Funcionario de alto rango deja cargo tras acusar a Administración de dar espalda a estudiantes

Frotman acusó al director interino de la CFBP, Mick Mulvaney, de proteger a poderosas instituciones financieras y "abandonar" a estudiantes que son víctimas de sus prácticas "depredadoras"

WASHINGTON—Seth Frotman supervisó desde 2016 el mercado de préstamos estudiantiles en el Buró de Protección Financiera del Consumidor (CFPB) pero dejará el cargo el viernes próximo, frustrado porque, a su juicio, la Administración le está dando la espalda a 44 millones de estudiantes y escudando a poderosas instituciones financieras “depredadoras”.

Frotman presentó su carta de renuncia ayer al director interino de la CFPB, Mick Mulvaney, pero dejará formalmente el cargo el próximo sábado, abandonando el puesto que supervisa el mercado de préstamos universitarios por $1,5 billones.

En la misiva, que se ganó elogios de grupos progresistas, Frotman no ocultó su frustración con el rumbo que ha elegido la CFPB, creada en 2011 con el objetivo de proteger la información financiera de los estadounidenses de prestamistas “depredadores”.

“Después de diez meses bajo su liderazgo, ha quedado claro que los consumidores ya no tienen de su lado” una agencia “sólida e independiente”, se quejó Frotman, quien ha trabajado en la agencia desde sus comienzos.

Mulvaney asumió el cargo de director interino en noviembre pasado, y en la misiva, Frotman dijo que, bajo su liderazgo, la CFBP “ha abandonado a los propios consumidores que debió proteger” por órdenes del Congreso.

“Usted ha usado el Buró para cumplir los deseos de las compañías financieras más poderosas de EEUU”,  en vez de proteger a personas vulnerables, afirmó Frotman, el “ombudsman” de los estudiantes en la CFBP.

Frotman acusó a Mulvaney de frenar la publicación de un informe que alerta al público sobre los cargos excesivos que los bancos más grandes del país estaban cobrando a solicitantes de préstamos.

“Cuando el Congreso presionó sobre esto, usted optó por dejar a los estudiantes vulnerables a las prácticas depredadoras y negar cualquier responsabilidad de publicar esta información”, dijo.

Frotman recordó que para millones de estudiantes ahogados en deudas, la CFPB ha sido una “tabla de salvación”, porque la agencia ha luchado contra trabas burocráticas y ha exigido cuentas a empresas de préstamos cuando violan las leyes.

La agencia logró recuperar, desde su creación en 2011 bajo una ley financiera, un total de $750 millones a favor de estudiantes y frenó “las prácticas depredadoras” que se enseñaban contra “millones de personas  en busca del Sueño Americano”.

Según datos oficiales, en Estados Unidos hay más de 44 millones de personas que, en su conjunto, deben $1,52 billones en préstamos estudiantiles. En 2016, el estudiante promedio tenía una deuda pendiente de $37,172 en préstamos universitarios.

El 10,7% de los estudiantes morosos tienen un retraso de al menos 90 días en sus pagos. Los estados más poblados suelen tener también los porcentajes más altos de estudiantes con deudas pendientes, incluyendo California, Florida, Texas y Nueva York, que en su conjunto representan a m más del 20% de los préstamos estudiantiles, según “Enterprise Data Warehouse”.

Frotman delineó los cambios que ha realizado la CFBP recientemente y que, a su juicio, están perjudicando a las familias estadounidenses, incluyendo el debilitamiento de la autoridad de la agencia para supervisar a las empresas prestamistas, una reducción de su independencia, y escudar a empresas que merecen un mayor escrutinio.

En ese sentido, Frotman dijo que, mientras el país afronta un maltrecho sistema de préstamos estudiantiles, el Departamento de Educación, con la venia de la CFBP, está escudando a empresas que perjudicarán a millones de familias.

Mulvaney, antes director de la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca (OMB), ha seguido la política de la Adminitración Trump de anular los reglamentos y regulaciones instituidos durante la presidencia de Barack Obama, según sus detractores.

Su oficina explicó que no hace comentarios sobre asuntos de personal pero agradece el servicio de todo funcionario que decide abandonar la CFPB en busca de otras oportunidades.

Remington Gregg, abogado y especialista en justicia civil y derechos de los consumidores del grupo “Public Citizen”,  criticó que la CFBP esté revirtiendo cuanta regulación pueda anular y frenando la aplicación de las leyes que defienden a los consumidores.

En vez de proteger a estudiantes, ancianos y veteranos de guerra, la CFBP bajo Mulvaney está permitiendo que prestamistas depredadores y universidades fraudulentas operen “con impunidad”, subrayó.