Se agota el hielo durante ola de calor en Los Ángeles

Esta semana se espera una ola de calor en todo el sur de California

Eran poco después de las 10:00 de la mañana del lunes bajo un clima que ya alcanzaba los 80 grados y Eric Vargas jalaba docenas de bolsas de hielo apresuradamente a una camioneta para ir a distribuirlas.

“Todos los días nos llevamos 15 paletas (bases de madera)”, dijo Vargas, quien se acababa de surtir del valioso material en la compañía mayorista Artic Glacier de la ciudad de Vernon.

Agregó que en la compañía donde trabaja se encargan de distribuir bolsas de hielo a por lo menos 300 tiendas de conveniencia 7-Eleven, desde Fullerton hasta Burbank.

“En esta temporada sí estamos bien ocupados”, explicó el trabajador, quien tenía puestos unos guantes para aguantar el frío al jalar las bolsas de hielo.

En las oficinas y almacen, el personal estaba igual o más ocupado. Unos trabajadores se aseguraban que las bolsas de 7 y 20 libras estuvieran bien selladas, otros las acomodaban en las paletas y algunos más llevaban bolsas o bloques de hielo en las máquinas de carga para la bodega.

Sin embargo, estas no tardaban mucho tiempo guardadas, ya que camiones grandes y pequeños llegaban uno tras otro para recoger sus pedidos.

Un trabajador lleva la paleta de bolsas de hielo a la bodega. (Jacqueline García)

Ola de calor

Y no es para más, el servicio de meteorología anunció una ola de calor para esta semana que traerá una masa de aire muy caliente y seco al Sur de California. Y hay una “advertencia excesiva de calor” que se espera dure hasta el martes alrededor de las 8:00 de la noche.

De acuerdo al Servicio de Meteorología, puede que esta masa de aire cambie un poco hacia el martes con humedades de un dígito y poca mejoría nocturna. Las temperaturas oscilarán de 90 a 100 grados Fahrenheit a través de las secciones interiores de la planicie costera el martes.

En caso de un incendio se teme que pueda esparcirse rápidamente debido a los fuertes vientos.

También puede que ocurran cortes de energía, por la alta demanda.

Ricardo Moreno, supervisor de distribución en Artic Glacier, dijo que es precisamente bajo estos cambios climatológicos repentinos que la demanda del hielo se eleva drásticamente.

“Estamos tan ocupados que tenemos hasta tres turnos y aun así no es suficiente”, explicó. “Tenemos troqueros que nos traen hielo de Arizona. Ahorita tengo como 40 tráileres que me van a llegar esta semana para ayudarnos porque no nos damos a basto”.

Añadió que en temporadas regulares tienen a compañías proveedoras en Carson, Bellflower, Oceanside y Barstow, pero bajo esta demanda los pedidos cambian.

“Todas hacen lo máximo de hielo, pero ahorita más para sus propios clientes y nosotros necesitamos distribuir”, dijo Moreno.

Los meses de calor más ocupados son de julio a septiembre.

José Soto, supervisor de producción, revisaba meticulosamente que todo el ensamblaje funcione en orden para que los trabajadores avancen lo más que se pueda.

José Soto se encarga de asegurarse que todo las bolsas sean empacadas bien. (Jacqueline García)

Cambios de temperatura

“Las máquinas ahorita están empacando 40 bolsas de 7 libras por minuto y las de 20 libras a 13 bolsas por minuto. Pero también tenemos personas sellando a mano para avanzar”, dijo Soto, quien lleva trabajando 15 años en la compañía. El aseguró que con el paso del tiempo los trabajadores que se quedan se acostumbran a las temperaturas.

Rene Cárdenas quien se encarga de mover las bolsas de hielo a la bodega, dijo que después de siete años de laborar en Artic Glacier ya se ha adaptado al cambio repentino de temperatura.

“Es frío, pero cuando me voy como una hora todavía estoy todavía con la temperatura caliente, pero ya me acostumbré”, explicó Cárdenas, quien siempre se asegura de tener puesta su chamarra y guantes cuando va a la bodega fría.

Moreno dijo que han tenido varios trabajadores nuevos que no aguantan la temperatura y rigor de trabajo.

“Cuando estamos bien ocupados pedimos empleados de las agencias pero no duran, como es trabajo pesado. Me traen los ayudantes y los entrenamos, vienen una semana y la próxima ya no llegan”, dijo Moreno. “Por eso tratamos de poner de dos en dos [empleados] para que uno no ande batallando mucho”.

Y bajo esta ola de calor es cuando sus principales clients adelantan sus pedidos repentinamente.

“Todos quieren extra, todos quieren hielo ahora en lugar del jueves o viernes cuando se los entrego regularmente”, dijo Moreno. “Es cuando tengo que contratar más choferes y camiones para trabajar doble turno”.

Un trabajador mete las bolsas de hielo a una camioneta. (Jacqueline García)

Consejos

Se estima un mayor potencial de enfermedades graves relacionadas con el calor, especialmente para los niños y ancianos, aquellos quienes realizan actividades al aire libre, así como quienes no tienen acceso al aire acondicionado.

Las autoridades recomiendan que no deje a las personas o mascotas en vehículos cerrados, ni siquiera por un corto período de tiempo.

Tome precauciones adicionales si trabaja o pasa tiempo al aire libre. Cuando sea posible, reprograme sus actividades extenuantes muy temprano o por la noche.

Conozca las señales y síntomas de agotamiento por calor y ataques por calor. Utilice ropa ligera, de colores claros y beba mucho agua.