Cinco mujeres acusan a agente del Sheriff de Los Ángeles de abuso sexual

Los ataques ocurrieron en la cárcel del condado
Cinco mujeres acusan a agente del Sheriff de Los Ángeles de abuso sexual
Giancarlo Scotti esta en licencia sin goce de sueldo desde que fue detenido tras ser acusado de abusar de reclusas. (YouTube)

Cinco mujeres han presentado demandas contra el Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles, acusando a uno de sus agentes de agredirlas sexualmente mientras estaban detenidas en la cárcel de mujeres.

Dos de las presuntas víctimas, en un caso presentado el viernes pasado, también afirman que el Departamento promovió un ambiente inseguro al no implementar normas federales que protejan a las reclusas contra el acoso sexual y el abuso.

El agente acusado, Giancarlo Scotti, fue arrestado el año pasado y puesto en una licencia sin paga después de que las reclusas le dijeran a un maestro que habían sido agredidas en el centro de detención regional Century en Lynwood.

Scotti, de 31 años, fue acusado en febrero de agredir sexualmente a seis reclusas desde marzo hasta  septiembre de 2017.

El agente, quien lleva 10 años en el Departamento del Sheriff (LASD), fue arrestado en septiembre después de que dos mujeres lo denunciaron.

De acuerdo con los fiscales, Scotti les ordenó practicarle sexo oral y después las llevó a un área de ducha donde tuvo relaciones sexuales con ambas.

Según las leyes estatales y federales, los reclusos no pueden consentir legalmente a relaciones sexuales con los agentes que los custodian.

 

Cinco mujeres han presentado demandas contra Giancarlo Scotti por abuso sexual cuando eran reclusas en la cárcel del condado. (Facebook)

El agente fue puesto en libertad después de pagar una fianza el 5 de octubre.

De ser declarado culpable de todos los cargos, él enfrenta hasta siete años y cuatro meses en una prisión estatal.

En noviembre, investigadores del LASD entrevistaron a 150 testigos y presentaron un caso a los fiscales que involucró a tres víctimas. Desde entonces, los investigadores han identificado a tres más, informó la vocera Nicole Nishida.

En agosto, alega la demanda, una reclusa embarazada se estaba cambiando dentro de su celda cuando Scotti le ordenó que le mostrara sus genitales.

Scotti después abrió sus pantalones y le ordenó que se arrodillara, lo cual la mujer tomó como una orden de practicarle sexo oral. De acuerdo con la demanda, ella “sintió que no tenía otra opción más que cumplir”.

La segunda víctima en la demanda acusó a Scotti de agredirla sexualmente en una ducha en la cárcel. Ella guardó parte del semen de Scotti en un pañuelo desechable, que proporcionó a los investigadores.

Ambas mujeres también alegaron que fueron maltratadas por el personal de la cárcel después de hablar con los investigadores. Según la demanda, se les negó asesoramiento de salud mental, así como comidas especiales reservadas para las mujeres embarazadas.

Al anunciar el arresto de su agente, el Sheriff Jim McDonnell se refirió a las acusaciones como “algo asqueroso para mí”.

“Alguien que está en custodia es nuestra responsabilidad y la idea es ponerlos en una mejor condición de cuando entraron a nuestra custodia”.

“Esto es una violación de la confianza que el público tiene en nosotros”, recalcó el Sheriff.