Las monjas hablan de abusos sexuales en la Iglesia, es el nuevo #metoo

Cuando se trata de estructuras de poder que protegen a los abusadores, el primer paso es capacitar a las víctimas para que denuncien
Las monjas hablan de abusos sexuales en la Iglesia, es el nuevo #metoo
Lucía Caram.
Foto: Twitter @sorluciacaram

Inspirado por el movimiento #MeToo, otro grupo ha presentado historias de abuso sexual.

Esta vez, las víctimas vienen de dentro de la Iglesia Católica. Según un nuevo informe de la Associated Press, ha habido un aumento reciente en las monjas que comparten historias de abusos infligidos por sacerdotes. Algunas han mantenido sus secretos durante décadas, pero quieren romper su silencio.

“La experiencia de las monjas que fueron abusadas y violadas sexualmente es similar a todas las víctimas del abuso sexual del clero. Y el resultado es similar, la jerarquía eclesiástica no hace nada”, le dice Tim Lennon, presidente de la Red de Sobrevivientes de Abusados ​​por Sacerdotes (SNAP) a Bustle. “[Se] esconden, descartan y excusan el abuso sexual. Las monjas, los niños y los menores no son diferentes a los ojos de la jerarquía eclesiástica, que están más interesados ​​en su reputación que en la seguridad de quienes podrían ser víctimas”.

Durante mucho tiempo, las historias de abusos sexuales de monjas se limitaban principalmente a África, informó AP. Pero a medida que las hermanas de todo el mundo comenzaron a presentar sus historias, se hizo evidente que el problema es de alcance internacional. Sin embargo, como en muchas otras situaciones donde el abuso sexual parece estar concentrado, muchas monjas que son sobrevivientes de abuso temen no ser creídas cuando comparten sus experiencias.

“Hay una arrogancia filosófica de los sacerdotes llamada clericalismo”, le dice Lennon a Bustle. “Esto significa que predican y se consideran más cercanos a Dios y, por lo tanto, todos los demás están por debajo de ellos”.

Mucho de esto tiene que ver con la dinámica de poder innata incorporada a la Iglesia. Muchas de las historias de los sobrevivientes que se extraen del informe provienen de monjas que dicen que fueron abusadas por sacerdotes u obispos. Dentro de la estructura jerárquica de la iglesia, las monjas quedan por debajo de los sacerdotes y obispos, lo que significa que hay una dinámica de poder inherentemente desigual que puede generar miedo o incluso llevar a la intimidación.

Las historias en el informe AP variaron desde el acoso sexual hasta la agresión sexual y la violación. Los relatos provenían de monjas en Europa, África, América del Sur y Asia, y se referían principalmente al hostigamiento y los ataques supuestamente perpetrados por sacerdotes y obispos.

Una monja le dijo a la AP que ya no asiste a la confesión después de haber sido atacada presuntamente por un sacerdote hace casi dos décadas. Cuando informó el incidente a su superior, ella dice que no pasó nada.

“Abrió una gran herida dentro de mí”, dijo la monja, cuyo nombre no se informó. “Fingí que no sucedió”.

Las historias sobre abuso sexual dentro de la Iglesia Católica a menudo se enfocan en el abuso que experimentan los niños. La Iglesia tomó una posición al respecto en los últimos años, y un cardenal acaba de dimitir  en medio de un escándalo sobre el abuso sexual de un monaguillo y otros menores. El Papa le ordenó vivir una “vida de oración y penitencia”, informó The New York Times.

Si bien el Vaticano no ha publicado ningún plan público para combatir el abuso sexual de monjas dentro de la Iglesia, el hecho de que las víctimas estén compartiendo sus experiencias puede servir como un llamado a la acción en sí mismo.