“No habrá cooperación con el ICE”, promete Alex Villanueva, candidato a sheriff de Los Ángeles


El teniente del sheriff, Alex Villanueva, va con todo y muy en serio en su intención por desbancar al sheriff del condado de Los Ángeles Jim McDonnell. 

“Estoy comprometido a llevar a cabo las reformas que tanto necesita el Departamento del Sheriff y que el sheriff McDonnell ha ignorado. Se necesita más entrenamiento, transparencia y no cooperación con el ICE – Servicio de Inmigración y Control de Aduanas – salvo en los casos que establezca la ley SB54”, dice en una entrevista con La Opinión.

A dos meses de la elección del 6 de noviembre, Villanueva de 55 años, tiene el apoyo de la Asociación de Sheriffs de Los Ángeles, el partido demócrata del condado de Los Ángeles, la legendaria líder syidical Dolores Huerta y la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA).

Experiencia de sobra

Villanueva nació en Chicago. Es hijo de padre puertorriqueño y madre polaca. Habla muy bien español. Vivió en Puerto Rico de los 9 a los 20 años. Desde la década de los 90 vive en Los Ángeles. Tiene más de 30 años de experiencia en las fuerzas armadas y en el Departamento del Sheriff.

“Comencé patrullando las calles del este de Los Ángeles. De ahí me mandaron a Inglewood y Carson. Luego pasé a la vigilancia de los Colegios Comunitario. En la academia fui instructor y supervisor”, recuerda.

En 2011, lo mandaron a trabajar a la cárcel de mujeres en Lynwood. Y en 2014 volvió a las calles en Pico Rivera. Ese mismo año se convirtió en teniente.

VIDEO

Un reformador

“Siempre he sido un impulsor de reformas. En 1998 logramos que se prohibiera fumar en la cárcel. Todo mundo fumaba, presos y los mismos agentes del sheriff”, dice.

Para graduarse de su maestría en administración pública en la Universidad Estatal de California en Northridge, llevó a cabo una investigación sobre la representación de los latinos dentro del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles.

El resultado fue que había mucha discriminación, y que los latinos no teníamos oportunidades de ascenso, más allá de ser un sargento. Los pocos que lograban puestos de mayor jerarquía, solo estaban de adorno”, dice.

Al hacer su doctorado en administración pública en la Universidad La Verne, hizo un estudio aún más amplio que incluyó a los 10 más grandes departamentos del orden del país para analizar cómo andaban en materia de diversidad y oportunidades para las minorías.

“Increíblemente Texas salió el mejor estado, y el condado de Los Ángeles en el nivel más bajo”, expone.

Por supuesto, dice que ninguno de los sheriffs puso atención a sus investigaciones. “Me ignoraron y se burlaron. Las echaron al bote de la basura”.

Villanueva se retiró en febrero pasado del Departamento del Sheriff, pero al ver que el sheriff McDonnell, electo en 2011 buscaba reelegirse, decidió entrar a la campaña y disputarle el cargo.

“Está buscando reelegirse sin haber hecho reformas, pero eso sí, después de dar promociones a muchas personas ligadas al convicto sheriff Lee Baca”, dice.

Alex Villanueva, es latino, habla español, tiene más de 30 años de experiencia en las fuerzas del orden y quiere ser sheriff de Los Ángeles. (Araceli Martínez/La Opinión).

Urgen cambios

Villanueva señala que hace falta mucho entrenamiento en las filas del sheriff.

Tenemos 3,500 agentes en la calle y solo se está entrenado al 22%. McDonnell redujo el entrenamiento de 45 al 22%. Debíamos estar al 100%. Un buen entrenamiento reduce las posibilidades de demandas contra el Departamento del Sheriff”, dice.

Argumenta que empezará por elevar el nivel de educación que se requiere para ser agente. “Con el sheriff McDonnell solo se pide la secundaria. Yo voy a pedir dos años de colegio comunitario o de universidad”, precisa.

Pero además critica que se tengan 1,100 agentes bajo investigación y se hayan despedido sin justificación a 450.

“Estos últimos le han costado a los contribuyentes más de 40 millones de dólares en indemnizaciones. Mi compromiso es revisar cada uno de esos despidos porque en algunos de ellos se ejerció una reprimenda excesiva, sin darles ninguna oportunidad”, dice.

Este candidato a sheriff tiene muy claro que se viven tiempos en los que el LASD tiene muy baja credibilidad y nadie quiere ingresar a sus filas. “Muchos agentes quieren jubilarse porque no se sienten a gusto”, observa.

Fuera el ICE 

En materia de migración, sostiene que su prioridad será no tener colaboración con el ICE, salvo en los casos que marca la ley SB54, conocida como la ley Santuario que prohíbe la colaboración entre policías locales y las autoridades de migración.

“El sheriff McDonnell ha entregado al ICE a más inmigrantes que el sheriff Arpaio de Maricopa, en Arizona”, denuncia.

Y las cosas se han hecho tan mal, dice, que hace poco entregaron al ICE a un inmigrante cuyo único delito era manejar sin licencia, mientras que por otra parte dejaron salir a la comunidad a uno con una acusación de asesinato de menores.

Así que su trabajo como sheriff será en varios frentes: más entrenamiento, y más oportunidad para los latinos de ascender a tenientes, comandantes, jefes de división y otros puestos de mayor rango. “Somos el 50% del departamento, pero nos quieren en las tropa, no quieren que subamos de nivel. Nos ven como una amenaza”, subraya.

“Y van a decir que ya tuvimos un sheriff latino como Baca. En realidad, él no se sentía latino ni quería a los latinos”, opina.

En mayo de 2017, el sheriff Lee Baca fue sentenciado a pasar tres años en una prisión federal por participar en un esquema para obstruir una investigación del FBI sobre los abusos en las cárceles del condado. Baca se encuentra libre mientras se resuelve su apelación de no ir a la cárcel debido a su precaria condición de salud. Junto a Baca fueron condenados 20 miembros del sheriff por obstruir la justicia, mentir a agentes federales y conspiración.

Reformar y reconstruir

Alex Villanueva termina diciendo que quiere sacudir y reformar a fondo el Departamento del Sheriff para que haya más transparencia, más relación con la comunidad y restablecer programas que ayuden a revertir el incremento del crimen violento.