Debbie Murcasel-Powell visitó en junio de 2018 el centro de detención Krome en el suroeste de Miami-Dade. Foto: suministrada