Por un agua de tormenta limpia y segura

Op-Ed a cargo de Hilda Solis, Supervisora del Condado de Los Ángeles
Por un agua de tormenta limpia y segura

Durante la semana pasada, la Junta de Supervisores dio un paso importante para ayudar al Condado de Los Ángeles a solucionar el problema actual, y potencialmente costoso, de aguas pluviales. Al colocar el Programa de Agua Limpia y Segura en la boleta electoral de noviembre de 2018, atendemos la situación de una manera que es justa, equitativa y coloca en una posición positiva al Condado para liderar el manejo del agua pluvial en el futuro.

Esta iniciativa, si es aprobada por los votantes, ayudará a crear un programa de captura y tratamiento de aguas pluviales con múltiples beneficios en todo el condado. También proporcionará empleos bien remunerados para la construcción, operación y mantenimiento, así como una amplia educación pública permanente sobre el agua. Fundamentalmente, el Programa de Agua Limpia y Segura distribuirá equitativamente estos beneficios a las comunidades en todo el Condado que, en el pasado, no recibieron su parte justa.

La nueva realidad de nuestra región es la de los ciclos climáticos extremos: oscilaciones radicales entre una sequía severa a una lluvia histórica. Reconocemos que la “nueva normalidad” representa solo la primera parte de la ecuación. La segunda pieza es identificar las soluciones orientadas al futuro que ayuden a resolver este problema.

Primero, es importante destacar por qué es necesario el Programa de Agua Limpia y Segura.

Cerca mil millones de galones de agua perfectamente buena literalmente se va por el desagüe en una tormenta de lluvia promedio. Esta agua, que podría usarse para una variedad de propósitos, fluye de las calles al sistema de alcantarillado, llevándose consigo basura, aceite, productos químicos y otros contaminantes. Incluso cuando no llueve, la contaminación en las calles y las aceras, y el agua de actividades como el lavado de autos, usos industriales y otros contaminantes, llegan al sistema de alcantarillado y finalmente en el océano.

Hay que resolver este problema, referido como agua de lluvia.

De hecho, el gobierno federal y estatal ha ordenado que reduzcamos la contaminación de aguas pluviales porque tiene un impacto negativo en nuestro medio ambiente y consecuencias importantes para la salud pública. El Programa de Agua Limpia y Segura ayudará a solucionar nuestro problema de aguas pluviales. Una solución para todo el condado tiene más sentido porque la lluvia no se limita a una comunidad específica. Además, el desagüe nos impacta a todos. Este problema en toda la región exige una solución a nivel regional.

Segundo, el Programa de Agua Limpia y Segura enfatiza la equidad.

Las aguas pluviales no solo afectan a las comunidades prósperas ribereñas o costeras. Los barrios en dificultades económicas en todo el condado, incluidas muchas comunidades en mi distrito, soportan la carga de la contaminación y otros problemas asociados con el desagüe de aguas pluviales. Si se aprueba esta iniciativa, las comunidades desfavorecidas en el Primer Distrito y otras en todo el condado recibirán beneficios tangibles en el futuro.

Me complació ver a tantos líderes comunitarios y residentes del sudeste del condado de Los Ángeles, el Este de Los Ángeles, el Valle de San Gabriel y el Sur de Los Ángeles expresar su apoyo al Programa de Agua Limpia y Segura en la reunión de la Junta de Supervisores de la semana pasada. Comprendieron lo que este importante programa significa para todos los residentes del Condado, sin dejar a nadie atrás.

En tercer lugar, la iniciativa representa una oportunidad para que el Condado de Los Ángeles asuma un papel de liderazgo en el diseño, desarrollo e implementación de infraestructura de aguas pluviales basada en la naturaleza y de múltiples beneficios.  Podemos crear sistemas que capturen, limpien y almacenen el desagüe de aguas pluviales, y lo hagan de manera que nuestras comunidades sean más ecológicas y protejan al medio ambiente. Los proyectos y programas financiados en esta iniciativa proporcionarán recursos para parques, espacios abiertos, calles verdes, jardinerías y otros servicios para las comunidades de todo el condado.

Finalmente, la medida creará empleos y estimulará la economía. Un estudio reciente de LAANE estima que la inversión de 9,000 millones de dólares, durante tres décadas, generaría más de 14,000 millones en beneficio económico regional.  Sin mencionar los fondos para capacitación laboral y los miles de empleos bien remunerados. Estos son exactamente los tipos de servicios y trabajos que exigen mis votantes. Además, la medida también tiene un componente importante de educación y extensión, por lo que las circunscripciones que con demasiada frecuencia pasan desapercibidas por el gobierno pueden aprender acerca de este importante tema.

La medida presentada por la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles refleja una contribución significativa de la comunidad empresarial, los trabajadores organizados, los líderes de la justicia ambiental y los grupos comunitarios. El programa ayuda al Condado a dar un importante paso adelante en la resolución de nuestro problema de aguas pluviales y lo hará de una manera que se centra en la equidad, la creación de empleos y la sostenibilidad ambiental a largo plazo. El Programa de Agua Limpia y Segura merece nuestro apoyo este noviembre.

Hilda Solis representa al Distrito 1 en la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles