Latina se convierte en jefa de Estacionamientos de la ciudad de Los Ángeles


Cuando a los 20 años de edad, Devon Farfán comenzó como agente de tránsito, jamás imaginó que 33 años más tarde, se convertiría en jefa del área de Cumplimiento de las Reglas de Estacionamiento del Departamento de Transporte de Los Ángeles (LADOT).

Mucho menos pensó que sería la primera latina en ocupar dicha posición de mando, y tendría bajo su cargo a 1,000 empleados.

“Yo comencé dando multas, dirigiendo el tránsito y recibiendo llamadas en el área de Hollywood”, recuerda.

Farfán nació y creció en Los Ángeles, en el barrio de El Sereno. Sus padres también nacieron aquí, pero sus abuelos vinieron de México.

“Un amigo me contó que su mamá trabajaba como oficial de tráfico. ‘Yo  pienso que te gustaría porque es un trabajo al aire libre’”, recuerda que le dijo su amigo.

Farfán hizo la solicitud para el trabajo, cubrió todos los requisitos y se quedó con el puesto en 1985.

Su ascenso

En 1998 fue ascendida a sargento, pero en ese momento se dio cuenta que había muchas barreras para seguir escalando posiciones dentro del LADOT.

“Decidí regresar a la escuela, terminar mi carrera en manejo de negocios, y después hice una maestría en administración de negocios. No quería que hubiera ninguna excusa para no darme un ascenso laboral”, dice.

En 2005, la nombraron teniente, en 2008 capitán, en 2016 subjefe del área de cumplimiento de las reglas de estacionamiento, y este año, la designaron jefa de esta importante área dentro del LADOT.

“¿Qué me llevó a este puesto? El hecho de que he caminado los zapatos de cada posición, tengo la experiencia y una de mis principales habilidades es resolver problemas”, expresa.

 

Cuidado con las multas por estacionamiento indebido.

Dice que cuando se dio cuenta que tenía ambiciones de llegar hasta donde se toman las decisiones y no estaba contenta con el liderazgo, es que decidió volver a la escuela y prepararse.

“Creo que ese fue un paso clave porque me puso en el camino para aprovechar las oportunidades. Pero también regresar a la escuela me ayudó a expresarme mejor cuando estaba con otros, a hablar en público, a decir con claridad lo que quería. Me dio mucha confianza y las cosas fueron dándose”, relata.

Reconoce que ser mujer y latina hace las cosas más difíciles para avanzar en una carrera. Pero señala que los tiempos han cambiado tremendamente a favor de la mujer.

Sin embargo, admite que definitivamente lo que la ayudó a llegar a este nuevo cargo es trabajar duro, independientemente de cómo se sintiera, y si estaba a favor o en contra de las políticas de la Institución.

“Lo que recomiendo a otras latinas que estén luchando por abrirse paso es que siempre den lo mejor de sus capacidades. Las oportunidades están ahí, tenemos que educarnos y trabajar duro. El cielo es el límite”, exclama.

Encargada de las multas de estacionamiento

Sobre su trabajo, dice que entiende que a nadie le gusta recibir una multa por aparcamiento. “A mi tampoco me gusta. Me las han dado. No es divertido. Pero es mi error. Lo que yo le digo a la gente es que lean por un segundo los letreros de parqueo. Las reglas de estacionamiento son un asunto de seguridad. Estacionarse en el área roja, en doble fila o en una toma de agua, ocasionan muertes”, dice.

Agrega que ve su trabajo como jefa de cumplimiento de las reglas de estacionamiento en Los Ángeles como una oportunidad para trabajar no necesariamente duro, sino con inteligencia y probar cosas nuevas.

“Me siento muy entusiasmada. Hice la decisión correcta cuando tenía 20 años y fui a hacer el examen para ser agente de tránsito”, dice Farfán, la nueva líder de las reglas de parqueo de la urbe angelina.