.

Sin embargo, entre problemas y una dura realidad a Sandra le gustaba pensar en la idea de tener una fiesta de 15 años.

“Siempre había soñado con un vestido rosita”, dijo con ilusión.

Un deseo similar sentía Heidy Casillas, de 15 años.

“Desde chiquita yo siempre quería una fiesta de 15 años. Para los mexicanos los 15 años son muy importantes”, dijo la joven nacida en Estados Unidos de padres mexicanos.

Ese sueño, narra, desapareció ya que sus padres jamás iban a poder costear una fiesta tan cara.

Recuerda que a una corta edad, Heidy fungía como madre de sus dos hermanos menores —de ahora 9 y 7 años— al alimentarlos, bañarlos, llevarlos a la escuela y asistir a las reuniones de padres de familia.

Comenta que su padre abusaba físicamente de ellos y su madre podía ayudar muy poco debido a su adicción a ciertas substancias. En 2017, su padre la entregó junto a sus hermanos al Departamento de Servicios de Familias y Niños (DCFS).

“Por un mes mis hermanos y yo vivimos separados pero ahora ya estamos con la misma familia”, dijo Heidy.

Con el tiempo y en sus nuevos hogares de crianza ambas jóvenes ignoraban que la deseada fiesta de 15 años estaba por convertirse en realidad.

Heidy Casillas escogió un vestido color champagne para su fiesta tan anhelada de 15 años. (Suministrada)

Fiesta inolvidable

En su cuarto año consecutivo, el DCFS en colaboración con un grupo de patrocinadores —que incluyó a Quinceanera.com, Luna’s Dresses, Tacos México y Telemundo— lograron realizar la fiesta tan anhelada de 15 años para 10 jovencitas que por diversas razones hoy se encuentran en el sistema de crianza.

Las chicas fueron elegidas mediante solicitudes enviadas por familiares de crianza o trabajadores sociales.

La fiesta de presentación de una Quinceañera es un evento importante en la cultura latina, sobre todo en la mexicana, donde familiares y amigos se reúnen para compartir una cena con música y entretenimiento para celebrar la transición de la niñez a la adolescencia y presentar formalmente a las señoritas ante la sociedad.

Las jóvenes presentando su baile sorpresa que incluyó música de hip hop y salsa. (Suministrada)

“Cuando Sandra y Heidy recibieron la noticia que serían parte de la celebración, no lo podían creer.

“Yo estaba súper emocionada porque no sabía que había sido escogida”, dijo Sandra.

“Yo estaba muy nerviosa y ansiosa pero muy feliz al mismo tiempo por poder compartir tiempo con mi familia”, añadió Heidy.

Cada jovencita tuvo la oportunidad de escoger a su chambelán y comenzaron con los preparativos desde hace unos dos meses.

“Es muy bonito ver a las jóvenes compartir tiempo buscando sus vestidos y maquillaje, practicar su baile sorpresa porque antes de los preparativos no se conocían”, dijo Juana Aguilera, portavoz con DCFS.

“Tuvieron la oportunidad de compartir sus historias, lloraron, rieron y se formaron bonitas amistades”.

Familiares y amigos de las jóvenes escogidas llegaron como invitados a la fiesta. (Suministrada)

Pese a que el evento es una celebración para las jovencitas también busca crear conciencia “sobre la necesidad de familias adoptivas y de crianza en la comunidad de habla hispana, destacando que todos los niños merecen una familia permanente y amorosa y un lugar al que llamar hogar”, explica DCFS.

Cada quinceañera tuvo la oportunidad de invitar a 25 personas entre familiares, amigos, maestros y trabajadores sociales. Al final de la fiesta cada una se quedó con su vestido y accesorios como recuerdo.

Tanto Heidy como Sandra lograron confirmar que los sueños sí se vuelven realidad y ahora esperan poder alcanzar muchos más.

Sandra, quien por ahora solo recibe visitas de sus padres, dijo que a la fiesta llegaron ambos; además de sus hermanas y su madrina.
Por su parte, Heidy —quien está a punto de poder regresar a vivir con su madre— dijo que después de haber vivido tan maravillosa experiencia espera poder ayudar a que su hermana de 9 años a que pueda tener su fiesta de 15 años también.

“Mi mamá y yo le vamos a ayudar para que se realice”, indicó.

Ambas jóvenes esperan poder incursionar en carreras de medicina y llevan calificaciones extraordinarias en la escuela. Agregaron que las jóvenes que se encuentran en una situación similar a la de ellas no deben dejar que sus sueños mueran.

“Sean fuertes y mantengan la cabeza en alto”, dijo Heidy a otras jóvenes que atraviesan por la misma situación. Mientras, Sandra señaló que “nada es imposible y si se sueña, quiere decir que puede hacerse realidad”..

Diez jovencitas del sistema de crianza tuvieron la oportunidad de celebrar sus 15 años en una fiesta muy original. (Suministrada)