¿A qué tipo de inmigrantes afectaría primero la política de “deportación” de USCIS?

Abogados se preparan para los nuevos ordenamientos migratorios
¿A qué tipo de inmigrantes afectaría primero la política de “deportación” de USCIS?
USCIS realiza ajustes para aplicar la política migratoria del presidente Trump.
Foto: John Moore/Getty Images

Aunque Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) anunció que posponía su política para que oficiales emitieran “Aviso de Comparecencia (NTA, en inglés), abogados se preparan para la eventual aplicación del memorando emitido el 28 de junio.

El NTA es esencialmente una notificación a un ciudadano extranjero de que el gobierno ha determinado que es “deportable” y con ese documento se le notificac su asistencia a una corte para la audiencia correspondiente.

“Bajo la nueva orientación, los oficiales de USCIS reciben instrucciones de emitir NTA para una gama más amplia de casos donde hay evidencia de fraude, actividad criminal, o cuando a un solicitante se le niega un beneficio de inmigración y está presente ilegalmente en los EEUU”, apuntó un texto de la firma Dickinson Wright en lexology.com, un sitio especializado en asuntos jurídicos.

El 30 de julio, apunta el análisis, USCIS retrocedió por un tiempo indefinido la fecha de entrada en vigencia de esta nueva guía, pendiente de una revisión adicional en cuanto a su implementación, pero destaca que una vez iniciada su aplicación, serán los empleadores de extranjeros, es decir, los llamados “no inmigrantes” -muchos de los cuales luego aplican por una Residencia Legal Permanente– quienes podrían ser impactados en un principio.

“En el momento en que niegue cualquier solicitud, petición o solicitud de un beneficio de inmigración, independientemente de la razón Si se implementa como está escrito, esta nueva política tendrá un impacto directo en empleadores y empleados desprevenidos, incluidos aquellos que han estado trabajando legalmente en los EEUU durante muchos años”, señala el texto.

Se agrega que en ese grupo entrarían quienes tengan visas H-1B, L-1, E-2 o TN, por lo que las peticiones que se realicen ante USCIS por extensión de permiso, deberán hacerse “premium” (si aplica), a fin de asegurarse de que los empleadores y empleados podrán completar la información que los oficiales consideren faltante.

Lo anterior, se indica, generará mayores gastos administrativos y jurídicos a los empleadores.

“Este escenario es solo uno de muchos ejemplos de las posibles consecuencias graves de esta nueva política de NTA para los empleadores de trabajadores extranjeros legales“, señala la firma de abogados.