¿EE.UU. ya no importará autos construidos en México?

Foto: Ford

México es uno de los países en los que más automóviles para el mercado de los Estados Unidos produce, esto gracias a plantas instaladas en todo el país del Sur de marcas como Ford, General Motors y Chrysler, además de otras de orígenes varios.

Ante esta situación, el gobierno de los Estados Unidos encabezado por Donald Trump buscaba imponer aranceles de entre el 20 y el 25 por ciento a los autos construidos fuera del territorio de los 50 estados, lo que ponía en jaque a varias economías, incluida la mexicana.

Sin embargo, en el marco de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de America del Norte (TLCAN siglas en español, NAFTA siglas en inglés) México ha logrado que se blinden estos aranceles y así seguir produciendo y comerciando con Estados Unidos.

El arancel de 25 por ciento propuesto para automóviles ligeros, SUV y partes de vehículos varias, sería solo por volúmenes extensos, lo que significa un gran avance para los tratos comerciales entre los países vecinos.

También puedes leer: Conoce el origen del auto que conduces, te sorprenderá

El Secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, ha comentado a medios mexicanos que lograron “protegerse de los aranceles” con una carta paralela al tratado o “side letter” que especifica un índice de crecimiento sin estos aranceles.

Esto quiere decir que para que los aranceles entren en vigor, la producción de automóviles en Norteamérica debe ser del 75 %, lo que supera por mucho el 62.5 % el nivel de producción actual, mientras que en el caso de los autos hechos en México que se envían a Estados Unidos, que suman 1.7 millones de unidades, tendrían que llegar a 2.4 millones anuales para ser gravadas.

En 2017, casi 1.8 millones de autos ligeros y vehículos utilitarios deportivos (SUV, por su sigla en inglés) fueron exportados a Estados Unidos desde México.