5 razones para usar un monedero móvil

Foto: Pixabay

Hoy en día, apenas entras en una farmacia o tienda vas a ver la opción de pagar usando un monedero móvil como Android Pay (que antes se llamaba Google Wallet), Samsung Pay y Apple Pay. Estos monederos móviles pueden contener información de tus tarjetas de crédito, débito o una tarjeta de prepago, junto con otras tarjetas, dentro de tu teléfono inteligente.

Solo alrededor del 15% de los propietarios de teléfonos inteligentes los usan para pagar por sus compras, según reportó la más reciente encuesta de datos de la firma CMB, una empresa de investigación de mercado. Sin embargo, el uso de estos servicios se duplicó entre el 2013 y el 2015 y CMB dice que el aumento continuará en los años próximos.

Estas son 5 razones para ser parte de esta tendencia además de algunas advertencias.

Monederos móviles que ofrecen mayor seguridad. Son más seguros que llevar contigo una tarjeta de crédito en la billetera. Esto es debido a que la información almacenada en un monedero móvil está encriptada, para que los detalles de tu tarjeta de crédito no estén accesibles a nadie. Cuando los monederos móviles transmiten datos para hacer pagos, nunca transmiten los números de tu cuenta. En su lugar, usan códigos de pago cifrados. Y tu teléfono no puede ser abierto sin tu huella digital o un número de identificación personal (PIN), por lo que acceder a tus datos es mucho más difícil que abrir tu cartera o billetera.

Aunque un ladrón pudiera burlar la seguridad, el riesgo para ti es muy bajo. Los monederos móviles normalmente requieren una tarjeta de crédito o de débito subyacente para financiar las transacciones, y esas tarjetas limitan tu responsabilidad por cargos erróneos o fraudulentos a un cargo muy pequeño o ninguno. (Las tarjetas prepagadas que estudiamos y calificamos también se pueden guardar en un monedero móvil, pero necesitas registrar esas tarjetas para que califiquen para la protección).

La aceptación de los monederos móviles es muy amplia entre los minoristas. En Estados Unidos, Samsung Pay puede usarse en más de 10 millones de tiendas, Apple Pay se usa en más de 3 millones de tiendas y Android Pay en más de 1 millón de tiendas. Los números seguirán creciendo conforme los minoristas vayan actualizando sus lectores de tarjetas de pago. Los nuevos lectores vienen con tecnología de conexión en proximidad (near field communication, NFC), que es usada por los monederos móviles para hacer transacciones de pago con las cajas registradoras.

Samsung es el más ampliamente disponible porque usa la tecnología NFC y trabaja además con una segunda tecnología, la transmisión segura magnética (Magnetic Secure Transmission) que imita de forma más segura la manera en que funciona la tira magnética en una tarjeta de crédito tradicional, según indica Shruti Sehgal, un vocero de la compañía. Esa tecnología ya ha sido incorporada a muchos lectores de tarjetas.

Los monederos móviles se pueden usar en las compras en línea. Con más frecuencia, los minoristas están facilitando el acceso a tu monedero móvil cuando estás en sus sitios web. Eso puede hacer el proceso de pago en línea mucho más conveniente, eliminando la necesidad de teclear tantos números de la tarjeta de crédito, especialmente en la pantalla del teléfono.

Los programas de recompensas a la fidelidad pueden ser almacenados en un monedero móvil. Cuando vas de compras y usas tu monedero móvil para comprar, digamos, desayuno en Dunkin’Donuts, los puntos o descuentos se pueden aplicar automáticamente al pagar. No necesitas llevar un llavero lleno de etiquetas de tiendas.

Los monederos móviles pueden hacer más rápidas las transacciones de pago. Hay aplicaciones que están siendo creadas para acelerar las colas en las cajas registradoras o que te permitan usar tu monedero móvil mientras vas caminando en los pasillos de la tienda, dice Amitaabh Malhotra, director ejecutivo de mercadotecnia de OmnyPay, la empresa que crea estas funciones para las aplicaciones.

Hay riesgos

Sin embargo los consumidores deben estar conscientes de que hay desventajas potencial al usar un monedero móvil. Una de ellas podría ser el aumento en las cuotas. Debido a que los vendedores tienen que pagar cuotas por procesar transacciones sin dinero efectivo, ellos podrían pasar ese costo de hacer negocio a los consumidores en la forma de precios un tanto más elevados, así como lo hacen ya con las tarjetas de crédito regulares.

Cuando los consumidores pagan con un monedero móvil, también se arriesgan a sacrificar algo de su privacidad. Los minoristas y los bancos pueden recolectar datos basado en las transacciones que hacemos, así que se enteran de qué productos nos gusta comprar y las tiendas que frecuentamos. Con esto ellos pueden usar esa información para dirigir su publicidad.

Sin embargo, una preocupación mayor sobre la privacidad es el uso no anticipado de tus datos, porque las políticas de privacidad tienden a dar amplios permisos para usos que tal vez no existan todavía, dice Claire Gartland, asesora de protección al consumidor en el Centro de Información sobre Privacidad Electrónica (Electronic Privacy Information Center, EPIC).

De todos modos, el mayor riesgo podría ser de índole práctico. Si la batería de tu teléfono se agota, tendrás que arreglártelas para conseguir dinero en efectivo o, posiblemente, una tarjeta de crédito a la antigüita.


Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.