Mujer acusa a defensor público del condado de Los Ángeles de abuso sexual

La fiscalía del condado de Los Ángeles rechazó presentar cargos al abogado debido a la demora de Dominga en presentar la denuncia, por lo que se perdió la evidencia crítica
Mujer acusa a defensor público del condado de Los Ángeles de abuso sexual
Entrada de la corte superior de Los Ángeles. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Una mujer identificada como Dominga G. dijo que un defensor público del condado de Los Ángeles la agredió sexualmente en un tribunal de Lancaster hace casi tres años, pero los fiscales se han negado a presentar cargos criminales citando “evidencia insuficiente”.

La madre soltera dijo que desde que el abogado la obligó a darle sexo oral cuando era su cliente, nada en su vida ha sido igual.

“Se llevó mi alegría, el deseo de vivir”, dijo Dominga, de 51 años al periódico Los Angeles Daily News. “Lo que él me hizo fue muy feo”.

La mexicana, a quien se le asignó el defensor público Emmanuel Bart-Plange después de ser acusada de hurto en 2015, sostiene que este la obligó a darle sexo oral y luego le advirtió de no decir nada.

Pero la División de Integridad del Sistema de Justicia del Fiscal del Condado de Los Ángeles se negó en junio a presentar cargos penales contra Bart-Plange por el presunto incidente del 10 de septiembre de 2015.

En una carta que explica esa decisión, el vicefiscal de distrito del Condado de Los Ángeles Hyunah Suh, señaló que Dominga G., cuyo apellido esta en el anonimato debido a la naturaleza del presunto asalto, denunció el incidente un año después de que sucedió.

“Debido a la demora, se perdió la evidencia crítica”, escribió Suh en la carta. “Las imágenes de vigilancia dentro de la Corte Superior de Antelope Valley, que mantienen imágenes en un ciclo de 30 días, podrían haber corroborado sus declaraciones, si la divulgación hubiese sido inmediata”.

Además, Dominga proporcionó una chamarra con posibles pruebas de ADN un año después del supuesto incidente, pero no arrojó un resultado claro, se leía en la carta. Además, los fiscales dijeron que sus acusaciones no fueron corroboradas por ningún testigo.

“Con base en el análisis anterior, no encontramos pruebas suficientes para demostrar, más allá de toda duda razonable, que el defensor público adjunto Emmanuel Bart-Plange cometió el delito de cópula oral forzada”, escribió Suh.

En noviembre se presentó una demanda civil en nombre de Dominga G. contra Bart-Plange y el condado alegando que el defensor público cometió agresión sexual, encarcelamiento falso y violación de los derechos civiles del demandante. También acusa al condado de negligencia junto con la violación de los derechos civiles de Dominga.

Bart-Plange estaba “aprovechándose de una mujer que está muy asustada”, dijo Mike Arias, un abogado que representa a Dominga en el caso civil al Daily News. “Ella no está familiarizada con el sistema y él aprovecha su poder y fuerza sobre ambos en cuanto a su capacidad futura de obtener la libertad y también como su abogada”.

Janet L. Keuper, abogada representante de Bart-Plange, dijo que aconsejó a su cliente, quien ha sido empleado del condado desde 2013, que no discuta el caso.

El abogado Arias sostiene que cuando su cliente finalmente informó el incidente un año después, un detective le indicó que no discutiera el caso con nadie, lo que contribuyó a la demora.

“No creo que se recupere hasta que sepa que este hombre ha enfrentado un poco de justicia”, dijo Arias.

El 21 de septiembre de 2016, Dominga informó al alguacil del tribunal, con la ayuda de un intérprete en español, sobre el presunto incidente, de acuerdo con la carta del fiscal del condado de junio.

Dominga informó que después de que Bart-Plange se presentara como su defensor público en el tribunal un año antes, la llevó a una sala de entrevistas cerca de la corte. Él le dijo que tenía “muchos problemas”, según un resumen de su declaración en la carta.

Algún tiempo después, en otra habitación, le ordenó “múltiples veces” que se quitara la ropa. Ella se negó y él “de repente la agarró por el pelo y la obligó a bajar la cabeza cerca de su pene”, según la carta.

Luego se bajó los pantalones, dijo, e insertó su pene erecto en su boca, obligándola a “copular por vía oral hasta que eyaculó en su boca”.

Luego le dijo a Dominga que “se fuera en paz”, según la carta.

“Ella creía que él le estaba diciendo que no se lo dijera a nadie”, agregó la carta.

Cinco días más tarde, dio una historia similar al detective David Chellis de la Oficina de Víctimas Especiales del Departamento del Sheriff. En un resumen de esa entrevista también incluida en la carta del fiscal., Chellis escribió que Dominga tenía miedo de informar el incidente porque Bart-Plange “era su abogado y pensaba que nadie le iba a creer”.

Dominga dijo al matutino que estaba muy asustada en ese momento porque iba a pasar años en la cárcel, y tendría que dejar a sus hijos solos, si no hacía lo que su defensor público le indicó que hiciera.

Dominga también dijo en la entrevista que Bart-Plange le dijo “no decir nada” ya que él conocía la dirección de su casa.