La industria de alimentos sufre por las políticas de Trump

La industria de alimentos sufre por las políticas de Trump
Chef Marie Curie. (Pilar Marrero)

Edward Medina nunca había contratado a una mujer carnicera, ya que generalmente es un oficio que atrae principalmente a los hombres, pero la situación del mercado laboral inmigrante ha cambiado notablemente durante el gobierno de Donald Trump.

“No podemos encontrar a hombres carniceros, de hecho, es tan difícil retener trabajadores en este momento que casi le diría que no intente establecer un negocio ahora”, dijo Edward Medina, CEO de Ramona’s Food Group, fabricante de productos latinos.

“Se está volviendo extremadamente difícil en estos momentos conseguir trabajadores calificados y hay que hacer lo posible por retener a los que tenemos”, agregó. “Ni siquiera podemos hacer prueba de drogas para excluir a empleados. Nos quedaríamos sin suficientes personas”.

Medina no fue el único en expresar esta queja durante un evento en el centro de convenciones, el show comercial Sabor Latino, donde acudieron miles de personas relacionadas a esa industria esta semana. Los inmigrantes -incluyendo los indocumentados- son tan importantes para la economía de alimentos a todo nivel, que es imposible evitar el tema.

Edward Medina, CEO De Ramona’s Foods. (Pilar Marrero)

 

La chef Maria Curie, dueña del restaurante familiar El Coraloense en Bell Gardens, dijo que el temor a las redadas y a las deportaciones causa graves problemas en las cocinas de los negocios como el suyo.

“Hemos tenido muy malas experiencias en nuestro restaurante con empleados fabulosos, por los que yo haría de todo para ayudarlos a obtener sus papeles”, dijo Curie. “Pero lamentablemente cada vez hay más trabas para ello”.

La fundadora del restaurante, uno de los más premiados del sur de California por su preparación de mariscos estilo Sinaloa y Nayarit, explica que conoce a por lo menos dos chefs que están sufriendo los efectos de la situación migratoria.

“Uno pudo legalizar pero su esposa no, porque entró ilegalmente. Ahora él tuvo que irse a México solo, por la muerte de su madre, porque ella no puede salir y están con la incertidumbre de lo que pasará en el futuro”, dijo Curie. “Otro chef buenísimo hizo de todo para extender su visa, pero fue imposible”.

Más allá de la cocina, el ambiente también afecta a la clientela de El Coraloense, mayormente latina, dijo la chef, donde se están viendo deportaciones y separaciones familiares.

Y también afecta a los bolsillos de la empresa, cuando aumentan -como en este momento- los costos de importación de alimentos como los aguacates, los limones, el tomate y otros por la imposición de nuevos aranceles.

Lily Rocha, fundadora de Sabor Latino, y miembro de la junta directiva dela Asociación de la Industria de Alimentos Latinos, dijo que aún en el marco de este show comercial que celebra un mercado de gran importancia en el país, es palpable la preocupación sobre el particular.

“Este tema es de gran importancia en estos momentos”, dijo Rocha. “Es por eso que estamos teniendo esta conversación y también estamos involucrados en trabajar con el sector gubernamental”.

La Fundación Miguel Contreras, parte de la Federación de Trabajadores del condado de Los Ángeles, coorganizó la discusión junto con la Cámara  Latina de Comercio local.

Betzabell Estudillo, directora de política migratoria para la fundación, dijo que el aumento en lo que llamó las “redadas silenciosas”, o auditorías de los documentos I-9 para verificar la autorización de empleo de los trabajadores, también ha sido notable.

“Un negocio puede perder a sus empleados de la noche a la mañana”, dijo Estudillo, indicando que eso ocurrió hace unos meses cuando se realizó una redada en un 711 de Rampart, en Los Ángeles”.

No sólo los trabajadores, sino la clientela dejó de ir al lugar. Es muy destructivo y cuesta dinero a las empresas”.
Fernando Vasquez, alcalde de Downey y dueño de varias empresas incluyendo Barriles Restobar que abrió hace poco en su ciudad, dijo que nunca había visto un ambiente como el de hoy.

“En este momento, la industria de restaurantes está perdiendo empleados a diestra y siniestra y es necesario recompensar a trabajadores mediocres para mantener abierto un negocio”, dijo Vasquez. “Es realmente una tragedia lo que está ocurriendo porque, en mi experiencia, los inmigrantes están entre los trabajadores más dedicados y productivos”..