Una década perdida para los bolsillos, especialmente de asalariados

El censo verifica un tercer año de subida de ingresos pero una caída de los cheques en 2017
Una década perdida para los bolsillos, especialmente de asalariados
Por tercer año consecutivo, en 2017 cayó la pobreza./Mariela Lombard
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Lehman Brothers colapsó en septiembre de 2008 y con la caída de este banco se vino abajo el castillo de naipes que era la economía.

Diez años más tarde del comienzo de la Gran Recesión, y pese al fuerte periodo de crecimiento económico posterior, los hogares de EEUU están casi en el mismo lugar que estaban antes de la crisis, en 2007, en términos de ingresos medios (salarios, rendimientos de activos e inversiones) y peor en casos de los salarios o cheques de pago. Una década perdida.

Según las cifras anuales presentadas el miércoles por el Censo, los ingresos medios (los que están en la mitad de la tabla de los que gradualmente se embolsan de menos a más) fueron de $61,372 en 2017.

Son por tercer año consecutivo más elevados que los del año anterior pero en este caso apenas un 1.8%, un ritmo menor que los registrados en los dos años precedentes. Además, son ligeramente más bajos que hace una década y casi igual que en 1999.

Pero en una recuperación que también por tercer año consecutivo ha permitido rebajar la tasa de pobreza –que quedó en el 12.3% de la población–, los buenos tiempos no se han sentido igual en todos los segmentos de ingresos. Buena parte de la mejora de estos se ha debido a las ganancias en las inversiones porque los salarios siguen estancados.

Porque a pesar de la rebaja del de desempleo, el año pasado los ingresos medios reales (es decir, una vez que se cuenta con la inflación) han caído para los trabajadores con empleos a tiempo completo un 1.1%.

Los salarios medios de los hombres quedaron en $52,146 anuales y los de las mujeres en $41,977. Menos que en 2007 en el caso de ellos y solo un poco más (0.9% en el caso de ellas).

Además de la desigualdad de género, la general se ha mantenido en niveles elevados. Los ingresos del 5% que más se embolsa fueron el año pasado de $385,289, es decir, seis veces más que el hogar medio.

Los datos del Censo muestra que se mantiene estable como el año anterior, en el 8.8, el porcentaje de población que no tiene seguro médico en algún momento del año. Son unos 28.5 millones de personas.

Mejora para los latinos

La crisis fue devastadora para los latinos, la recuperación ha sido más generosa. El mercado laboral ha sido favorable a esta comunidad y hay más mujeres en los hogares que están trabajando por un salario, lo que ayuda al incremento de las fuentes de ingresos en los hogares. Por eso, frente al lánguido crecimiento generalizado y los sorprendentes retrocesos en los salarios, en el caso de los latinos los ingresos medios de sus hogares crecieron el año pasado un 3.7% para quedar en $50,486.

Es una cantidad un 6.7% mayor que en 2007, lo cual deja a estos hogares con mayor recorrido de mejora que la media durante la recuperación.

Además, la tasa de pobreza latina es 1.1 puntos porcentuales menor que en 2016 (afecta al 18.3%) y 3.2 puntos menos que en 2007.