¿Meghan Markle fue obligada a ser más sumisa ante el príncipe Harry?

Foto: Chris Jackson / Getty Images

Desde que anunciaron su compromiso, Meghan Markle y el príncipe Harry se convirtieron en el imán de las miradas tanto de fotógrafos como de seguidores de la realeza británica. A pesar de la importancia del tercero en la sucesión a la corona, ha sido la exactriz de la serie Suits quien ha cobrado más brillo.

En ese sentido parece que la ahora Duquesa de Sussex está haciendo un esfuerzo por no seguir eclipsando a su marido, especialmente durante sus apariciones públicas. Para la experta en lenguaje Judi James, Meghan dominaba la conversación en las entrevistas previas a su enlace, pero notó que su sobreexposición solo logró alejar al público y a Harry.

“Se dio cuenta de que robar de forma constante la escena podría haber alejado al público y a su marido”, expresó James a Daily Mail.

De acuerdo con la especialista, Meghan ha comenzado a usar una serie de técnicas discretas para no atraer los reflectores y dejarlos posicionarse sobre el hijo de Lady D.

“Tiene la táctica de quedarse un poco detrás de Harry en los eventos y le permite llevarla de la mano”, explicó.

James aclaró que eso no ha vuelto a Meghan sumisa. El término correcto sería algo “casi maternal” al frotar la espalda de Harry para hacerlo sentir seguro.

“Todos los matrimonios exitosos se basan en señales de poder sintonizadas y a menudo, fluctuantes que forman un ‘ajuste’ complementario para la pareja”, señaló.

Aunque algunos podrían sugerir que la empoderada imagen con la que llegó a Reino Unido ha sido disminuida a propósito u obligada por la realeza, para James se trata de un nuevo enfoque sin perder su papel.

“Meghan llegó confiada y elocuente… ella mantiene una campaña por la equidad y ahora tiene un acercamiento más profesional con los medios”.