Cómo ahorrar tiempo y dinero en compras de alimentos


Consumer Reports solicitó a los expertos, así como a nuestros seguidores de Facebook, sus mejores consejos para comprar alimentos, ahorrar tiempo y dinero. Elige algunas de estas tácticas para implementar en las próximas semanas; podrías descontar hasta un 40% en tu factura.

1. Mira hacia arriba y abajo. Encontrarás las versiones genéricas de bajo costo de cereales, mezclas para pasteles, productos de papel y otros alimentos básicos de alta rotación en los estantes más bajos y más altos de los supermercados. Las tiendas minoristas pueden cobrar a los fabricantes una tarifa para ubicar sus productos a la altura de los ojos.

2. Usa aplicaciones de descuento. Dos que nos gustan son Ibotta y Flipp. Ambas coordinan tus tarjetas de fidelidad de la tienda con descuentos y cupones actuales. Con Flipp, escanea la aplicación con el escáner en la caja del mercado para aplicar ahorros en el punto de venta. Con Ibotta, selecciona descuentos en la aplicación y fotografía tus recibos para importar ahorros a tu cuenta de Ibotta. Los ahorros se transfieren a una aplicación de pago, como PayPal, o una tarjeta de regalo. “Recientemente cobré $100 en tarjetas de regalo de Amazon”, dice Geriann McMurray-Markwell, usuaria de Ibotta en Nampa, Idaho. “Me tomó alrededor de un año, pero valió la pena el mínimo esfuerzo”. Mary-Ann Johnson de Flagstaff, Arizona, dice que usa la aplicación de tarjeta del club de Kroger para obtener productos y muestras gratis. Algunos programas de lealtad, especialmente Safeway y Stop & Shop, también te permiten generar recompensas para comprar gasolina en gasolineras afiliadas.

3. Recibe ayuda de navegación. Algunas aplicaciones del club de lealtad de la tienda te permiten ubicar artículos por pasillo, lo que puede ayudarte a evitar pasillos que se entrecruzan y más tentaciones. En las principales cadenas, la aplicación Flipp puede hacer lo mismo.

4. Mantén una calculadora a mano. Las etiquetas en los estantes con los precios por unidad debajo de cada producto pueden ayudarte a comparar precios. Pero si la tienda no tiene estas etiquetas (solo 9 estados lo exigen), utiliza la calculadora de tu teléfono inteligente. Divide el precio por el número de unidades en cada paquete que comparas. Si, por ejemplo, el precio de un refresco con gas es por onza líquida y el de otro es por litro, pregunta a Google cuántas onzas hay en un litro y haz la conversión. Consumers Union, la división de políticas y movilización de Consumer Reports, insta a los supermercados a poner etiquetas con precios por unidad en sus estanterías.

5. Solicita un vale [rain check]. Cuando un artículo está agotado, solicita a un empleado de la tienda un vale (un pagaré en papel) que puedas usar como un cupón cuando el artículo esté en existencias. “Ahorré cientos de dólares de esta manera”, dice Jeanette Pavini, analista de ahorros para el consumidor de Quotient, con sede en Mountain View, California, que administra la aplicación de compras y el sitio web Coupons.com.

6. Compra los productos de la marca de la tienda. Los catadores capacitados de CR han encontrado marcas de la tienda con una calidad igual o superior que la de los artículos de marca, a precios de 15 a 30% más bajos. Eso es porque los productos genéricos a veces son fabricados por las mismas compañías que fabrican los alimentos de marca. Trader Joe’s se destacó por sus marcas de tienda en nuestra encuesta. En pruebas de degustación anteriores sobre 57 marcas de la tienda, descubrimos que 33 eran igual de buenas o mejores que la marca comparable, incluidas las categorías de productos de camarones congelados, anacardos [o nueces de la India] tostados, cócteles de jugo de arándanos, kétchup, jarabe de maple, mayonesa, verduras mixtas congeladas, mozzarella rallada y helado de vainilla.

