Usaba un vibrador 6 veces al día y terminó por “romper” su vagina

Luego de atravesar por un divorcio, su nueva "adicción" la llevó a pasar de la gloria al infierno
Usaba un vibrador 6 veces al día y terminó por “romper” su vagina
Nadia Bokody se excedió en el uso del juguete sexual y la pasó bastante mal.
Foto: Instagram

Nadia Bokody es una columnista de sexo muy famosa en Australia y que tiene miles de seguidores en Instagram. Recientemente, esta mujer realizó una confesión que dejó a muchos con la boca abierta: por usar en exceso el vibrador terminó por lesionar gravemente a su vagina.

Según lo publicado por The Mirror, luego de atravesar por un duro proceso de divorcio, Nadia buscaba una forma de reencontrar su vida sexual y por ende recurrió a un vibrador, ya que deseaba volver a sentir placer pero sin necesidad de tener intimidad con otro hombre.

View this post on Instagram

I’m sure you’re familiar with the term “f*ckboy”… . But in the unlikely event you aren’t – you beautiful, untainted soul, you – a f*ckboy is essentially a guy who strings you along for shallow reasons; like entertainment when he’s home alone wanking (also known as the 2am “U up? 🍆" text), ego fulfillment when he needs a reminder of how big his dick is (though it’s almost always comically small), and sex (which tends to be *just* good enough to keep you hanging for more). He also typically has around half a dozen girls on the go at any one time, because his tiny brain is easily bored, much like his tiny penis. . So, how does one beat such a player at his own game? After a month of mildly awful to pitifully unsatisfying Tinder dates, the logical answer seemed to be, by becoming a f*ckgirl myself… . 👉👉👉READ the rest of my hilariously relatable weekly column on my former life as a f*ckgirl on @mamamiaaus by hitting the link in my bio.

A post shared by Nadia (@nadiabokody) on

A pesar de dedicarse a dar consejos sexuales, en la vida nunca había probado un vibrador, por lo que muy pronto se enganchó a él. “Me obsesioné con su uso y la facilidad y velocidad con la que me permitió sentir placer nuevamente después de meses en un matrimonio sin sexo”, dijo Bokody en entrevista al medio citado anteriormente.

Poco a poco comenzó a obsesionarse con este juguete sexual. Luego de utilizarlo por un par de semanas, durante 6 veces al día, comenzó a sentir un dolor pélvico bastante fuerte e incluso, notó que cojeaba al caminar.

Ante las molestias, la mujer tuvo que acudir al médico, quien luego de someterla a exhaustivas revisiones y exámenes, le terminó por confesar su nueva adicción, cuánto tiempo lo usaba y que lo ponía en la potencia más alta. De inmediato, el doctor le recomendó descanso inmediato de cualquier tipo de juguete sexual.

View this post on Instagram

Love the skin you're in. 💕#allbodiesaregoodbodies

A post shared by Nadia (@nadiabokody) on

“Lo más importante es tener en cuenta que al intentar algo nuevo debes comenzar despacio. Yo aprendí de la peor manera que no es la mejor idea usar la máxima potencia en tu primer intento y que no es bueno excederse”, indicó Nadia, quien a pesar de lo ocurrido, asegura que seguirá probando nuevos juguetes sexuales, pues estos le permitirán explorar nuevas sensaciones.