Viuda del legendario rey de los corridos Chalino Sánchez se hace ciudadana

Es madre también del fallecido cantante de música regional Adán Chalino Sánchez; padre e hijos cantaban al amor y sobre las tragedias de los narcotraficantes
Viuda del legendario rey de los corridos Chalino Sánchez se hace ciudadana
Maricela Sánchez, viuda del popular cantante Chalino Sánchez logra hacerse ciudadano. (Araceli Martínez/La Opinión).

Maricela Sánchez, la viuda del cantante y compositor Chalino Sánchez – considerado el pionero de los narcocorridos – se convirtió en ciudadana de Estados Unidos.

“Me tomó un poco de trabajo porque siendo viuda de un artista, hay que probar ingresos. Lo primero que te preguntan para hacerte ciudadana es ¿cómo sobrevives en este país y en qué trabajas?”, relata.

Tuvieron que pasar tres décadas para que Maricela pudiera hacerse residente y ciudadana. Para la ciudadanía le llevó dos años.

“También me pidieron tener mis impuestos en regla y comprobar la estadía en el país porque entraba y salía a causa de la enfermedad de mi madre. Tuve que demostrar cuántas veces había entrado y salido, y por cuánto tiempo”, precisa.

Una vez con su certificado de naturalización en mano, dice que se quitó un gran peso de encima. “Me sentí liberada y siento que ahora puedo expresarme”, afirma.

Maricela fue esposa de Sánchez, cantante y compositor de música norteña mexicana asesinado en Culiacán, México en 1992 cuando tenía 32 años. A partir de su muerte, sus discos empezaron a venderse como pan caliente y su fama trascendió fronteras.

Años más tarde en 2004, la tragedia tocó de nuevo a la vida de Maricela. Adán Chalino Sánchez, el hijo de ambos, murió en un accidente de auto en Sinaloa, a los 20 años de edad. Al momento de su muerte, al “Chalinillo” – como le conocían – le estaba yendo muy bien en el género de la música regional Mexicana.

Maricela Sánchez, la vida le cambia con la ciudadanía. (Araceli Martínez/La Opinión).
Maricela Sánchez dice que la vida le cambia con la ciudadanía. (Araceli Martínez/La Opinión).

Indocumentada

Maricela de 60 años, reside en Paramount y vive de las regalías del trabajo artístico de su esposo y su hijo.

“Él sigue vendiendo mucho. Gracias a Dios la gente lo sigue queriendo y lo sigue apoyando mucho”, dice.

Ella es una inmigrante nacida en  Mexicali, México. Estuvo casada 10 años con Sánchez. Se conocieron en Los Ángele, y aquí formaron una familia y tuvieron a sus dos hijos, Adán y Cynthia.

“Yo vine a este país hace 30 años. Entré con una visa de turista, pero después cuando se venció, estuve como diez años sin ningún tipo de documento que me amparara”, comenta.

Esperaba conseguir su residencia por medio de su hijo Adán Chalino, pero al fallecer intempestivamente, sus esperanzas se esfumaron.

Tuvo que esperar a que su hija Cynthia cumpliera los 21 años

“Ya como residente, me tomó muchos años decidirme a hacerme ciudadana por la enfermedad de mi madre. Ella estaba en México y yo iba y venía . Eso me impedía el trámite”, dice.

¿La posibilidad de que Donald Trump pudiera llegar a ser presidente de Estados Unidos hace dos años influyó para que iniciara su proceso de naturalización? “Sí causa un poco de temor, pero la cosa es no tenerle miedo a nada y atreverse a ir por el sueño americano”, comenta.

El abogado en migración Alex Gálvez ayudó a Maricela Sánchez con su proceso de ciudadanía. (Araceli Martínez/La Opinión).
El abogado en migración Alex Gálvez ayudó a Maricela Sánchez con su proceso de ciudadanía. (Araceli Martínez/La Opinión).

“Hay mucha gente que está en la sombra con temor a lo que pueda pasar con este presidente”, dice.  Pero les recomienda que no pierdan la esperanza. “Siempre puede salir una ley nueva que les permita legalizar su estancia. No por ser indocumentados dejen de perseguir sus sueños. ¡Atrévanse!”, dice.

Para Maricela, su esposo y su hijo representan gran parte de su vida. “La otra parte es mi hija y mis tres nietos de 8, 5 y 3 años. Nosotros tenemos que llevar adelante el legado de Chalino y Adán. Tenemos que ser la voz y cara de ellos”, dice.

A los inmigrantes indocumentados, les pide no perder la fe y seguir adelante.

“Tenemos que portarnos bien para estar listos cuando pidamos la residencia y la ciudadanía. Portándonos bien, lo podemos conseguir”, asegura.

Un caso muy detallado

El abogado en migración Alex Galvez, quien ayudó a Maricela a obtener la ciudadanía, dice que fue un caso que llevó mucho detalle y tenía sus trucos.

“Debíamos aclarar sus salidas y entradas del país; y presentar comprobantes de sus impuestos en el manejo del legado de Chalino Sánchez”, puntualiza

“Se dificultó porque ella tenía muchas salidas y entradas, y un residente no puede estar saliendo y entrando tanto tiempo”, explica.

“Nosotros pudimos probar que la mamá se estaba muriendo, y que por eso Maricela tenía que viajar constantemente a México”, comenta.

Todo mundo piensa que siempre y cuando no salgas más de seis meses en un solo periodo, no hay problema con la ciudadanía, dice Galvez.

A Maricela Sánchez, viuda del cantante Chalino Sánchez le llevó 30 años hacerse residente y ciudadana de los Estados Unidos. (Araceli Martínez/La Opinión).
A Maricela Sánchez, viuda del cantante Chalino Sánchez, le llevó 30 años hacerse residente y ciudadana de los Estados Unidos. (Araceli Martínez/La Opinión).

Restricciones para viajeros

Pero muchos no saben de la otra restricción para viajar al extranjero.

“La otra regla es que tus viajes al exterior no sumen más de dos años y medio en los últimos cinco años previos a solicitar la ciudadanía. Si pasan los dos años y medio, te van a negar la ciudadanía”, subraya.

¿Ser viuda de un popular cantante, a quien se le considera pionero de los narcorridos, fue un factor a favor o en contra?

“Fuimos preparados porque en la era Trump todo se puede usar para darle una mala interpretación. El que una persona cante de una manera no quiere decir que lleve una vida delictiva”, sostiene.

Y comenta que él estuvo en la entrevista de ciudadanía de su clienta. “Se aclararon las entradas y salidas, y el tema de las regalías. Mi trabajo fue explicarle al abogado por qué Maricela merecía la ciudadanía y que todo estaba en orden. Los agentes de la ciudadanía cambian mucho cuando hay un abogado de migración presente en la entrevista”, indica.

Maricela, sonriendo con su certificado de naturalización en mano y un grueso paquete de documentos que le sirvieron de prueba para su ciudadanía, dice que “Gracias a Dios ya es ciudadana”.

“Me siento visible. Estuve muchos años en la sombra, con miedo a salir y expresar lo que sentía. Sencillamente quería pasar inadvertida para que nadie me preguntara mi estatus. Hoy me siento feliz porque, además, mi esposo y mi hijo siguen vivos a través de su legado musical. Hay tres generaciones de niños, señores y ancianos que los siguen y compran su música”.