7. Usa una tarjeta de reembolso. Descubrimos grandes ahorros posibles con la tarjeta American Express Blue Cash Preferred, que paga un 6% en los primeros $6,000 en comestibles cada año, así como un 3% en compras de gasolina y tiendas departamentales, y un 1% en otras compras. También devuelve $150 si gastas $1,000 durante los primeros 3 meses. Un usuario que gasta $200 mensuales en gasolina, $500 en comestibles, $100 en tiendas departamentales y $300 en otros artículos, ahorraría $583 durante el primer año de propiedad de la tarjeta y $1,449 en los primeros 3 años, incluso al tener en cuenta la tarifa anual de $95. 

8. Compra en horarios tranquilos. Según una encuesta realizada por Time Use Institute, una empresa de consultoría, el horario de compras más concurrido los días laborables es de 4 a 5 p. m. y el menos concurrido es antes de las 8 a. m. y después de las 6 p. m. Los fines de semana, el horario pico abarca de las 11 a. m. al mediodía.

9. Revisa los folletos de la tienda. Solo el 46% de los compradores milénicos [millenials] en nuestra encuesta reciente dijo que leen los folletos de las tiendas para las ventas semanales, en comparación con el 51% de la generación X y el 63% de la generación de la posguerra [baby boomers]. La mayoría de los folletos están en línea, por lo que la tarea de revisarlos es bastante sencilla, incluso para el público digital.

10. Utiliza los cupones. Busca tiendas que dupliquen o incluso tripliquen el valor de los cupones impresos de los fabricantes. Ciertos minoristas lo hacen todos los días o semanas, otros con menos regularidad. En el noreste, Stop & Shop duplica el valor de los cupones impresos de los fabricantes todos los días. Bi-Lo, en Georgia, North Carolina y South Carolina, duplica los cupones con un valor de 60 centavos o menos todos los días, a menos que se indique lo contrario en la tienda individual. (En ambas cadenas, se aplican otras restricciones).

11. Realiza un inventario de tu alacena. Los estadounidenses tiran la cuarta parte de los alimentos y bebidas que compran con un costo de hasta $2,275 anuales para una familia promedio de 4 personas, dice el Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales. Utiliza la aplicación gratuita USDA FoodKeeper para obtener pautas sobre cómo almacenar alimentos. O haz lo que hace Maggie Pallan, una chef profesional en Las Vegas. Ella utiliza una hoja de cálculo de lo que tiene en su casa para evitar comprar productos que ya posee. “Trato mis compras de comestibles caseros de la misma manera que mi negocio”, dice.

12. Recibe descuentos para personas mayores Varias cadenas, incluidas Bi-Lo, Harris Teeter, Hy-Vee y Publix, ofrecen descuentos del 5%, ya sea en días específicos o cuando presentas una tarjeta de identificación especial de la tienda. El descuento de Fred Meyer es del 10%. En algunos casos, debes tener, al menos, 60 años para calificar.

13. Pesa la fruta y verdura en bolsas. Los productos perecedores preembolsados generalmente son más baratos por libra que las piezas individuales. Usa la báscula de productos para comparar las bolsas porque no tienen un peso uniforme. Un informante de CR encontró bolsas de 3 libras de manzanas rojas deliciosas en un Stop & Shop cerca de nuestra sede de Yonkers con un peso de 3.06 a 3.36 libras, un adicional del 10%.

14. Compra en grandes cantidades. Cuando haya una oferta de 10 latas de tu sopa favorita a $10, llévatelas. Si no tienes espacio para almacenar tantas unidades, consulta el texto de la promoción para ver si debes comprar las 10 unidades para recibir el descuento.

15. Realiza un seguimiento de los precios. Durante algunas semanas, registra los precios de los artículos que sueles comprar cuando realices las compras de alimentos. “Podrás encontrar los mejores precios para productos específicos y podrás abastecerte cuando ocurra una verdadera caída de precios”, dice Terrence Briggs de Germantown, Maryland. El seguimiento de precios también te ayuda a ver cuándo una oferta de “10 paquetes por $10” realmente es una oferta y no solo una trampa.

