Protestan contra Kaiser ante la posibilidad de que empleos sean subcontratados y reubicados

La empresa se defiende y dice que no hay empleador más generoso en el estado que ellos
Protestan contra Kaiser ante la posibilidad de que empleos sean subcontratados y reubicados

Más de 1,000 trabajadores de Kaiser Permanente y miembros de la comunidad salieron a marchar en pleno Día del Trabajo, para protestar por los planes de la corporación de salud de subcontratar servicios y reubicar cientos de empleos del condado de Los Ángeles, lo que dicen, les reduciría las prestaciones laborales y afectaría el cuidado a los pacientes.

“Kaiser Permanente está actuando como si no tuviera otra opción, más que subcontratar empleados y reubicar a otros en áreas donde les van a pagar menos”, dice Steve Allman, un empleado que ha trabajado por 16 años, y cuyo empleo en una bodega en Downey podría darse en subcontratación.

“Los pacientes van a sufrir y los empleos como el mío van a ser eliminados. Nosotros nos sentimos orgullosos del trabajo que hacemos porque nos aseguramos que Kaiser tenga los medicamentos que millones de pacientes necesitan, con exactitud y a tiempo. No se puede subcontratar esa clase de eficiencia, experiencia y orgullo que mis trabajadores y yo ponemos en nuestro trabajo”, subraya.

Los manifestantes salieron del parque Independencia en Downey y caminaron media milla hacia el Centro Médico Kaiser Permanente que está por la autopista Imperial en la misma ciudad.

Trabajadores y miembros de la comunidad llevaron a cabo una protesta en las instalaciones de Kaiser Permanente en la ciudad de Downey en rechazo a los planes de subcontratar y reubicar empleos. (Araceli Martínez/La Opinión).
Trabajadores y miembros de la comunidad llevaron a cabo una protesta en las instalaciones de Kaiser Permanente en la ciudad de Downey en rechazo a los planes de subcontratar y reubicar empleos. (Araceli Martínez/La Opinión).

Recortes

De acuerdo al Sindicato de Trabajadores del Cuidado de la Salud del Oeste (SEIU-UHW), los recortes que Kaiser planea llevar a cabo incluyen subcontratar 70 empleados en la bodega de la farmacia de Downey; subcontratar 34 mensajeros en el laboratorio de North Hollywood; transferir 742 empleos de los centros de llamadas de Hollywood, Baldwin Park y Woodland Hills a otras áreas del estado donde los trabajadores ganarán dos dólares menos por hora.

Otros ajustes son: subcontratar el trabajo de 96 empleados de las bodegas de las farmacias de Oakland y Livermore en el norte de California; así como a 43 enfermeras vocacionales con licencia en San Francisco, Oakland, San Leandro, Santa Clara y Walnut Creek.

También planean cerrar una instalación especializada de enfermería en Manteca, lo que afectaría a las familias de 18 trabajadores y pacientes, a partir del 31 de octubre de 2018. 

Asimismo, van a subcontratar el trabajo de 16 asistentes de estacionamiento y choferes de transporte de traslado en San Francisco.

Ernesto Ruela, trabajador de Kaiser teme verse afectado por los planes de Kaiser Permanente de subcontratar y transferir los servicios de limpieza, comida, transporte y otros. (Araceli Martínez/La Opinión).
Ernesto Ruela, trabajador de Kaiser teme verse afectado por los planes de Kaiser Permanente de subcontratar y transferir los servicios de limpieza, comida, transporte y otros. (Araceli Martínez/La Opinión).

Desde Panorama City, Ernesto Ruela Beltrán vino a Downey para sumarse a la manifestación.

“Kaiser no quiere hacer nuevo contrato con nuestro sindicato. Se nos vence este mes, pero Kaiser no se quiere sentar a la mesa. Estamos peleando por un contrato de cinco años”, dice.

Ruela Beltrán, quien lleva 17 años trabajando en la limpieza, confiesa sentirse humillado y pisoteado.

