Cámara de Representantes define “crímenes de violencia” en aplicación de leyes migratorias

Foto: Win McNamee/Getty Images

WASHINGTON— La Cámara de Representantes aprobó este viernes un proyecto de ley que define los “crímenes de violencia” y que, según activistas, podría agilizar la deportación de inmigrantes con expedientes criminales.

Con 247 votos a favor y 152 en contra, la Cámara Baja aprobó el “Acta para la Seguridad Comunitaria” (“Community Safety and Security Act”), en respuesta a un dictamen del Tribunal Supremo de abril pasado, que exigía una definición más precisa de ese tipo de delitos en el marco de la aplicación de las leyes migratorias.

En el caso “United States v. Dimaya”, el Tribunal Supremo determinó que una cláusula del código penal de Estados Unidos sobre “crímenes de violencia” era demasiada “imprecisa” y debía enmendarse.

Presentada por la legisladora republicana por Georgia, Karen Handel, el proyecto de ley especifica que los “crímenes de violencia” incluyen homicidio voluntario, intento de secuestro, asalto sexual, abuso sexual de menores, abuso infantil, robo y asalto.

La lista también menciona extorsión, incendios intencionales, uso de armas de fuego o explosivos ilegales, secuestro de personas dentro de sus vehículos,  coerción, fuga, violencia doméstica, toma de rehenes, piratería, actos de terrorismo, acoso de tripulantes en un avión, uso de amenazas, y abuso sexual con agravantes.

El cambio, según expertos, facilitaría que las autoridades federales puedan acusar a un inmigrante por delitos con agravantes y agilizar su deportación obligatoria.

El presidente Donald Trump, que siempre ha criticado las “horribles leyes de inmigración”,  elogió la aprobación de la medida, e instó al Congreso a que la envíe a su despacho, aunque en el Senado aún no tiene fecha de voto.

Los republicanos de la Cámara Baja “han aprobado un proyecto de ley que incrementa nuestra habilidad para deportar a criminales violentos (los demócratas locos se opusieron). Necesitan enviar este proyecto a mi despacho pronto!”, dijo Trump.

La mayoría de los demócratas criticaron las prisas de los republicanos por votar una medida que no tuvo suficiente tiempo de revisión y debate. Al final, sólo 29 demócratas la apoyaron, mientras que cuatro republicanos votaron en contra.

Varios líderes republicanos, entre ellos el presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, Bob Goodlatte, aplaudieron la aprobación de la medida como una pieza clave para que el gobierno federal cumpla su misión de resguardar la seguridad.

Por su parte, la portavoz del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Katie Waldman, dijo que la medida ayudará a las autoridades a encarcelar a violentos criminales, evitando que puedan salir en libertad para hacer daño en las comunidades.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen se compromete a “trabajar con el Senado para aprobar” la legislación, puntualizó Waldman.

Pero el proyecto de ley afrontó la oposición de grupos defensores de los inmigrantes y de los derechos humanos, como la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU), “National Immigration Justice Center”,  y “Human Rights Watch” (HRW), que reclamaron que la iniciativa es “innecesaria, demasiado amplia, y podría tener daños sustanciales”.

HRW señaló que la iniciativa incluye en su lista de crímenes varias infracciones que no están vinculadas con la violencia.