16. Encuentra ofertas en línea. Las tiendas de comestibles en línea a menudo renuncian a la tarifa de envío o dan descuentos para los clientes que compran por primera vez. Incluso con los gastos de envío, la compra en línea puede ayudar a descubrir el ahorro en ciertos tipos de alimentos, en especial en bocadillos, alimentos dietéticos especiales, café y pastas, indica Sam Gagliardi, jefe de comercio electrónico en IRI Worldwide, una compañía de investigación de mercado en Chicago. Los vendedores en línea como AmazonFresh suelen ofrecer precios de hasta la mitad del valor de los precios de las cadenas de supermercados regionales porque coinciden con los precios nacionales de Walmart y los clubes de bodegas, explica Gagliardi.

17. Compra en la farmacia. Las tiendas de conveniencia, las farmacias e incluso los minimercados de las gasolineras a veces pueden superar los precios de los mercados tradicionales con respecto a productos básicos como la leche y los huevos. Pero ten en cuenta las fechas de vencimiento, aconseja Heidi Chapnick, socia de FreshXperts, una empresa de consultoría de venta de comida fresca en Mamaroneck, Nueva York. Los alimentos que han superado su fecha de vencimiento aún se pueden vender, si se supone que son “sanos y aptos para el consumo” y que no son peligrosos para los consumidores, según la Administración de Alimentos y Medicamentos.

18. Ten cuidado con las comidas preparadas. Los artículos listos, como el cuscús de arándano o el orzo al limón con piñones, pueden resultar tentadores cuando andas con prisa. No obstante, para los artículos simples, como las verduras salteadas, la preparación casera puede costar aproximadamente la mitad del precio y puede requerir menos de media hora de trabajo, dicen nuestros expertos en alimentos de RC. Otra cosa buena de la preparación en casa: menos ingredientes innecesarios. Un informe de 2016 de CR reveló que las comidas preparadas del supermercado podrían no fabricarse en la tienda y podrían contener conservantes y sal en exceso.

19. Busca los artículos ‘como están’. Los plátanos demasiado maduros que encontrarás con descuento podrían ser perfectos para un pan de banana casero. Aprende en qué lugar tienen las tiendas sus secciones de liquidación, dice Annette Economides, quien con su esposo Steve dirige el sitio web MoneySmartFamily.com. Las tiendas Publix, por ejemplo, colocan artículos de liquidación en un estante dedicado.

20. Lleva tus propias bolsas. Esto podría hacer que la carga tarde un poco más, pero también podría ahorrarte dinero en las tiendas que cobran por las bolsas, ya que cada vez más municipios lo requieren. También ayudarás a reducir los desechos de plástico en el medio ambiente. Descubre cómo mantener tus bolsas de compras libres de gérmenes en todo momento.

21. Compra los días entre semana. Ciertos artículos son más baratos entre semana, cuando las tiendas buscan limpiar el inventario, dice Bryan Leach, fundador y CEO de la aplicación de compras Ibotta. Los datos del consumidor recopilados a través de su aplicación muestran que la cerveza es un 9% más barata el lunes y más costosa el sábado, dice. Otros días recomendados para comprar: lunes para el helado y los productos de belleza; martes para el vino; miércoles para productos como verdura y fruta (aunque es solo un descuento del 3%); jueves para productos de limpieza; y viernes para bocadillos. El lunes, comenta, es el día más caro para la fruta y verdura.

22. Usa tu congelador. La congelación de grandes cantidades de alimentos de temporada y en oferta ahorra a la familia promedio de 4 personas $2,000 por año, sostiene Annette Economides. “¿Por qué pagar $4 por libra por arándanos en invierno cuando puedes descongelar los que compraste en verano por 99 centavos?”, indica. La familia Economides incluso congela leche y queso. Cada 30 a 60 días revisan el congelador y crean el menú en función de lo que hay allí.

Nota del editor: este artículo también apareció en la edición de julio de 2017 de la revista Consumer Reports.