Fiscales del condado de Orange: Líder de la Mafia Mexicana ordena asesinatos desde prisión

Varios pandilleros han sido acusados por una serie de ataques en la ciudad de Placentia
Fiscales del condado de Orange: Líder de la Mafia Mexicana ordena asesinatos desde prisión
El líder de la Mafia Mexicana Johnny Martínez es acusado de orquestar dos asesinatos desde su celda de prisión. (Suministrada)

Johnny Martínez, el “Crow”, líder de la Mafia Mexicana en la prisión del condado de Orange y siete miembros han sido acusados de asesinato e intento de asesinato. Uno de los cómplices terminó siendo la víctima en el segundo caso, anunciaron las autoridades el lunes.

Martínez quien ya purga una condena de 15 años a cadena perpetua por asesinato, tomó el liderazgo de la Mafia Mexicana en el 2016 cuando el entonces líder Peter Ojeda, “Sana”, fue enviado a prisión federal.

“La Mafia Mexicana trabaja desde la prisión y controla las pandillas del Condado de Orange”, dijo el fiscal del mismo condado, Tony Rackauckas.”Martínez es considerado mucho más activo, mucho más despiadado y violento que Ojeda”.

En el primer caso, Martínez es acusado de ordenar un asesinato desde la prisión estatal en el Valle de Salinas.

Entre el 8 de octubre de 2016 y el 22 de enero de 2017 Martínez logró comunicarse más de 3,500 veces mediante celulares infiltrados con Greg David Muñoz “Lou/Snoopy”, de 30 años, quien estaba en la prisión estatal Calipatria en el Condado Imperial y era el segundo al mando, explicó el fiscal Rackauckas.

Martínez es acusado de planear el asesinato de Robert Ríos, de 35 años. (Jacqueline García)

Una vez que Muñoz salió de prisión a principios del 2017 contactó a tres pandilleros: Ysrael Jacob Córdova “Tripps”, de 33 años, Ricardo Valenzuela “Solo”, de 38, y Augustine Velásquez “Boogie”, de 22 para ejecutar el plan.

El 19 de enero de 2017 el grupo llegó a la ciudad de Placentia a la residencia de otro pandillero Robert Ríos, de 35 años, quien supuestamente les debía “impuestos” de la venta de drogas.

Un video de la residencia de Ríos captó las imágenes de Córdova, Valenzuela y Velásquez entrando por el patio de enfrente con armas semiautomáticas y confrontando a Ríos. Poco después, dos de ellos intentaron robar en la casa pero afuera Ríos intentó luchar contra Velásquez.

“Córdova entonces disparó a Ríos en el pecho y la pierna izquierda”, dijo el investigador José Flores con la Fiscalía del Condado de Orange. “Los agentes encontraron inconsciente a Ríos afuera de su residencia y eventualmente falleció”, añadió.

Atacan a atacante

En un inesperado cambio, la segunda víctima resultó ser Muñoz “Snoopy”, dijeron autoridades.

Unos seis meses después del asesinato de Ríos, Martínez supuestamente recibió un mensaje de texto de Muñoz diciendo que estaba en la casa de su novia en la ciudad de Placentia.

Martínez contactó a Omar Mejía, de 30 años, quien entonces tomó el puesto de segundo al mando dentro de la prisión estatal Calipatria, para organizar el asesinato de Muñoz. Tras varios mensajes de texto Mejía logró reclutar a los pandilleros Robert Martínez, de 36 años y Frank Mosqueda, de 39, para ejecutar el plan.

La noche del 5 de agosto de 2017, los dos pandilleros llegaron a la dirección de Placentia armados con una pistola calibre 40 semiautomática y con punta de laser.

En la segunda acusación Martínez planeó la muerte de su ex teniente Muñoz. (Suministrada)

Mosqueda disparó ocho veces impactando en siete ocasiones en las piernas, brazo y espalda de Muñoz. Después apuntó el arma a dos mujeres que se encontraban en el lugar, pero no disparó.

Martínez, Muñoz, Córdova, Valenzuela y Velásquez enfrentan una condena de cadena perpetua sin opción a libertad condicional por la muerte de Ríos, entre otros cargos. Robert Martínez y Mosqueda enfrentan una sentencia mínima de 75 años a cadena perpetua por intento de asesinato, actividad criminal entre otras acusaciones.

El capitán de la Policía de Placentia, Darin Lengi, dijo que no importa quien sea el sospechoso en actos criminales y pandilleriles, se les encontrará.

“Investigaremos y no nos detendremos hasta que se haga justicia”, dijo el capitán.

El fiscal del condado de Orange Tony Rackauckas y el capitán de la policía de Placentia anunciaron las acusaciones de ocho pandilleros. (Jacqueline García)

Por su parte, el fiscal Rackauckas dijo que es impresionante lo que un teléfono celular puede hacer cuando es llevado de contrabando a la prisión. Autoridades investigan cómo entraron estos artículos y se limitaron a decir que pudo haber sido por medio de familiares, otros reos o inclusive personal de la prisión.

“No podemos comentar más. El departamento de correccional esta manejando esta situación”, dijo Rackauckas.

El investigador Flores dijo que la Mafia Mexicana esta más activa y violenta desde que llegó Martínez al liderazgo y se deben tomar cartas en el asunto.