LA’s BEST cumple 30 años

Desde hace tres décadas, el programa para después de clase ayuda a niños y padres de la comunidad
LA’s BEST cumple 30 años
En LA´s BEST los estudiantes pueden tomar clases de robótica, tecnología, o arte, entre muchas otras.

“No sé qué hubiese hecho sin LA’s BEST. Este programa me salvó la vida”. En entrevista con La Opinión, Wendy Ruiz, madre de tres niñas, recordó su infancia y el rol fundamental que el programa tuvo para ella y su familia.

“Mi mamá falleció cuando yo tenía 7 años de edad y mi papá solo nos crió, a mí y a mis tres hermanos”, compartió la hija de inmigrantes salvadoreños.

De niña, Ruiz vivía en los proyectos de Aliso Village, Los Ángeles, que fueron demolidos en 1999.

“Yo fui a la escuela Utah Street Elementary, que estaba rodeada por los proyectos. En los años 90 era una de las zonas más peligrosas de Los Ángeles. La violencia estaba por todos lados”, recordó Ruiz. “Pero mis hermanos y yo tuvimos la suerte de ir a LA’s BEST. El programa me introdujo a la ciencia, a las matemáticas, a los deportes, al “cheer leading”. En lugar de estar en las calles metiéndome en problemas, o sola en la casa sin supervisión, estaba en la escuela aprendiendo y haciéndome amigos de otros niños de mi comunidad”.

Tres décadas con la comunidad

LA’s BEST es un programa para después de clases, que se ofrece de manera gratuita en 200 escuelas de LAUSD y al que asisten alrededor de 25,000 estudiantes. El programa ayuda a los niños a hacer la tarea, ofrece clases de arte, deportes, ciencias, robótica y mucho más. Los estudiantes también reciben una cena gratis, antes de regresar a sus hogares.

“Este año, celebramos 30 años en la comunidad y estamos muy entusiasmados, buscando expandir el alcance de LA’s BEST a más escuelas y ofrecer el programa a más estudiantes”, indicó Eric Gurna, Presidente y Director Ejecutivo de LA’s BEST.

En entrevista con La Opinión, Gurna explicó algunos de los planes para el futuro.

“En estos 30 años, LA’s BEST se ha ido acomodando a los cambios y desafiando nuevos obstáculos. Por ejemplo, ahora ofrecemos una cena caliente a los niños, en lugar de un bocadillo, porque sabemos de los desafíos que enfrentan muchas familias en la actualidad”, señaló.

El programa está subvencionado por fondos municipales, estatales y federales y también privados. Pero con el aumento del costo de vida y del salario mínimo, entre otros, dichos fondos no son suficientes para cubrir todos los costos.
La nueva campaña de LA’s BEST, “Nuestra ciudad, nuestros niños” (Our City, Our Kids) busca expandir el alcance del programa para que no haya niños en lista de espera y para que este pueda ofrecerse en otras escuelas.

“Queremos que todos los niños sepan que la Ciudad se preocupa por ellos y por las necesidades de su familia. Y para ello, necesitamos el apoyo de ciudadanos, empresas y corporaciones que colaboren para mantener el programa”, señaló.

Los estudiantes reciben ayuda con la tarea.

Mucho más que cuidado para niños

LA’s BEST es una solución para los padres que trabajan todo el día y no pueden recoger a sus hijos antes de las 6:00 p.m. Al quedarse en la escuela, bajo el cuidado de personal especializado, los padres se sienten seguros de que sus hijos no están en la calle, o en la casa, sin supervisión.

“Pero no sólo se benefician los padres que trabajan, sino a aquellos que están en la casa, pero no pueden costear actividades extracurriculares para sus hijos, como arte y deportes, y que enriquecen su formación”, indicó Gurna.

“Es una pena que no todas las escuelas cuenten con un programa como este”, coincidió Ruiz, cuyas hijas asisten al mismo programa que la vio crecer. “Yo elegí la escuela para mis niñas, porque ofrecía LA’s BEST y puedo ver la diferencia que hace en sus vidas”, agregó Ruiz.

“Mis padres nos hubiesen dado la vida, pero las circunstancias no lo permitieron. Tenían que trabajar todo el día y no tenían los recursos necesarios. Todos los niños deberían tener la oportunidad de tener a alguien después de la escuela que los reciba, que los ayude con la tarea”, reflexionó la madre angelina.

“Viniendo de dónde vengo, una niña como yo nunca hubiese conocido otras realidades. Con el LA’s BEST pude ir a museos, al acuario, incluso pude ir al campamento Astro (Astro Camp) donde pude ver a los planetas de cerca, con telescopios, por primera vez en mi vida”, recordó emocionada.

“Esto es especialmente cierto para las familias hispanas y de bajos recursos. El programa nos abre la puerta a una realidad, que de otro modo, nunca hubiésemos conocido”, agregó.

Para más información, puedes visitar: https://lasbest.org/

Alrededor de la web