Perdió parte de una pierna y glúteo por espinarse con un rosal


Una mujer de Boston llamada Julie Broude ha vivido una terrible experiencia, sin imaginarse que realizar trabajos de jardinería le dejarían consecuencias fatales en su salud, de por vida.

Resulta ser que hace unos meses, Julie decidió darle nueva imagen a su jardín, colgando varias series de luces en él. Al momento de estar realizando esta labor, se pinchó en la pierna con una espina de un rosal, un accidente muy común y al cual no le prestó importancia.

Pero conforme pasaron los días, Julie se percató que su pierna comenzó a hincharse y a cambiar de color, por lo que de inmediato fue a urgencias y luego de varios exámenes, fue trasladada a cuidados intensivos, ya que una bacteria “comecarne” estaba poniendo su vida en peligro.

La bacteria clostridium septicum, que e encuentra comúnmente en el suelo, ingresó al organismo de esta mujer mediante el pequeño corte que le provocó el haberse pinchado con el rosal.

La mujer tuvo que ser sometida a 7 cirugías para evitar que la bactería siguiera “comiéndose su pierna” y sobre todo, que siguiera avanzando.

Finalmente, los médicos lograron detenerla, aunque a Julie le han quedado grandes cicatrices y sobre todo, la pérdida de gran parte de su glúteo y cadera derecha.