Familiares y activistas piden la liberación de Gladis Hernández

La protesta para que dejen salir de Adelanto a la vendedora ambulante es este domingo en L.A.
Familiares y activistas piden la liberación de Gladis Hernández
Gladis Hernández, de 39 años, fue arrestada en julio pasado. (Suministrada)

El último 7 de julio, Gladis Hernández se despidió de su esposo y sus hijos para salir a vender hot dogs, como lo hace desde varios años atrás. Poco imaginaba la familia de seis, que este sería el inicio de una pesadilla.

La madre, de 39 años de edad, se instaló con su carrito de hot dogs cerca del nuevo estadio de futbol de LAFC, en la intersección de la calle Martin Luther King Jr. y Figueroa, según contó su esposo Ernesto Morán. La acompañaba su hijo de 13 años.

“De lo que me cuenta mi hijo es que vino un agente en una patrulla blanca, no las regulares, y le pidió la identificación a mi esposa y al revisar, le dijo que tenía orden de arresto”, dijo Morán, quien manifiesta sentirse destrozado ya que desde ese día no ha visto a su esposa.

Hernández fue detenida por Inmigración y actualmente se encuentra en el centro de detención de Adelanto, en el condado de San Bernardino.

Morán dijo que cuando su esposa llegó a este país de su natal El Salvador hace 13 años, iba en busca de su padre en Arizona. Poco después se mudó a California pero en el proceso, Inmigración le envió una carta.

“¿Cómo iban a saber a dónde enviársela si no tenían ni su dirección?” cuestionó el hombre asegurando que esta fue una comunicación que nunca llegó a manos de Hernández.

Actualmente la familia vive en Bakersfield, pero viajan de manera constante a Los Ángeles a trabajar.

La carta enviada hace un año y para la cual no hubo respuesta, fue lo que apareció hace poco en el historial de la salvadoreña, cuenta su esposo.

Agrega que el día del incidente, su esposa tuvo la oportunidad de comunicarse con él y que cuando llegó, aún estaban las autoridades con ella.

“Todavía llegué a hablar con el agente que me dijo que solo estaban chequeando [su identificación]”, recordó el hombre, de 37 años.

Sin embargo, agrega, que poco después el agente le pidió que tomara a su hijo y que se fueran porque él también “corría peligro”.

Morán dijo que se alejó a una distancia prudente y vio cómo “en cuestión de minutos las autoridades se deshicieron del carrito y la mercancía”.

“Ya no pude ver ni grabar cuando se llevaban a mi esposa porque me tuve que ir de ahí. Ya me habían visto”, señaló con pesar.

El hombre, también de origen salvadoreño, dijo que sus hijos más pequeños son los que más sufren.

“Quieren ver a su madre. En la noche cuando nos vamos a acostar es cuando me preguntan por ella”, contó y aseguró que él siente estrés, temor y ansiedad por lo que está ocurriendo.

Morán también es vendedor ambulante, pero manifiesta que tras lo sucedido con su esposa teme salir a las calles.

Afortunadamente lograron conseguir un abogado a tiempo, quien ayudó a detener la deportación de Hernández.

“Ocupamos lo poquito que teníamos ahorrado para ayudarla pero vamos a necesitar más para pagar su fianza”, dijo y comentó que le pidieron llevar ciertos documentos para el 23 de agosto, fecha en la que probablemente le establezcan una fianza.

“Siento muy feo porque todos estos años hemos estado juntos hasta ahorita. Me hace falta mi esposa”.

Gladis Araceli Hernández (centro) fue detenida por inmigración el 7 de julio. En la foto esta acompañada de sus hijos (Suministrada)

Activistas: ‘Los Ángeles no es ciudad santuario’

Rubén Ruiz, miembro de la organización Serve the People L.A. —y uno de los organizadores de la manifestación para ayudar a liberar a Hernández— dijo que el abogado está optimista sobre el caso.

Sin embargo, señaló que este tipo de arresto es una acción que últimamente se ve más a menudo en Los Ángeles, lo de —según califica— “secuestrar” a inmigrantes en sus casas o en la calle.

“En el área del este de Los Ángeles hemos contado al menos 12 detenciones de esta forma en el ultimo año”, dijo Ruiz.

Pese a que California y sobre todo la ciudad de Los Ángeles se autoproclamaron lugares santuarios para sus inmigrantes, esto no ha servido, dicen los activistas.

“La policía que detuvo a [Hernández] era policía estatal. No sé por qué están trabajando con ICE”, dijo Ruiz.

Para luchar a favor de Gladis Hernández, su esposo, hijos y activistas tienen planeado una protesta para este domingo 19 de agosto frente al LA Memorial Coliseum a partir de las 6:00 p.m. La reunión será en la intersección del bulevar Martin Luther King Jr. y la calle Figueroa, mismo lugar donde fue detenida Hernández.

Ruiz dijo que tras este evento la organización reforzará sus tácticas informativas con la comunidad inmigrante y sobre todo con los vendedores ambulantes.

“Tocaremos puertas, hablaremos con los vendedores ambulantes, con los inmigrantes en las calles. Nuestro grupo va a luchar para detener estos acosos de ICE”, señaló. “Estamos aquí para ayudar porque todos tenemos familiares o conocidos que son inmigrantes”

Para donar para la liberación de Hernández visite: https://www.gofundme.com/free-gladis-from-ice-detention