La Víbora: La cosa pinta color de hormiga para el viudo de Jenni Rivera

A nuestra serpiente comentarista del entretenimiento no se escapa nada ni nadie
La Víbora: La cosa pinta color de hormiga para el viudo de Jenni Rivera
A Esteban Loaiza le esperan no solo varios años de cárcel –se especula que diez–, sino también la inminente deportación,./Archivo

Viborolectores, yo por más que le busco una justificación a lo que parece que hizo Esteban Loaiza, el viudo de Jenni Rivera, no la hallo. Yo siempre lo consideré medio raro y de mañas muy dudosas, pero nunca pensé que pudiera llegar a tanto. Digo, ya con haberle metido mano al dinero de Jenni sin permiso ya era como que mucho, ¿no creen?

Ahora las cosas no pintan nada bien para el expelotero, porque esta semana se dio a conocer que cambió su declaración ante la corte. Ahora le dijo a un juez que era culpable de la posesión y distribución de 44 libras de droga, cuando hace unos meses había dicho que no lo era.

Esteban Loaiza se declaró no culpable de posesión de droga
Esteban Loaiza se declaró culpable de narcotráfico./Archivo

Sin embargo, todo parecía estar en contra de Loaiza. Supongo que las evidencias eran más que contundentes, así que los medios dieron a conocer que el extpicher, que está preso desde febrero en una cárcel de San Diego, dijo que sí, que traficó y transportó drogas.

O sea que si Jenni estuviera viva se volvía a morir, aunque quizá para ella no hubiera sido ninguna sorpresa, porque acuérdense cómo ella contó con lujo de detalles lo que vivió con ese rufián, entre otras cosas que era muy espléndido con los regalos, pero que compraba con dinero de ella.

Con ese cambio en la declaración, a Esteban le esperan no solo varios años de cárcel –se especula que diez–, sino también la inminente deportación, puesto que no es ciudadano estadounidense. Todo esto le sucede a pesar de que en su carrera en las grandes ligas ganó más de 40 millones de dólares. ¿Pueden creer ustedes semejante cosa?

Y en otros asuntos, pobrecita de Chiquis Rivera, ya déjenla en paz con su gordura, total, eso ya viene de familia. Me consta que por más y más que hace, nomás no baja ni un gramo. Y es que como ella dice, le encanta entrarle al pan y a las tortillas.

Chiquis Rivera en el programa "Buenos días familia" de Estrella TV
La gordura de la Chiquis es de familia./Archivo

¿Y saben qué otro problema tiene? está rodeada de pura peso pesado. ¿Han visto los videos en los que salen sus amigas y asistentes? Todas son chonchas, todas. Eso, siendo sinceros, no ayuda en nada porque entonces ninguna se mide para entrarle a los tacos, a las tortas, a los tlacoyos, a los tamales. Es como los alcohólicos, ¿me explico? Si tienes ese vicio, no te debes juntar con otros que tengan esa debilidad.

Por eso me da risa cuando presume que se alimenta muy sanamente, con licuados de frutas, verduras y cosas de esas. Si eso fuera cierto, ¿por qué sigue con esas curvas tan peligrosas (literalmente)? La solución es que cambie de amigas, es todo lo que tiene que hacer.