La nueva tendencia de cabello que amarás por lo fácil que es mantenerla

Foto: Instagram

Aclarar el cabello con un efecto de tono degradé causó furor alrededor del mundo en los últimos años. El balayage fue la última tendencia, que le quitó protagonismo a la técnica conocida como “baby lights” o “visos”. La idea de este estilo que tuvo mucha aceptación es otorgarle zonas de luz en tonos diferentes pero de la misma gama al cabello, para darle más movimiento.

Ahora los estilistas han profundizado y perfeccionado esta técnica, llegando a lo que llaman “shadow toning” (ajuste de sombras). Los expertos en cabello dieron con esta idea para mantener la sofisticación que el balayage le entrega al cabello pero con una mejoría: que mantenerlo a lo largo del tiempo fuese más fácil y menos esclavizante.

La diferencia de ambas técnicas es que el balayage requiere decolorar el cabello, mientras que el shadow toning permite trabajar con la base del color real de la melena, y a partir de eso, jugar con el efecto ombré.

La idea de esta nueva tendencia es mezclar el efecto de balayage con los “baby lights”, entregándole un aspecto mucho más natural y orgánico al cabello. Además, es menos invasivo que el clásico balayage pues no se tiene que teñir ni decolorar el cabello con tanta frecuencia. El estilista debe jugar con los tonos y customizar uno especial de acuerdo al tono base.

“En el tazón de champú, se aplica una fórmula personalizada de tintes semipermanentes en el área de la raíz, dejando fuera la línea del cabello para mantener el brillo. Dejo que repose durante 10 a 15 minutos y aplico un tónico a los medios y extremos que se ha formulado para satisfacer las necesidades de decoloración del cliente”, cuenta el colorista John Wright a Vogue.

Las celebridades como Gigi Hadid, Miley Cyrus, Vanessa Hudgens y Rosie Hungtington aman esta tendencia porque les permite jugar con los tonos y diferentes gamas de su cabello pero sin dañarlo con decolorantes y tinturas tan seguido.