Abogado de Melania Trump: “curitas” no arreglarán el maltrecho sistema migratorio  


WASHINGTON—El abogado de Inmigración de la Primera Dama, Melania Trump, y los padres de ésta, Michael Wildes, ha condenado la separación de niños y la falta de “misericordia” en la frontera, a la vez que afirmó que el maltrecho sistema migratorio requiere mucho más que “curitas”.

En entrevista telefónica con este diario, Wildes destacó la importancia de que el gobierno de EEUU reforme el sistema migratorio de forma integral, porque de eso dependen vidas, el fortalecimiento de la economía y mejoras para los países vecinos.

“El gobierno ha intentado poner curitas a cada problema (migratorio) en vez de tratar de corregirlo de forma integral. Nos estamos perjudicando si no permitimos que estudiantes extranjeros entren a la fuerza laboral, y si no mostramos misericordia en la frontera sur cuando la gente está huyendo de pandillas” y narcotraficantes, afirmó Wildes.

 “Nuestros próceres nunca concibieron cerrar las puertas de EEUU, sino asegurar que permanecen abiertas para oportunidades“, agregó Wildes, quien apoya más inversiones para atraer “a los mejores ciudadanos del mundo”.

Wildes aseguró que aunque ha representado en sus trámites migratorios a la Primera Dama y a sus padres, Viktor and Amalija Knavs, ha cuestionado ciertas medidas migratorias del presidente Donald Trump porque, a su juicio, “perjudican más de lo que nos ayuda”.

Soluciones “inaceptables”

 Para Wildes, está claro que la Administración Trump está usando el tema de inmigración como “ping pong” para sacarle rédito político, en vez de asegurar que EEUU sea un país “más seguro y más competitivo”.

“¿De qué sirve tener un muro en nuestra frontera sur si hay once millones de personas viviendo ilegalmente detrás de ese muro, y tenemos una porosa frontera en el norte de EEUU? No tiene sentido”, subrayó.

Wildes evadió comentar directamente sobre la propuesta que difundió ayer la Administración Trump para enmendar el “Acuerdo Flores” de 1997, de manera que pueda detener indefinidamente a menores con sus padres mientras prosiguen sus casos en los tribunales.

Trump quiere eliminar “Acuerdo Flores” para facilitar detención prolongada de niños inmigrantes

Sin embargo, Wildes puso énfasis en que EEUU antes no separaba a niños migrantes de sus padres, ni nunca antes tuvo la “audacia” de insistir en que comparecieran ante un tribunal de Inmigración sin representación legal. 

En ese sentido, recordó el caso de un niño que compareció ante un juez de Inmigración sin la asesoría de un abogado, y el menor “se puso a colorear en el dorso de los documentos”.

“Es inaceptable crear resquicios sin ofrecer asesoría legal competente, y no mostrar compasión cuando la gente necesita ayuda”, afirmó Wildes, cuyo antiguo empleo como fiscal federal en Brooklyn contribuyó a la deportación de inmigrantes.

“Reunificación familiar”

 Wildes, nieto de inmigrantes de Polonia y Alemania, criticó que el término “migración en cadena”, que se refiere al sistema de visas para la reunificación familiar, se haya convertido en “una mala palabra”.

El fortalecimiento de la revisión de solicitantes de visas no debe estar reñido con la reunificación familiar, que forma parte de los cimientos de las leyes migratorias, indicó.

“Es una mala palabra y han tomado algo bello para que se vea mal”, se quejó el abogado.

Según Wilkes, la Primera Dama utilizó las leyes en vigor para patrocinar las visas de residencia permanente de sus padres, dos inmigrantes de Eslovenia, y eso no debe ser reprochable porque lo haría cualquier otra persona que reúna los requisitos.

Wildes dijo que Trump se equivocó al argumentar que el sistema de visas deja traer a EEUU a 32 personas, porque sólo se pueden patrocinar a familiares inmediatos y es un proceso que toma años.

Wildes también ayudó a los padres de Melania a obtener la ciudadanía estadounidense en un plazo de seis meses, aunque otros solicitantes se han quejado de esperas de hasta 20 meses.

Sin embargo, Wildes insistió en que “no hubo atajos para los padres de la señora Trump” ni consideraciones políticas, y que el gobierno manejó el caso en el mismo tiempo que dedica al de cualquier otra persona.

Wildes dijo que acompañó a los Knavs a las entrevistas y examen de historia estadounidense, y “atravesaron el mismo proceso que el resto de nuestros clientes”.

“Fui fiscal federal y he criticado al presidente (Trump), y me impresionó mucho el profesionalismo y consistencia con que ellos adjudicaron el caso” en la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), dijo.

Conocido como el “abogado de las estrellas”, Wildes trabaja como socio en el bufete legal que fundó su padre en 1960, y cuya lista de clientes ha incluido a celebridades como John Lennon, Yoko Ono y Pelé.

Wildes ha representado a celebridades de deportes, música, y literatura, entre otras. Foto: suministrada

En la constelación de notables casos que ha manejado figuran los de Sarah Brightman, Lionel Richie, Boy George, el chef francés, Jean-Georges, exganadoras de Miss Universo, atletas y autores.

Wildes acaba de publicar su libro, “Safe Haven in America”, en el que aboga por un país que sirva de “refugio seguro” , y se logre una solución equilibrada a los problemas que aquejan al sistema migratorio en EEUU.

Michael Wildes promueve su nuevo libro sobre cómo reformar el sistema migratorio de EEUU. Foto: suministrada

En el libro, Wildes narra numerosos casos que han pasado por el  complejo tamiz del sistema migratorio, desde delatores hasta presuntos terroristas, niños atrapados en duras batallas de custodia internacional, y un “Dreamer” que fue víctima de odio racial.

Estados Unidos “no puede darse el lujo de que el problema empeore”, y el término medio que propone Wildes incluye proteger la seguridad nacional y alentar el espíritu emprendedor de los inmigrantes.

El pasado 6 de junio, Wildes ganó la primaria demócrata para postularse como alcalde de Englewood (Nueva Jersey), cargo que ya ostentó entre 2004 y 2010.