Barbero latino es el rey de las tijeras

Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

En sus manos, el cabello toma diseños tridimensionales: un diamante, líneas para nada derechas y un arcoiris de estilos.

Ulises Benavides, profesionalmente conocido en el mundo de la barbería como Odyzzeuz – como destaca en su cuenta de Instagram donde tiene miles de seguidores – es un artista del pelo.

Odiseo fue uno de los héroes legendarios de la mitología griega, que aparece como personaje de la Ilíada. Es caracterizado en los poemas homéricos por su brillantez, astucia y la versatilidad de su carácter.

Así de versatil es Benavides con un par de tijeras. Sus cortes son precisos y suaves, y esto le ha valido ganar numerosos trofeos que despliega en su lugar de trabajo, los cuales le han generado una buena clientela.

Descubre su amor por la barbería

Benavides tenía apenas 14 años cuando por medio de la necesidad descubrió su pasión.

Es el mayor de cuatro hijos y uno de tres varones. Para sus padres era costoso llevarlos al peluquero, así que optaron por comprar una rasuradora barata y cortarles el cabello en casa.

“A veces se los cortaba yo y a veces su mamá”, recordó Yehoshua Ben David, padre de Odyzzeuz. “Con la maquinita se iba a visitar a sus amiguitos y luego ellos venían a la casa y les cortaba el cabello”.

Lo que los padres pensaron que era un pasatiempo para el adolescente poco a poco se convertía en su profesión.

Benavides, de 29 años, recuerda que llegaba a la peluquería de su vecindario en South Gate no en espera de un corte de cabello, pero con la intención de aprender de los profesionales.

“Me sentaba por horas solamente para ver cómo cortaban el cabello [los barberos] y como había uno que siempre estaba bien ocupado, cuando venían otros a querer atenderme yo les decía que lo estaba esperando a él”, recordó .

Y así fue aprendiendo la técnica y estilos nuevos para realizarlos con sus amigos.

Con el tiempo obtuvo su licencia de barbero y estilista.

“Primero no estaba seguro si quería hacer esto por toda mi vida porque yo quería viajar”, cuenta.

Y no tardó mucho para que ambos sueños se realizaran.

Ulises Benavides es un as con las tijeras. (Aurelia Ventura/La Opinion)

Los premios

A los 24 años, Benavides comenzó a participar en concursos de barberos y estilistas dentro y fuera de la ciudad.

“Es increíble cuando uno va a lugares diferentes y puedo enseñar lo que yo hago”, dijo el hijo de un padre hondureño y madre mexicana. “Y en otros lugares te ven como una celebridad”, aseguró el hombre quien tiene viajes pendientes para Brasil y Costa Rica para dar clases.

En cuanto comenzó a concursar ganó varios premios, pero poco después se dio cuenta que prefería enseñar, así que optó por convertirse en instructor en los shows y clases para otros barberos que quieren conocer su técnica.

Recientemente Odyzzeuz participó como juez en un concurso de barberos/estilistas en San Diego y en agosto ganó el segundo lugar en un concurso de Behind the Chair en San Antonio Texas donde inicialmente se inscribieron más de 3,000 barberos para competir.

Su fama, y clientela crecen

Los concursos y el protagonismo que le dan le han valido para acrecentar su clientela.

Uno de sus clientes más fieles, Don Leon, dijo que le gusta el trabajo de Odyzzeuz porque es limpio y siempre entiende su estilo.

“Yo escuché de [Odyzzeuz] por otra persona y cuando vi el trabajo que hizo me gustó”, dijo Leon.

De 31 años y actor de profesión, él hace cita para su corte de cabello con Odyzzeuz cada una o dos semanas.

Otro cliente, Will Rodríguez, llegó por primera vez a South Gate desde el centro de Los Ángeles para sentarse en la silla de Odyzzeuz.

“Escuché de él por medio de un amigo y no me importó venir hasta acá”, dijo el joven de 26 años.

Ulises Benavides ha ganado numerosos premios y concursos con sus estilos y habilidades de corte de cabello. (Aurelia Ventura/La Opinion)

“Tengo muy buena relación con mis clientes y siempre me siguen. A veces como los estudiantes no tienen dinero para pagar, sus padres hacen la cita y me dicen cuando no se están portando muy bien y yo hablo con ellos”, dijo Odyzzeuz.

Su clientela oscila primordialmente entre personas de los 15 a los 30 años.

Y el trabajo del barbero no decepciona. Cada corte tarda de 45 minutos a una hora.

“Me intereso mucho en la gente que esta interesada en su cabello, al igual que yo me intereso en el cabello”, dijo Odyzzeuz.

Odyzzeuz dijo que la mayor parte de su trabajo es promocionado por Instagram y hasta el momento le ha funcionado. “Por medio de la social media siempre hay oportunidad de conocer a alguien más”.

Ya ha recibido oportunidades de viajar con celebridades para trabajar con ellos y aunque le enorgullece que lo consideren, él tiene sus planes. Espera un día poder tener su propio negocio y su propia línea de productos.