Argentina: Filman el impresionante rescate de una ballena varada en San Clemente

Más de 6 profesionales de la Fundación Mundo Marino estuvieron horas en el mar para salvarla

Una ballena jorobada juvenil, de 32 pies (unos diez metros) de largo, varada a unos 300 metros de la costa en San Clemente, Argentina, y que estaba además enredada en una red de pesca que comprimía su aleta dorsal, fue asistida por un grupo de rescatistas que pudieron devolverla al mar a pesar de presentar signos de agotamiento que ponían en peligro su vida.

El esfuerzo por salvarla requirió toda la experiencia de estos biólogos que cuentan en su haber el rescate de más de 30 delfines y ballenas y son miembros de la Fundación Mundo Marino:

Rescatistas de la Fundación Mundo Marino salvaron a una ballena varada en Punta RasaLa ballena fue asistida por profesionales de la Fundación Mundo Marino que lograron liberarla de un varamiento y de un trasmallo enredado en su aleta caudal. Pese a la lluvia, fuertes vientos y bajas temperaturas, más de 6 profesionales estuvieron durante horas en el mar para socorrerla.Una vez desencajada del fondo, y a pesar de sus músculos acalambrados, el animal reaccionó y comenzó a mover sus aletas pectorales más ágilmente y a pegar coletazos. Ese fue el momento en el que el equipo de la Fundación decidió alejarse de él para que pudiera desplazarse a su voluntad sin poner en riesgo a los rescatistas. A partir de ahí, ya de noche y sin visibilidad, comenzó una vigilia mientras se esperaba que, ya liberada, la ballena pudiera encontrar por sus propios medios el camino a mar abierto. “La causa de varamiento es difícil de determinar. Pueden varar por acercarse a la costa en búsqueda de alimento o verse sorprendidos por la bajamar. Pero lo más común es que el varamiento tenga una causa patológica. En este caso, es importante documentar la interacción con redes de pesca que suelen ser trampas mortales una vez que son abandonadas en el mar”, explicó Sergio Rodríguez Heredia, biólogo y responsable de Centro de Rescate y Rehabilitación de la Fundación Mundo Marino.

Posted by Fundacion Mundo Marino on Tuesday, August 21, 2018

El cetáceo tenía el 70% de su cuerpo fuera del agua, estaba en un área pantanosa de un metro y medio de profundidad, soportando fuertes vientos, en Punta Rasa, el extremo sur de la Bahía de Samborombón. Un vecino del lugar la divisó desde la costa y alertó a los biólogos de la Fundación Mundo Marino que se acercaron a socorrerla.

Al acercarse con un bote el equipo de rescate comprobó que la ballena intentaba liberarse de la red, aunque ya no con mucha fuerza, por lo que el tiempo se agotaba. Se comprobó que la ballena jorobada estaba totalmente apoyada en el fondo. Por eso, aprovechando la marea que subía, el equipo realizó una serie de maniobras y movimientos para sacar el animal del pozo que su propio peso y movimiento habían creado en el fondo pantanoso.

“Al acercarnos procedimos a quitar la malla que se enredó en su aleta caudal. Luego aplicamos un protocolo con técnicas de reflotación para intentar desencajar al animal. A pesar de que la marea crecía y el mar comenzó a picarse, logramos liberarla del varamiento y girarla con dirección mar adentro, ya que estaba orientada con una posición hacia la costa”, explicó Sergio Rodríguez Heredia, biólogo y responsable de Centro de Rescate y Rehabilitación de la Fundación Mundo Marino.

Una vez desencajado del fondo, y a pesar de sus músculos acalambrados, el animal reaccionó y comenzó a mover sus aletas pectorales más ágilmente y a pegar coletazos. En ese momento el equipo decidió alejarse para que pudiera desplazarse a su voluntad sin poner en riesgo a los rescatistas. A partir de ahí, ya de noche y sin visibilidad, comenzó una vigilia mientras se esperaba que, ya liberada, la ballena pudiera encontrar por sus propios medios el camino a mar abierto.