Pimentel siente especial afecto por los menores que llegan al albergue con temor de no volver a ver a sus papás. Foto: CCRGV.