Meghan Markle, la duquesa de Sussex, conquista a la reina Isabel y al pueblo británico con su sonrisa

Pese a los problemas protocolarios la duquesa ha logrado ganarse a la cara real británica con simpatía y mucho amor hacía el príncipe Harry

Meghan Markle ha roto el protocolo en innumerables ocasiones y parece ser a simple vista un dolor de cabeza para la familia real. Sin embargo la ahora duquesa de Sussex tiene un arma muy fuerte a su favor: su cálida sonrisa, con la cual ha logrado incluso conquistar el beneplácito de la reina Isabel II, quien suele preferir su compañía en eventos importantes, a veces incluso más que la de sus propios nietos.

El rostro de la duquesa de Sussex también ha logrado enamorar a muchos porque luce siempre fresca y natural. No usa maquillaje en exceso y deja ver sus pecas, hecho que en la actualidad también es una tendencia de moda.

La nueva duquesa, por otra parte, no se caracteriza por lucir seria o demasiado formal en los eventos públicos. Y su sonrisa suele ser agradable y le ha permitido al público querer acercarse más a ella.

Además es siempre muy afectiva en sus atenciones con el príncipe Harry. Cuando la pareja real ha aparecido en eventos públicos ella siempre busca su mano, lo abraza e incluso lo besa. Hechos que tampoco son protocolarios, pero que a ella parecen no importarle.

View this post on Instagram

The #DuchessofSussex spent her 37th birthday at #PrinceHarry’s BFF’s wedding on Saturday, August 4, and of course, we’re here to talk about her latest outfit. But what some dubbed a “wardrobe malfunction”—when #MeghanMarkle’s black lace bra peeked out over the buttons of her $328 #ClubMonaco dress—we call a chic fashion statement, even though the queen probably wouldn’t approve. After all, can’t a gal wear her (albeit gorgeous) birthday knickers in peace? #TheDuchess was quick to “recover” from her brassiere’s debut by buttoning up her color-blocked Club Monaco dress a little higher (we’re assuming that there’s a “no-show bra” #royalprotocol she had to follow here). She paired the now sold-out frock with her go-to #Aquazzura heels, #PhilipTreacy hat, black leather belt and woven clutch. Bra-show or no, we think Meghan looks stunning. What about you? Here’s hoping her big 3-7 included lots of cake and a special toast, too. 👸🏽🥂🍰🙌

A post shared by Royally Obsessed Podcast (@royallyobsessedpodcast) on

A diferencia de la duquesa de Cambridge, Kate Middelton, las reacciones y sonrisas de Markle son más efusivas, menos ensayadas o posadas como de revista.

View this post on Instagram

ردود أفعال. 1️⃣ هكذا اتخيل ردة فعل الدوقة ميغان ماركل لما انتقدها بمزح 😁 2️⃣ وهكذا اتخيل ردة فعل الدوقة كيت لما انتقدها بمزح 😁 مبسوطين لأن نقدي غير جارح 😅 ولأن نفسيتهم حلوة 💕😉 انتقدت سابقاً ولعدة مرات الدوقة كيت، في اختياراتها لاطلالاتها، والان اشوفها اتحسنت كثير 😃 ومثل ما انتقدها، امدح فيها. نفس الشي مع الدوقة ميغان، احب شخصيتها الجذابة، ربما بوجود بعض الاخفاقات في الاطلالات صرت انتقدها. لكن، كله بمزح وخفة دم 😁 لا افعل ذلك بنية سيئة 😇 اهم شي النقد في الستايل وليس في الشخصية، يعني ما وصلت اني انقد شخصيتهم،، بعد… 😇

A post shared by hOpe (@iamh0pe) on

Parece que la duquesa de Sussex no quiere o puede entender la diferencia entre los actos públicos a los privados, en donde Harry no tiene ningún inconveniente en sujetar su mano. Aunque el mismo príncipe parece que termina cediendo al sentir el rose de los dedos de su ahora esposa, ya que ella siempre suele buscarlo en la distancia.

View this post on Instagram

Why do these two look so good together???? 👀♥️✨

A post shared by ROYAL STYLE (@royalstylechild) on