¿Por qué no has encontrado tu pasión?

Determinar o descubrir lo que realmente nos gusta no es tan sencillo como parece
¿Por qué no has encontrado tu pasión?
Descubrir lo que realmente nos gusta no es sencillo.
Foto: C00 License

No existe fórmula clara para encontrar tu pasión. Algunas personas parecen saberlo desde el momento en que nacen. Otras parecen buscarla cuando saben que van a morir. Una cosa está clara: a todos nos gustaría pasar nuestros días haciendo lo que amamos. Pero si no sabes bien en qué dirección debes dirigirte, ¿qué haces?

En muchos casos, la razón por la que aún no has encontrado tu verdadera vocación es porque te estás enfocando en las cosas equivocadas. Con esto en mente, aquí te van algunas razones por las que todavía no has encontrado tu pasión y qué puedes hacer al respecto.

Todo lo que piensas es en encontrar tu pasión

Una vez que comiences a buscar tu propósito, es muy fácil quedarte atrapado en la búsqueda. Desafortunadamente, preguntarse continuamente, ¿qué me apasiona? Tiene muy pocos beneficios.

No puedes encontrar tu pasión buscando en lo más profundo de tu mente. Las pasiones provienen de acciones y experiencias, no de la contemplación ociosa.

Estás buscando sentir antes de la experiencia

Las pasiones evolucionan a partir de las experiencias. Si estás buscando sentirte apasionado por algo antes de hacerlo, entonces vas a estar buscando por mucho tiempo. ¿Esperarías enamorarte de un artista antes de escuchar su música? Por supuesto que no.

¿Cómo puede ser que te apasione el tallado en madera si nunca lo has hecho? O al menos visto que alguien lo haga. La sensación de pasión vendrá después de haber tenido una experiencia, no antes.

Te mantienes en el rumbo

No hay nada de malo en perseguir un objetivo a largo plazo o caminar por el mismo camino por un tiempo. Pero no permitas que tu objetivo final te ciegue de las oportunidades que surjan en el camino.

Algunas de las opciones más convincentes pueden comenzar como trabajos secundarios, pasatiempos o en una reunión aleatoria. En vez de enfocarte obsesivamente en un área, aprovecha las oportunidades que se aparezcan en tu vida.

Estás buscando dirección y claridad

Solemos pensar que cuando encontramos nuestra pasión tendremos claridad y sabremos qué hacer con nuestras vidas. Pero la vida es una serie de situaciones confusas y nunca tendrás todas las respuestas. Independientemente de la situación, debemos tomar la mejor decisión en ese momento y seguir avanzando.

Encontrar tu pasión no se trata de conocer la dirección correcta desde el principio. Se trata de elegir una dirección, prestar atención a lo que te interesa a lo largo del camino, y seguir profundizando en esas áreas interesantes.

No estás creando algo

Una diferencia común entre aquellos que están viviendo su pasión y aquellos que todavía la están buscando, es que los primeros han creado algo. Tal vez sea arte para otra persona, tal vez sea un trabajo para ellos. Tal vez sea un trabajo para la comunidad, o tal vez esa sea una oportunidad para su carrera.

El acto de crear es importante porque nos permite descubrir cosas sobre nosotros mismos. Es solo a través del acto de empujarnos y de crear algo que descubrimos qué es importante para nosotros, en qué somos buenos y qué estamos dispuestos a sacrificar.

No, no es fácil crear algo, pero es importante hacerlo.

Estás buscando vivir tu vida de una vez en lugar de hacerlo de momento en momento

La búsqueda de nuestra pasión es parte de un objetivo más amplio: queremos saber qué hacer con nuestras vidas. Queremos saber cómo pasar nuestro tiempo en este planeta. El problema, por supuesto, es que examinar nuestras vidas desde un nivel tan alto a menudo nos impide enfocarnos en este momento.

Descubrir tu pasión sucede en una serie de pequeños pasos. Lo escuchas por primera vez en un libro o por medio de un amigo. Luego vas a una clase o un evento. Lo intentas tú mismo. Lo intentas de nuevo. Luego se convierte en un hobby, les cuentas a tus amigos sobre eso. Y antes de que te des cuenta has encontrado tu vocación en la vida.

Pero no sucedió de la noche a la mañana. En lugar de preocuparte por lo que vas a hacer con el resto de tu vida, dedica algo de tiempo a pensar qué deberías hacer en lo que queda del día de hoy. ¿Cómo puedes hacer algo agradable en este momento?

Encadena suficientes momentos agradables juntos, y seguramente encontrarás pasión hacia alguno de ellos.

Busca tus intereses con un propósito y descubrirás que tu pasión tendrá una forma divertida de aparecer.