Viejitos y poderosos: Los autos clásicos americanos más potentes de la historia


Motores enormes, sonidos impresionantes, carburadores que devoraban combustible a cada acelerón; sí así fue la década de los 60 y 70, cuando los constructores, en plena bonanza de la industria dieron vida a lo que hoy conocemos con el nombre de los “muscle cars”.

Automóviles tan poderosos que una vez acelerados eran como un misil tripulado, difíciles de detener y que requerían verdadera habilidad para ser conducidos, pesados y sin las diferentes bondades tecnológicas que hoy conocemos.

Protegidos con apenas un cinturón de seguridad a la cintura, con frenos de balatas, tracción trasera, y eso sí, comodidad absoluta, estos autos que verás son los predecesores de lo que hoy conduces.

Estos son algunos de los autos clásicos americanos más potentes de la historia:

1- Chevrolet Chevelle SS

En aquellos tiempos las siglas SS diferenciaban a los modelos comunes de los Super Deportivos; este monstruo, quizá uno de los modelos más increíbles, entre 1964 y 1977 llegó a tener varias configuraciones, la más poderosa en 1968, un V8 de 7.2 litros que arrojaba 375 caballos de potencia.

2- Plymouth Barracuda

En 1964 Chrysler decidió pelearle de tú a tú a Ford y su Mustang con esta versión ultra musculosa del Camaro. Su carburador de doble boquilla hacia que los 200 caballos de fuerza del V8 de 4.5 litros parecieran un cohete espacial listo para despegar. Posteriormente recibió el Hemi que lo hacía aún más potente.

3- Pontiac GTO

Hablar de el que para muchos es el “muscle car” original nos lleva a esta belleza que si bien robó el nombre GTO e Ferrari, es más estadounidense que muchos autos de hoy en día envueltos en la bandera. Con un motor V8 de 6.4 litros que fue evolucionando y llegó a generar hasta 370 caballos de potencia.

4- AMC AMX

La pequeña fabricante de Wisconsin que también es conocida por los horrendos diseños de la Pacer o la Gremlin, también dio un destacado y poderoso modelo con motor V8 que llegó a desarrollar hasta 350 caballos de puto poder y acero. Hoy en día es un clásico para los restauradores.

5- Dodge Charger

Este auto no solo es uno de los más seguidos, incluso hoy en día, sino que su plataforma fue la base de varios vehículos de su época como el Barracuda o el Dart; vuelto famoso en cine y televisión, bajo el largo capó tenía un V8 que fácilmente producía más de 500 caballos de fuerza, algo demasiado provocador para la época.