“Nos quiere aumentar más el copayment (el pago por consulta médica) de 5 a 20 dólares, cobrar más por hospitalización, quitar la pensión, solo dar cobertura al empleado y no a las familias”, dice.

Agrega que están muy preocupados porque han escuchado que Kaiser quiere subcontratar los servicios de limpieza, cocina, transportación, y otros. “Estas nuevas compañías nos contratarían a mitad de salario y empezaríamos de cero. No tomarían en cuenta nuestra antigüedad laboral”, observa.

A Teresa Tejeda, trabajadora de Kaiser que le preocupa que su familia se vea afectada por los planes de Kaiser Permanente de dar en subcontratación muchos de los servicios que ofrecen hoy directamente. (Araceli Martínez/La Opinión).
A Teresa Tejeda, trabajadora de Kaiser que le preocupa que su familia se vea afectada por los planes de Kaiser Permanente de dar en subcontratación muchos de los servicios que ofrecen hoy directamente. (Araceli Martínez/La Opinión).

Teresa Tejeda, quien lleva 15 años de laborar en la limpieza en Kaiser, dice que acudió a la marcha para pelear por sus derechos. “Quieren que otra compañía de fuera nos emplee. Eso significaría que perderíamos beneficios y nos pagarían menos. Me preocupa por nuestras familias”, dice.

De acuerdo a los organizadores sindicales, Kaiser Permanente reportó una reserva de 29,000 millones de dólares en 2017, mientras que a su presidente le pagan más de 10 millones de dólares por año. Pese a ello, buscan recortes profundos que dañarían el cuidado al paciente, dijeron.

Más de 55,000 trabajadores de Kaiser Permanente en California son miembros del sindicato SEIU-UHW. Su contrato laboral nacional con Kaiser termina el 30 de septiembre de 2017.

Una protesta similar se llevó a cabo en Oakland, donde cientos de empleados y aliados marcharon al Centro Médico de Kaiser Permanente en esa ciudad, y bloquearon la intersección cercana a las instalaciones médicas.

Ana Martínez, una miembro de la comunidad de 69 años, se se unió a la manifestación porque dice que Kaiser Permanente les quiere cortar el MediCal. (Araceli Martínez/La Opinión).
Ana Martínez, una miembro de la comunidad de 69 años, se se unió a la manifestación porque dice que Kaiser Permanente les quiere cortar el MediCal. (Araceli Martínez/La Opinión).

Versión de Kaiser

John Nelson, portavoz de Kaiser Permanente, dijo que están decepcionados de que el liderazgo actual del SEIU-UHW, haya escogido describir mal el fuerte compromiso que sostienen con los empleados, y hayan optado por un acercamiento conflictivo y destructivo.

De hecho, consideró que la estrategia sindical es un contraste duro comparado con las relaciones progresistas que han mantenido con otros sindicatos que representan a sus empleados.

Con relación al anuncio de que se llevarán a cabo cientos de despidos o reubicaciones en sus centros de llamadas, precisó que no es verdad.

“Hemos platicado con el sindicato sobre las maneras de mejorar significativamente nuestras operaciones en el centro de llamadas del sur de California para hacerlo con consideración, y con el tiempo minimizar la probabilidad de que cualquier empleado actual pueda ser forzado a perder su empleo”, indicó.

Quejas en la farmacia

Dijo que han trabajado con el sindicato por más de un año para transferir sus operaciones de la bodega de la farmacia interna a un servicio existente proporcionado por UPS Supply Chain Solutions.

“Este cambio que puede afectar hasta 200 empleos a lo largo del estado es necesario para atender los desafíos regulatorios, técnicos y de eficiencia que enfrentamos ahora y en el futuro”, señaló.

“Lo que es importante, es que nunca hacemos decisiones a la ligera. No sabemos de ningún otro empleador que ofrezca un apoyo tan generoso a sus empleados que son afectados por los cambios laborales: tratamos de volver a capacitar y reubicar a nuestra gente primero, y si eso no es posible, les proporcionamos hasta un año de salario y beneficios”, expuso.